Díaz ade­lan­ta elec­cio­nes pa­ra ale­jar­se de los ERE y las ge­ne­ra­les

Con­vo­ca el 2 de di­ciem­bre an­te las con­ce­sio­nes de Sán­chez al se­pa­ra­tis­mo: «An­da­lu­cía no se me­re­ce la ines­ta­bi­li­dad que hay en el res­to de Es­pa­ña»

El Mundo - - PORTADA - TE­RE­SA LÓ­PEZ PA­VÓN SE­VI­LLA

Las elec­cio­nes an­da­lu­zas se ce­le­bra­rán el 2 de di­ciem­bre, tres me­ses y me­dio an­tes de lo pre­vis­to. Su­sa­na Díaz de­ci­dió ayer di­sol­ver el Par­la­men­to pa­ra ga­ran­ti­zar­se que con­cu­rri­rá en so­li­ta­rio a los co­mi­cios y con­ju­rar así el ries­go de te­ner que com­par­tir car­tel en unas elec­cio­nes con­jun­tas con Pe­dro Sán­chez, cu­ya ima­gen po­dría su­frir un se­rio de­te­rio­ro al al­bur de la cri­sis ca­ta­la­na y de la de­bi­li­dad par­la­men­ta­ria. Con el ade­lan­to, ade­más, Díaz des­ar­ti­cu­la la co­mi­sión de in­ves­ti­ga­ción crea­da pa­ra de­pu­rar res­pon­sa­bi­li­da­des por el uso de di­ne­ro pú­bli­co pa­ra pa­gar fies­tas en pros­tí­bu­los.

«Mi tie­rra no se me­re­ce la ines­ta­bi­li­dad que hay en el res­to de Es­pa­ña». Acos­tum­bra­da a no dar pun­ta­da sin hi­lo, Su­sa­na Díaz jus­ti­fi­có ayer de es­ta for­ma el ade­lan­to elec­to­ral en An­da­lu­cía y la con­vo­ca­to­ria de las ur­nas pa­ra el pró­xi­mo 2 de di­ciem­bre, tres me­ses y me­dio an­tes de lo pre­vis­to, y en me­dio de una in­ten­sa tor­men­ta po­lí­ti­ca pro­vo­ca­da por el úl­ti­mo es­cán­da­lo de co­rrup­ción que sa­cu­de el de­ba­te po­lí­ti­co an­da­luz, el del uso de va­rias tar­je­tas de pa­go de una fun­da­ción pú­bli­ca de la Jun­ta, la Faf­fe, en fies­tas de sus di­rec­ti­vos con pros­ti­tu­tas en clu­bes de al­ter­ne.

El men­sa­je trans­mi­ti­do por la pre­si­den­ta de la Jun­ta du­ran­te la comparecencia pos­te­rior al Con­se­jo de Go­bierno con­vo­ca­do ayer de for­ma ex­tra­or­di­na­ria pa­ra di­sol­ver el Par­la­men­to lle­va im­plí­ci­to una

in­ten­ción ma­ni­fies­ta de mar­car dis­tan­cias con la si­tua­ción ge­ne­ra­da por Pe­dro Sán­chez, em­pe­ña­do en re­sis­tir al fren­te del Go­bierno pe­se a con­tar a prio­ri con me­nos apo­yos in­clu­so que los que tie­ne Díaz en la Cá­ma­ra au­to­nó­mi­ca.

