Adiós a Mon­tse­rrat Ca­ba­llé, la gran di­va de la ópe­ra

• La can­tan­te mue­re a los 85 años en Bar­ce­lo­na • Ma­ria Ca­llas la eli­gió co­mo su he­re­de­ra le­gí­ti­ma • Fue la fi­gu­ra más im­por­tan­te de la ópe­ra mun­dial en los 70 y su le­yen­da so­bre­vi­vió sos­te­ni­da por sus in­con­di­cio­na­les

El Mundo - - PORTADA - JAVIER BLÁNQUEZ

Su­ce­dió a Ma­ria Ca­llas y fue du­ran­te más de me­dio si­glo la rei­na in­dis­cu­ti­ble del ‘bel can­to’. La so­prano ca­ta­la­na fa­lle­ció ayer en el Hos­pi­tal Sant Pau de Bar­ce­lo­na, a los 85 años.

Cuan­do Ma­ria Ca­llas de­cli­na­ba co­mo ar­tis­ta, una vez re­ti­ra­da de los es­ce­na­rios en 1965, al­guien le pre­gun­tó quién se­ría, en su opi­nión, la can­tan­te que re­co­ge­ría su tes­ti­go, la voz más sen­sa­cio­nal de la ópe­ra y la más de­li­ca­da del re­per­to­rio lí­ri­co-dra­má­ti­co. Una cues­tión com­pro­me­ti­da que la Ca­llas so­lu­cio­nó con una res­pues­ta cla­ra: «Only Ca­ba­llé», fue lo que di­jo, y des­de ese mo­men­to Mon­tse­rrat Ca­ba­llé que­dó ben­de­ci­da co­mo una di­va in­ape­la­ble. Jus­to por en­ton­ces ini­cia­ba su ca­rre­ra in­ter­na­cio­nal, des­ta­can­do en el pa­pel de Lu­cre­zia Bor­gia en la ópe­ra de Do­ni­zet­ti. Ca­llas ape­nas ha­bía po­di­do es­cu­char­la, pe­ro lo po­co que sa­bía de Ca­ba­llé era su­fi­cien­te pa­ra de­sig­nar­la co­mo la ele­gi­da, en per­jui­cio de la otra gran so­prano del fi­nal de si­glo, Joan Sut­her­land.

Ha­cia el fi­nal de su vi­da, el pres­ti­gio per­so­nal de Mon­tse­rrat Ca­ba­llé que­dó da­ña­do por la con­de­na a seis me­ses de cár­cel, dic­ta­da y ra­ti­fi­ca­da en 2015 por el juz­ga­do de lo pe­nal nú­me­ro 13 de Bar­ce­lo­na, por ha­ber de­frau­da­do a Ha­cien­da al fi­jar su re­si­den­cia ha­bi­tual en An­do­rra. Tu­vo que pa­gar más de 250.000 eu­ros de mul­ta y un ve­lo de ma­les­tar ca­yó so­bre sus úl­ti­mos años. Pe­ro si de­ja­mos lo mun­dano a un la­do –y lo mun­dano in­clui­ría su in­ver­nal apa­ri­ción en un anun­cio de la Lo­te­ría de Na­vi­dad, ya sin voz ni fuer­zas–, y reivin­di­ca­mos lo mu­cho que hi­zo por la ópe­ra, ha­cía años que Ca­ba­llé ha­bía se­lla­do otro pac­to, és­te con la eter­ni­dad.

Do­ta­da de una voz cá­li­da, cla­ra y po­ten­te, fue la gran es­tre­lla in­ter­na­cio­nal fe­me­ni­na de la ópe­ra du­ran­te dos dé­ca­das y me­dia de ple­ni­tud, y una fi­gu­ra cen­tral en la re­cu­pe­ra­ción del bel can­to ita­liano de prin­ci­pios del si­glo XIX, una co­rrien­te de re­vi­val que ha­bía co­men­za­do a ges­tar­se en los años 50 –con Ma­ria Ca­llas– y que ella con­so­li­dó ha­cien­do su­yos pa­pe­les esen­cia­les co­mo El­vi­ra (I pu­ri­ta­ni), Nor­ma de Be­lli­ni o Lu­cia di Lam­mer­moor de Do­ni­zet.

Ha­bía na­ci­do el 12 de abril de 1933 en Bar­ce­lo­na, cer­ca del tem­plo de la Sa­gra­da Fa­mi­lia, tras un par­to lar­go que pu­do ha­ber aca­ba­do en des­gra­cia, e in­gre­so aún ni­ña en el Con­ser­va­to­rio del Li­ceu, don­de ini­ció sus es­tu­dios mu­si­ca­les. A los po­cos años, ob­tu­vo su pri­mer con­tra­to pro­fe­sio­nal con la or­ques­ta de Na­po­leo­ne An­no­vaz­zi, que re­co­rría Europa con un re­per­to­rio que iba del ba­rro­co al ve­ris­mo, y que le sir­vió pa­ra apren­der los pri­me­ros pa­pe­les de su re­per­to­rio: Ser­pi­na (La ser­va pa­dro­na, de Per­go­le­si) o Su­san­na (Las bo­das de Fí­ga­ro, de Mo­zart), a las

Su dis­co­gra­fía es un ma­nual de bue­nas prác­ti­cas pa­ra cual­quier can­tan­te

Sin ella, la re­cu­pe­ra­ción del ‘bel can­to’ ita­liano no hu­bie­se si­do po­si­ble

que más tar­de aña­di­ría Fior­di­li­gi (Co­sì fan tut­te, tam­bién de Mo­zart). Sin em­bar­go, ya as­pi­ra­ba a pa­pe­les más exi­gen­tes, y po­co re­co­men­da­dos pa­ra so­pra­nos jó­ve­nes que aún no ha­bían desa­rro­lla­do su ex­pe­rien­cia ni su fí­si­co, co­mo Aí­da (Ver­di), Tos­ca (Puc­ci­ni) o uno de sus ro­les más per­so­na­les, la Sa­lo­mé de Strauss.

