Se­pa­ra­tis­tas con fal­da

El Mundo - - DEPORTES - RAÚL DEL PO­ZO

Pien­sa John Elliot que el na­cio­na­lis­mo es­co­cés y ca­ta­lán se ba­san en dis­pa­ra­tes, pe­ro Es­co­cia fue un país in­de­pen­dien­te has­ta 1707, tu­vo su pro­pia mo­ne­da, su ban­de­ra y su ca­ne­sú, acep­ta­ría a la rei­na, y en ca­so de in­de­pen­di­zar­se se­gui­ría en la Com­mon­wealth. Ade­más los po­lí­ti­cos es­co­ce­ses no dan el can­te su­pre­ma­cis­ta, co­mo Quim To­rra y re­afir­man su eu­ro­peís­mo in­vo­can­do a la UE co­mo pro­yec­to de fu­tu­ro. La gue­rra de la pro­pa­gan­da la pro­ta­go­ni­zan ac­to­res y es­cri­to­res; mien­tras Sean Con­nery pro­cla­ma «siem­pre se­ré es­co­cés», Ewan McG­re­gor, de­cla­ra que «es una mier­da ser es­co­cés», y aun­que los in­gle­ses «son unos so­pla­po­llas», re­cha­za la se­pa­ra­ción.

Los se­pa­ra­tis­tas ca­ta­la­nes entre la Ir­lan­da de los fu­si­les y la Es­co­cia de las gai­tas se po­nen la fal­da es­co­ce­sa. Y no se pa­re­cen en na­da. Nun­ca tu­vie­ron hé­roes co­mo los es­co­ce­ses; qui­zás ésa sea una ven­ta­ja, pe­ro no se pue­den com­pa­rar los se­ga­do­res del «Vis­ca el rey d’Es­pan­ya» con Wi­lliam Wa­lla­ce, Co­ra­zón va­lien­te. Co­mo se di­ce en la pe­lí­cu­la, «la his­to­ria la es­cri­ben los que cuel­gan a los hé­roes» y los co­bar­des co­mo Jo­sep Den­càs, se es­ca­pan por las al­can­ta­ri­llas o Puigdemont se pi­ra a Flan­des de­jan­do a com­pa­ñe­ros de se­di­ción en la cár­cel.

En el úl­ti­mo fin de semana mi­les de per­so­nas hi­cie­ron una mar­cha so­bre Edim­bur­go. En el mar de ban­de­ras es­co­ce­sas ha­bía mu­chas es­te­la­das. Co­mo les de­cía, los se­pa­ra­tis­tas es­co­ce­ses odian a los in­gle­ses, pe­ro re­fre­nan sus arran­ques ra­cis­tas. Re­cla­man la in­de­pen­den­cia, exi­gen un se­gun­do re­fe­rén­dum y de­nun­cian la des­mo­ti­va­ción entre los par­ti­da­rios de la in­de­pen­den­cia. Per­die­ron el pri­mer ple­bis­ci­to. Tam­bién los se­pa­ra­tis­tas ca­ta­la­nes fra­ca­sa­ron en su in­ten­to de dar un gol­pe de tea­tro al Es­ta­do y cul­pan de to­do a los es­pa­ño­les. Ya lo diag­nos­ti­ca­ron re­yes y poetas: los peo­res enemi­gos de los es­pa­ño­les son los pro­pios es­pa­ño­les. Que­dó es­cri­to en las cu­ne­tas. Los ca­ta­la­nes son es­pa­ño­les aun­que no quie­ran. Lo que no com­pren­do es que re­cu­rran al áci­do des­oxi­rri­bo­nu­clei­co. Lí­de­res del in­de­pen­den­tis­mo ha­bla­ron en el pa­sa­do de la pro­xi­mi­dad ge­né­ti­ca de los ca­ta­la­nes a los fran­ce­ses y a los ita­lia­nos ol­vi­dan­do que to­dos los ha­bi­tan­tes de es­ta pe­nín­su­la (Ibé­ri­ca) su­frie­ron y go­za­ron de to­da cla­se de in­va­so­res: des­de los bár­ba­ros a los sa­rra­ce­nos. Los que se ape­lli­dan So­ler o Ferrer sue­len te­ner tam­bién pa­tro­ní­mi­cos mur­cia­nos, an­da­lu­ces y cas­te­lla­nos y no son más blan­cos que los de Al­ba­ce­te, ni más ru­bios que los de Cá­diz.

Lo más ab­sur­do de los na­cio­na­lis­tas es que ig­no­ren que so­mos to­dos pol­vo de es­tre­llas. Cuan­do gri­tan a los de Ciu­da­da­nos, «vá­yan­se y dé­je­nos en paz» ol­vi­dan que to­dos los se­res hu­ma­nos que ha­bi­ta­mos en es­ta na­ción so­mos pa­rien­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.