El Bar­ce­lo­na, lí­der en so­li­ta­rio de la Li­ga a pe­sar de em­pa­tar fren­te al Va­len­cia

Un gol de Ga­ray en el pri­mer mi­nu­to com­pli­ca a los azul­gra­na, sos­te­ni­dos lue­go por Leo Mes­si

El Mundo - - PORTADA - IN­MA LIDÓN VA­LEN­CIA

Ha­ce más de una década que Mes­ta­lla se ha­bía con­ver­ti­do en un estadio plá­ci­do pa­ra el Ba­rça que, aun­que tu­vie­ra que em­plear­se a fon­do, aca­ba­ba lle­ván­do­se los tres pun­tos. Su pe­ga­da era su­fi­cien­te pa­ra no­quear un Va­len­cia en de­ma­sia­das oca­sio­nes cre­ci­do só­lo pa­ra es­te par­ti­do y per­di­do el res­to del cam­peo­na­to.

El cuen­to ano­che cam­bió. La mo­ra­le­ja no fue la mis­ma. Ca­si siem­pre ha­cer el me­jor par­ti­do no es su­fi­cien­te pa­ra do­ble­gar un Ba­rça que no da dos tro­pe­zo­nes se­gui­dos. Los tras­piés son des­te­llos en el ba­lan­ce li­gue­ro de un Ba­rça que siem­pre tie­ne un sos­tén: Leo Mes­si. El más mí­ni­mo error an­te el ar­gen­tino es le­tal, una ven­ta­ja im­po­si­ble de neu­tra­li­zar.

Ano­che en Mes­ta­lla le bas­tó una ju­ga­da pa­ra en­de­re­zar el rum­bo de un due­lo al que el equi­po de Val­ver­de pa­re­ció in­cor­po­rar­se tar­de y en el que du­ran­te mu­chos mi­nu­tos se sin­tió in­có­mo­do. Ne­ce­si­tó que apa­re­cie­ra la luz de su fa­ro, que no lo hi­zo con la in­ten­si­dad su­fi­cien­te.

El Va­len­cia ser el ri­val odio­so que ne­ce­si­tan los azul­gra­nas pa­ra de­ses­pe­rar­se. Ma­nia­tó al Ba­rça con un plan per­fec­to que tu­vo que cam­biar a los 11 mi­nu­tos e im­pro­vi­sar. Con el pi­ti­do ini­cial ya se fro­tó las ma­nos y se sa­cu­dió la ten­sión. La pri­me­ra ju­ga­da de ata­que aca­bó en un sa­que de es­qui­na que Pa­re­jo co­lo­có a la es­pal­da de Pi­qué y, en el se­gun­do pa­lo, em­pu­jó Ga­ray pa­ra ba­tir a Ter Ste­gen. No po­día ha­ber me­jor arran­que. Po­co acos­tum­bra­dos a ade­lan­tar­se en el mar­ca­dor, ha­bía en­con­tra­do, ade­más, un fi­lón. La ban­da de Se­me­do ya se vis­lum­bra­ba co­mo una au­to­pis­ta que por la que Gue­des iba a bri­llar. En cin­co mi­nu­tos, el Va­len­cia lan­zó tres ve­ces a puer­ta sin que el Ba­rça olie­ra la pe­lo­ta.

Sin em­bar­go, los pla­nes se rom­pie­ron en mil pe­da­zos con la le­sión del ex­tre­mo por­tu­gués. La chis­pa que en­cien­de el juego de Mar­ce­lino se mar­chó al ves­tua­rio con una le­sión mus­cu­lar. Un gol­pe que acu­só el equi­po, pe­ro no le no­queó. Esa ban­da de­re­cha del Ba­rça si­guió sien­do el me­jor ca­mino pa­ra plan­tar­se an­te Ter Ste­gen. Que­dó cla­ro en Mes­ta­lla por qué los azul­gra­nas han en­ca­ja­do ya nue­ve go­les en las ocho pri­me­ras jor­na­das, los mis­mos el to­da la pri­me­ra vuel­ta del pa­sa­do cam­peo­na­to.

Se que­dó Mes­ta­lla sin due­lo eléc­tri­co, pe­ro si­guió vien­do a su equi­po do­mi­nar, con Kon­dog­bia eclip­san­do a Bus­quet, Ra­ki­tic y Art­hur, que no en­con­tra­ban la pe­lo­ta pa­ra ace­le­rar el juego y que des­per­ta­ra Suá­rez de su le­tar­go.

El uru­gua­yo tra­tó de sor­pren­der a Ne­to con un dis­pa­ro le­jano y re­cla­mó un pe­nal­ti de Ga­yà, pe­ro al Ba­rça le fal­ta­ba al­go... has­ta que apa­re­ció su ge­nio ar­gen­tino. Vio un hue­co entre las pier­nas de Kon­dog­bia pa­ra ha­ce una pa­red con Suá­rez y car­gar un dis­pa­ro des­de la me­dia lu­na del área im­po­si­ble de pa­rar pa­ra el me­ta va­len­cia­nis­ta. Un úni­co dis­pa­ro cla­ro entre los tres pa­los que subió al mar­ca­dor y les per­mi­tió sa­cu­dir­se a un ri­val in­có­mo­do y pe­ga­jo­so. No le­van­tó el pie del Va­len­cia. Si los azul­gra­nas no mos­tra­ban su me­jor ver­sión o se aga­rra­ban a su ta­lis­mán, se­ría di­fí­cil que se lle­va­ra la vic­to­ria. A los de Mar­ce­lino les ha cos­ta­do apren­der la lec­ción de­ma­sia­das jor­na­das, pe­ro han en­con­tra­do su yo de la pa­sa­da tem­po­ra­da, am­pa­ra­do en la for­ta­le­za defensiva y la ca­da vez me­jor pro­yec­ción en ata­que.

Im­po­si­ble que el Ba­rça no in­ten­ta­ra bus­car las cos­qui­llas del ri­val, es­pe­cial­men­te por don­de mues­tras las cos­tu­ras: el la­te­ral de­re­cho de Pic­ci­ni. Co­mo no pu­do Cou­tin­ho, lo in­ten­tó Mes­si y Luis Suá­rez, con al­gu­na ju­ga­da po­lé­mi­ca en el área, pe­ro el Va­len­cia, so­li­da­rio, ni ce­dió ni se en­ce­rró. Em­pu­jó guia­do por con­tras con las que ni Ga­mei­ro ni Bats­hua­yi in­ten­so en el tra­ba­jo el bel­ga- sor­pren­die­ron a Ter Ste­gen.

Mar­ce­lino bus­có la ar­ti­lle­ría de Ro­dri­go y Val­ver­de res­pon­dió al en­vi­te con Dem­be­lé y Ra­fin­ha, in­su­fi­cien­te apues­ta pa­ra rom­per un em­pa­te que de­jó en Mes­ta­lla la sa­tis­fac­ción de ver a su equi­po cre­cer semana a semana y a los blau­gra­nas con una pre­gun­ta que em­pie­za a ron­dar el en­torno, mi­ran­do de reojo lo que pa­sa en la Cas­te­lla­na: atur­di­dos los gre­ga­rios de lu­jo, ¿qué pa­sa­rá con el Ba­rça cuan­do no es­té Mes­si?

El me­jor ar­ma del Va­len­cia, Gue­des, se re­ti­ró a los 11 mi­nu­tos con una le­sión mus­cu­lar

J. JOR­DAN / AFP

Mes­si con­du­ce la pe­lo­ta an­te la en­tra­da de Car­los So­ler en un mo­men­to del par­ti­do dispu­tado ayer en Mes­ta­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.