En su regreso a Bar­ce­lo­na en 1962, tras años de gi­ra por Europa, se con­sa­gró co­mo una voz con enor­me po­ten­cial en las ta­blas del Gran Tea­tre del Li­ceu y aca­bó de pro­yec­tar su ima­gen en la es­ce­na in­ter­na­cio­nal de pri­mer ni­vel. Ca­ba­llé fue re­cla­ma­da en los gran­des co­li­seos lí­ri­cos del mun­do –del Me­tro­po­li­tan de Nue­va York a la Ro­yal Ope­ra Hou­se de Lon­dres– y lla­mó la aten­ción no só­lo de Ma­ria Ca­llas, sino de los pro­mo­to­res ávi­dos de un re­cam­bio en la ci­ma del can­to lí­ri­co.

En los 70, cuan­do su ca­rre­ra es­ta­ba dis­pa­ra­da, Ca­ba­llé desa­rro­lló en pa­ra­le­lo una abun­dan­te pro­duc­ción dis­co­grá­fi­ca que au­men­tó su per­fil y to­da­vía sir­ve co­mo li­bro de es­ti­lo en cuan­to a in­ter­pre­ta­cio­nes ex­ce­len­tes del gran re­per­to­rio ita­liano del si­glo XIX: bel can­to, ve­ris­mo y las gran­des ópe­ras de Ver­di. No obs­tan­te, tam­bién de­jó su hue­lla en la re­cu­pe­ra­ción del re­per­to­rio clá­si­co del XVIII –prin­ci­pal­men­te Gluck y Mo­zart– e hi­zo in­tere­san­tes in­cur­sio­nes en la ópe­ra ba­rro­ca.

En­tre 1970 y 1973 fue la prima don­na más ad­mi­ra­da de su tiem­po; has­ta 1990, una le­yen­da en desa­rro­llo que su­frió al­ti­ba­jos, pe­ro que acu­mu­ló ca­ris­ma, re­per­to­rio y fans en­tre­ga­dos a pro­te­ger­la de sus de­trac­to­res.

«Yo siem­pre he sos­te­ni­do la di­vi­ni­dad de Mon­tse­rrat Ca­ba­llé, y en al­gu­nos ca­sos su­pe­rior in­clu­so», es­cri­bió Te­ren­ci Moix en La Van­guar­dia el 21 de ju­nio de 1998, a pro­pó­si­to del de­but tar­dío de Ca­ba­llé en el Tea­tro Real de Ma­drid. «Cual­quier es­nob fran­cés, cual­quier ma­ri­qui­ta de en­tre­ac­to pro­tes­ta­rá an­te lo que di­go. No hay que es­can­da­li­zar­se con es­tos pe­ti­me­tres: son la inevi­ta­ble la­cra de la ópe­ra con­ver­ti­da en mo­da, los que re­ven­ta­ban a la Ca­llas cuan­do vi­vía y en cam­bio, una vez muer­ta, se de­di­ca­ron a re­ven­tar a to­dos los que no se pa­re­cían a ella».

La reivin­di­ca­ción de Ca­ba­llé fue fir­me y fuer­te in­clu­so en su épo­ca cre­pus­cu­lar. In­clu­so cuan­do ma­ni­fes­tó pú­bli­ca­men­te su an­ti­pa­tía por el pro­ce­so so­be­ra­nis­ta de Ca­ta­lu­ña, en con­tra de la co­rrien­te do­mi­nan­te de aquel mo­men­to. Re­ti­ra­da de los es­ce­na­rios des­de prin­ci­pios del si­glo XXI, Ca­ba­llé só­lo vol­vió en oca­sio­nes pun­tua­les –se di­ce que pa­ra ac­tuar en ga­las pri­va­das de mag­na­tes que pa­ga­ban muy bien por te­ner cer­ca su le­yen­da, aun­que ya no fue­ra su me­jor voz–. Su le­yen­da nun­ca se ha apa­ga­do, apun­ta­la­da por ad­mi­ra­do­res sur­gi­dos de ám­bi­tos ines­pe­ra­dos, co­mo Freddy Mer­cury, el lí­der de Queen, gran afi­cio­na­do a la ópe­ra que in­sis­tió en que fue­ra ella quien can­ta­ra con él en su can­ción olím­pi­ca, Bar­ce­lo­na.

Tras su fa­lle­ci­mien­to en la ma­ña­na del 6 de oc­tu­bre en Bar­ce­lo­na, tras mu­cho tiem­po ale­ja­da de la vi­da pú­bli­ca y afec­ta­da de pro­ble­mas en la ve­sí­cu­la que se fue­ron agu­di­zan­do en los úl­ti­mos años, es el mo­men­to de re­cor­dar a un mi­to que hi­zo his­to­ria y que me­re­ce ser de nue­vo reivin­di­ca­da.

La can­tan­te se en­con­tra­ba in­gre­sa­da des­de me­dia­dos de sep­tiem­bre en el cen­tro. El fu­ne­ral se­rá el lu­nes al me­dio­día en el ta­na­to­rio de Les Corts, mien­tras que el ve­la­to­rio se­rá ma­ña­na a par­tir de las 14.00 ho­ras en el mis­mo cen­tro, se­gún fuen­tes fu­ne­ra­rias.

FO­TO: GETTY

JACK MIT­CHELL / GETTY

Mon­tse­rrat Ca­ba­llé, en una re­pre­sen­ta­ción de ‘I ves­pri si­ci­lia­ni’, en Nue­va York, en 1974.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.