Vox se rein­vin­di­ca en Ma­drid con un ata­que ra­di­cal con­tra PP y Cs

El par­ti­do de San­tia­go Abas­cal reúne a más de 10.000 per­so­nas en Vistalegre y arre­me­te con­tra la «de­re­chi­ta co­bar­de y la ve­le­ta na­ran­ja»

El Mundo - - PORTADA - MA­RI­SOL HER­NÁN­DEZ

Vox, el par­ti­do del ex dipu­tado de Par­ti­do Po­pu­lar San­tia­go Abas­cal, lle­nó ayer Vistalegre con un dis­cur­so con­tra la in­mi­gra­ción, que de­fien­de el fin de las au- to­no­mías y que nie­ga la reali­dad de la vio­len­cia de gé­ne­ro. Es­tas pro­pues­tas con­ven­cie­ron a 10.000 per­so­nas, po­nien­do de ma­ni­fies­to has­ta qué pun­to es­tá di­vi­di­do el blo­que de de­re­chas. Abas­cal de­jó cla­ro que va a por to­das, lla­man­do «de­re­chi­ta co­bar­de» al PP de Pa­blo Ca­sa­do y «ve­le­ta na­ran­ja» a Al­bert Ri­ve­ra.

Vox in­ten­tó aban­do­nar ayer la po­lí­ti­ca mar­gi­nal que se ejer­ce en las afue­ras del Con­gre­so de los Dipu­tados con un ac­to mul­ti­tu­di­na­rio en el Pa­la­cio de Vistalegre de Ma­drid. Por unos mo­men­tos lo con­si­guió. Lle­nó la pla­za de to­ros, pre­pa­ró un mi­tin a la ma­ne­ra de cual­quier otra for­ma­ción, con mú­si­ca en los pro­le­gó­me­nos y un buen ca­ñón de luz pa­ra en­fo­car a su pre­si­den­te, el ex dipu­tado del PP San­tia­go Abas­cal. To­do nor­mal, gen­te nor­mal en las gra­das. Pe­ro hu­bo un só­lo ele­men­to di­fe­ren­cial, que con­vier­te ca­si en anec­dó­ti­co el res­to: que el dis­cur­so de Vox es­tá a años luz de cual­quie­ra que ha­ya de­fen­di­do un par­ti­do po­lí­ti­co en los 40 años de de­mo­cra­cia.

La for­ma­ción de Abas­cal pre­sen­tó a la opi­nión pú­bli­ca –se­gún sus cálcu­los an­te 10.000 asis­ten­tes, con otras 3.000 per­so­nas que tu­vie­ron que que­dar­se fue­ra– un pro­yec­to con­tra la in­mi­gra­ción, que de­fien­de la su­pre­sión de las au­to­no­mías y la ile­ga­li­za­ción de to­dos los par­ti­dos y aso­cia­cio­nes «que quie­ran des­truir la uni­dad te­rri­to­rial». En un lu­gar em­ble­má­ti­co pa­ra el PSOE, don­de Po­de­mos in­ten­tó en los úl­ti­mos años «asal­tar el cie­lo», Vox ini­ció su ca­rre­ra pa­ra con­se­guir re­pre­sen­ta­ción en las pró­xi­mas elec­cio­nes eu­ro­peas e in­ten­tar tam­bién ara­ñar al­gún es­ca­ño en el Con­gre­so.

Lo hi­zo con el res­pal­do de gen­te muy he­te­ro­gé­nea, prác­ti­ca­men­te in­cla­si­fi­ca­ble, ma­yo­res y jó­ve­nes, mu­je­res y hom­bres, fa­mi­lias, de dis­tin­ta cla­se y con­di­ción, ca­pa­ces de aplau­dir a un pro­yec­to po­lí­ti­co que se de­cla­ra en con­tra de la «in­mi­gra­ción ile­gal que ata­ca nues­tras fron­te­ras», que «no vie­ne a Es­pa­ña a en­gran­de­cer­la sino a re­ci­bir pre­ben­das que mu­chos es­pa­ño­les no tie­nen». Por­que, pe­se a la du­re­za de es­tas pa­la­bras y a la na­tu­ra­li­dad con que se pro­nun­cia­ron, no se po­dría de­cir que las per­so­nas que es­ta­ban sen­ta­das ayer en Vistalegre fue­ran ul­tras.

Real­men­te, más que Vox, el fe­nó­meno es la nor­ma­li­za­ción y la acep­ta­ción de es­te dis­cur­so por par­te de quie­nes ayer acu­die­ron a es­cu­char­les des­de dis­tin­tas ciu­da­des de Es­pa­ña. El par­ti­do no ha in­ten­ta­do ha­cer­se más gran­de edul­co­rán­do­se. Al con­tra­rio. El dis­cur­so con­tra la in­mi­gra­ción fue un eje capital pa­ra con­quis­tar a un au­di­to­rio pla­ga­do de ban­de­ras. Su re­pre­sen­tan­te en Ma­drid, Ro­cío Mo­nas­te­rio, sos­tu­vo que «la Es­pa­ña que ma­dru­ga es­tá har­ta de ver có­mo los man­te­ros y la in­mi­gra­ción ile­gal cam­pan a sus an­chas, pro­te­gi­dos por las ins­ti­tu­cio­nes». «Se es­tá re­ga­lan­do el fru­to de nues­tro es­fuer­zo a los que lle­gan sin lla­mar a la puer­ta». «El es­ta­do del bie­nes­tar es pa­ra los es­pa­ño­les», sub­ra­yó.

