La ul­tra­de­re­cha bra­si­le­ña lan­za un ór­da­go en las ur­nas

El Mundo - - MUNDO - JOAN ROYO GUAL

Más de 147 mi­llo­nes de bra­si­le­ños es­tán lla­ma­dos a vo­tar hoy en las elec­cio­nes más de­ci­si­vas de la his­to­ria re­cien­te del país. Li­de­ra to­das las en­cues­tas el mi­li­tar re­ser­vis­ta Jair Bol­so­na­ro (Par­ti­do So­cial Li­be­ral), un nos­tál­gi­co de la dic­ta­du­ra. Le si­gue Fer­nan­do Had­dad (Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res), el sus­ti­tu­to de Lu­la da Sil­va, que es­tá pre­so por co­rrup­ción. Las en­cues­tas in­di­can que Bol­so­na­ro y Had­dad pa­sa­rían a un se­gun­do turno, con un 35% y un 22% de vo­tos res­pec­ti­va­men­te, pe­ro el can­di­da­to ul­tra ace­le­ró en los úl­ti­mos días y en la iz­quier­da se te­me in­clu­so que pue­da ga­nar en la pri­me­ra vuel­ta. En un hi­po­té­ti­co en­fren­ta­mien­to fi­nal, los son­deos arro­jan un em­pa­te téc­ni­co, con li­ge­ra ven­ta­ja pa­ra el mi­li­tar.

¿Có­mo se ex­pli­ca el ascenso de la ul­tra­de­re­cha en Bra­sil? Bol­so­na­ro ha cre­ci­do en­ci­ma del de­sen­can­to con la cla­se po­lí­ti­ca tra­di­cio­nal y ha sa­bi­do ven­der­se co­mo un out­si­der, a pe­sar de sus ca­si 30 años de dipu­tado en el Con­gre­so. Al con­tra­rio de lo que su­ce­de en Europa, don­de el dis­cur­so an­ti­in­mi­gra­ción ha si­do el prin­ci­pal com­bus­ti­ble pa­ra la ul­tra­de­re­cha, Bol­so­na­ro ha en­con­tra­do enemi­gos in­ter­nos: la su­pues­ta ame­na­za co­mu­nis­ta del PT es el prin­ci­pal de ellos. El mi­li­tar sur­feó con éxi­to la ola de an­ti­pe­tis­mo que se re­cru­de­ció en Bra­sil con los es­cán­da­los de co­rrup­ción que afec­ta­ron al par­ti­do de Lu­la. Tam­bién ha co­nec­ta­do con los mie­dos del bra­si­le­ño me­dio, can­sa­do de un país que so­por­ta más de 60.000 ho­mi­ci­dios al año. La iz­quier­da no ha sa­bi­do dar res­pues­ta a la in­se­gu­ri­dad y Bol­so­na­ro apro­ve­chó ese va­cío.

¿Qué pa­sa con Lu­la y el Par­ti­do de los

Tra­ba­ja­do­res? Si el odio al PT es el mo­vi­mien­to po­lí­ti­co con más fuer­za en el Bra­sil de hoy, el lu­lis­mo no se que­da atrás. El ex pre­si­den­te si­gue sien­do el eje so­bre el que gi­ra to­da la po­lí­ti­ca na­cio­nal. Lu­la era can­di­da­to y el cla­ro fa­vo­ri­to; po­dría ha­ber ga­na­do in­clu­so en pri­me­ra vuel­ta, pe­ro la con­de­na que pe­sa so­bre él por co­rrup­ción le apar­tó de la ca­rre­ra elec­to­ral. Lu­la de­nun­cia que es inocen­te, un pre­so po­lí­ti­co víc­ti­ma de un com­plot pa­ra evi­tar su regreso al po­der. A me­dia­dos de sep­tiem­bre, cuan­do la Jus­ti­cia ve­tó su can­di­da­tu­ra, Lu­la ti­ró la toa­lla y nom­bró co­mo su­ce­sor a Had­dad, quien fue­ra su mi­nis­tro de Edu­ca­ción. Mi­llo­nes de vo­tos que irían a Lu­la pa­sa­ron au­to­má­ti­ca­men­te a su su­ce­sor, pe­ro la gran in­cóg­ni­ta es si eso se­rá su­fi­cien­te. El PT tie­ne su bas­tión en el no­res­te, en­tre los bra­si­le­ños más po­bres, pe­ro in­clu­so en­tre esos elec­to­res es­tá cre­cien­do el apo­yo a Bol­so­na­ro.

¿Cuá­les son las prin­ci­pa­les pro­pues­tas? Bol­so­na­ro pro­me­te aca­bar con la co­rrup­ción y mano du­ra con­tra los de­lin­cuen­tes. Su pro­pues­ta es­tre­lla pa­sa por fa­ci­li­tar el por­te in­di­vi­dual de ar­mas, al es­ti­lo de EEUU Su pro­gra­ma eco­nó­mi­co, más allá de la pri­va­ti­za­ción de em­pre­sas es­ta­ta­les, es una in­cóg­ni­ta, pe­ro el mer­ca­do abra­zó su can­di­da­tu­ra con tal de no ver al PT de nue­vo en el Go­bierno. Had­dad pro­me­te vol­ver al «Bra­sil fe­liz» de Lu­la, re­cu­pe­ran­do pro­gra­mas so­cia­les y re­vir­tien­do las po­lí­ti­cas de aus­te­ri­dad del Go­bierno de Mi­chel Te­mer.

¿Y los otros par­ti­dos? El res­to de can­di­da­tos, que se pos­tu­la­ban co­mo la ter­ce­ra vía, han ido men­guan­do víc­ti­mas de la po­la­ri­za­ción ca­da vez ma­yor en­tre iz­quier­da y de­re­cha ra­di­cal. Ci­ro Go­mes (PDT) es la al­ter­na­ti­va de cen­troiz­quier­da, y se rei­vin­di­ca co­mo el vo­to útil pa­ra «fre­nar el fas­cis­mo». Se­gún las en­cues­tas es el úni­co que po­dría ga­nar a Bol­so­na­ro en se­gun­da vuel­ta. Sin em­bar­go, es di­fí­cil que pue­da des­ban­car al he­re­de­ro de Lu­la. El ascenso de la ul­tra­de­re­cha tam­bién ha eclip­sa­do a la de­re­cha mo­de­ra­da de Ge­ral­do Alck­min (PSDB), en cuar­to lu­gar en las en­cues­tas.

REUTERS

El can­di­da­to Jair Bol­so­na­ro mues­tra un mu­ñe­co con su ima­gen en Cu­ri­ti­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.