Ella no quie­re que las ciu­da­des es­pa­ño­las sean co­mo los ba­rrios ma­dri­le­ños de La­va­piés o de Te­tuán, co­mo Al­ge­ci­ras y Ceu­ta ni que se co­me­tan «de­li­tos de odio» en las mez­qui­tas sa­la­fis­tas. Por ello, pro­po­nen la «de­por­ta­ción» de la in­mi­gra­ción ile­gal y en­du­re­cer las pe­nas a «las ma­fias» pe­ro tam­bién «a las ONG que les ayu­den».

Entre las 100 me­di­das de su pro­gra­ma in­clu­yen tam­bién «la sus­pen­sión de la au­to­no­mía ca­ta­la­na has­ta la de­rro­ta sin pa­lia­ti­vos del in­de­pen­den­tis­mo»; la de­ro­ga­ción de la Ley de vio­len­cia de gé­ne­ro, pa­ra que «no se dis­cri­mi­ne a un se­xo fren­te a otro», y su sus­ti­tu­ción por una ley de vio­len­cia in­tra­fa­mi­liar, por­que, se­ña­la­ron, tam­bién se ejer­ce con­tra los hi­jos y los abue­los; la per­se­cu­ción de las de­nun­cias fal­sas en ca­sos de vio­len­cia ma­chis­ta; la eli­mi­na­ción tam­bién de las le­yes de gé­ne­ro que «hu­mi­llan a las mu­je­res con po­lí­ti­cas de cuo­tas» y la «ca­de­na per­pe­tua» pa­ra los te­rro­ris­tas.

Los asis­ten­tes ru­gie­ron con el anun­cio de es­tas me­di­das. Entre el pú­bli­co se en­con­tra­ba el es­cri­tor Fer­nan­do Sán­chez Dra­gó, el to­re­ro Mo­ran­te de la Pue­bla y el pa­dre de Juan Car­los Mo­ne­de­ro, fun­da­dor de Po­de­mos, San­tia­go Mo­ne­de­ro. A lo lar­go del ac­to en dis­tin­tas oca­sio­nes se co­reó el «soy es­pa­ñol, es­pa­ñol, es­pa­ñol...», con­ti­nuos «vi­vas» a Es­pa­ña y «Puigdemont a pri­sión».

Con el turno de San­tia­go Abas­cal no hu­bo apa­ci­gua­mien­to, las crí­ti­cas a la in­mi­gra­ción si­guie­ron: «Si quie­ren que ven­ga, a la ca­sa de Pa­blo Igle­sias». Ade­más vin­cu­ló a los in­mi­gran­tes con la de­lin­cuen­cia: los hay es­pa­ño­les, se­ña­ló, pe­ro «ma­yo­ri­ta­ria­men­te son ex­tran­je­ros». Se tra­ta de un dis­cur­so po­lí­ti­co –«Los es­pa­ño­les, pri­me­ro»– iné­di­to en la de­mo­cra­cia es­pa­ño­la más allá de op­cio­nes so­cia­les que so­bre­vi­vie­ron en los años pos­te­rio­res a la Tran­si­ción, y que co­nec­ta con los men­sa­jes que han per­mi­ti­do el avan­ce de la ex­tre­ma de­re­cha en to­da Eu­ro­pa. Unos men­sa­jes que, se­gún ase­gu­ran des­de la di­rec­ción, se va a man­te­ner. «A no­so­tros, que la Sex­ta nos lla­me fa­chas nos vie­ne bien», se­ña­lan.

Vox ha con­se­gui­do cier­ta es­truc­tu­ra te­rri­to­rial y, pe­se a que quie­re car­gar­se las au­to­no­mías, pa­re­ce que se pre­sen­ta­rá a las elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas. Los ex­per­tos creen que su ma­yor opor­tu­ni­dad se­rán las eu­ro­peas. Pre­pa­rán­do­se pa­ra to­das es­tas com­pe­ti­cio­nes elec­to­ra­les, Abas­cal ya ad­vir­tió a sus acó­li­tos de que in­ten­ta­rán con­ven­cer­les de que su vo­to no sir­ve pa­ra na­da. Sus crí­ti­cas se cen­tra­ron en el Go­bierno so­cia­lis­ta y en los in­de­pen­den­tis­tas, pe­ro no se ol­vi­dó de «la de­re­chi­ta co­bar­de», su mo­do de re­fe­rir­se al PP, y la «ve­le­ta na­ran­ja», en re­fe­ren­cia a Ciu­da­da­nos. Vox es la prue­ba de que nun­ca el cen­tro de­re­cha es­pa­ñol es­tu­vo tan di­vi­di­do.

Inicia su ca­rre­ra pa­ra las eu­ro­peas y pa­ra lo­grar ac­ce­der al Con­gre­so

«Que La Sex­ta nos lla­me fa­chas nos vie­ne bien», ex­pli­ca la di­rec­ción

JA­VI MAR­TÍ­NEZ

Se­gui­do­res de Vox agi­tan ban­de­ras de Es­pa­ña du­ran­te el mi­tin de ayer, en la pla­za de to­ros de Vistalegre.

JA­VI MAR­TÍ­NEZ

El lí­der de Vox, San­tia­go Abas­cal, ayer en el cen­tro del es­ce­na­rio del Pa­la­cio de Vistalegre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.