Por­que, aun­que la «ines­ta­bi­li­dad» es la prin­ci­pal ra­zón es­gri­mi­da por la pre­si­den­ta de la Jun­ta pa­ra di­sol­ver, Díaz no ha te­ni­do de mo­men­to pro­ble­mas pa­ra sa­car ade­lan­te los pro­yec­tos le­gis­la­ti­vos de su Go­bierno ni ha lle­ga­do si­quie­ra a ini­ciar una ron­da de ne­go­cia­cio­nes con los gru­pos de la opo­si­ción pa­ra in­ten­tar pac­tar las cuen­tas de 2019. De he­cho, le ha bas­ta­do con que Ciu­da­da­nos le ha­ya re­ti­ra­do el apo­yo que le ha­bía per­mi­ti­do dis­cu­rrir por la le­gis­la­tu­ra sin so­bre­sal­tos pa­ra di­sol­ver la Cá­ma­ra au­to­nó­mi­ca y, de pa­so, evi­tar te­ner que com­pa­re­cer an­te la co­mi­sión de in­ves­ti­ga­ción par­la­men­ta­ria que in­ves­ti­ga los des­pro­pó­si­tos de la Faf­fe, y que que­da tam­bién di­suel­ta de for­ma au­to­má­ti­ca.

Díaz evi­tó ayer pro­nun­ciar­se so­bre los úl­ti­mos da­tos co­no­ci­dos so­bre el es­cán­da­lo de las tar­je­tas black de la Faf­fe pe­se a la in­sis­ten­cia de los pe­rio­dis­tas con sus pre­gun­tas. Y, aun­que re­pi­tió que los mo­ti­vos de la con­vo­ca­to­ria ade­lan­ta­da na­da tie­nen que ver con otra cues­tión que no sea la de la ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca o la ne­ce­si­dad de te­ner unas elec­cio­nes «con acen­to an­da­luz» y se­pa­ra­das de

otras con­vo­ca­to­rias, rehu­só com­pro­me­ter­se a im­pul­sar o apo­yar una se­gun­da co­mi­sión de in­ves­ti­ga­ción so­bre la Faf­fe cuan­do se cons­ti­tu­ya el nue­vo Par­la­men­to.

El he­cho de te­ner unas elec­cio­nes «di­fe­ren­cia­das», con de­ba­te pro­pio, sin con­ta­mi­na­cio­nes de nin­gún ti­po, se ha­bía con­ver­ti­do en la con­di­ción que Díaz ha­bía exi­gi­do a su par­ti­do, an­te el ries­go de que Pe­dro Sán­chez se de­ci­die­ra fi­nal­men­te tam­bién a lla­mar pron­to a las ur­nas.

El PSOE an­da­luz es cons­cien­te de que, a me­di­da que trans­cu­rran las se­ma­nas, la ima­gen del Go­bierno de Pe­dro Sán­chez pue­de ir­se de­te­rio­ran­do co­mo con­se­cuen­cia del en­fria­mien­to de la eco­no­mía, el con­flic­to ca­ta­lán, la fal­ta de acuer­dos pa­ra sa­car ade­lan­te los Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do o los es­cán­da­los en los que se han vis­to ya im­pli­ca­dos va­rios mi­nis­tros, por no ha­blar de la po­lé­mi­ca por la te­sis doc­to­ral del pre­si­den­te. To­do ello po­dría de­bi­li­tar de nue­vo la mar­ca so­cia­lis­ta, que se ha­bía vis­to fuer­te­men­te re­vi­ta­li­za­da tras la mo­ción de cen­su­ra que dio a Sán­chez la Pre­si­den­cia del Go­bierno.

Es­te gi­ro ra­di­cal en la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la re­si­tuó al Par­ti­do So­cia­lis­ta en el ma­pa elec­to­ral y re­ali­men­tó las ga­nas de acu­dir pron­to a las ur­nas en el PSOE an­da­luz. En­ton­ces, Ciu­da­da­nos le sir­vió en ban­de­ja la ex­cu­sa que Díaz ne­ce­si­ta­ba pa­ra jus­ti­fi­car el fi­nal ade­lan­ta­do de la le­gis­la­tu­ra, anun­cian­do la rup­tu­ra del acuer­do de es­ta­bi­li­dad y ne­gán­do­se a ne­go­ciar los pre­su­pues­tos de 2019 co­mo con­se­cuen­cia del in­cum­pli­mien­to de los com­pro­mi­sos en ma­te­ria de re­ge­ne­ra­ción de la vi­da po­lí­ti­ca por par­te del Go­bierno an­da­luz.

En las úl­ti­mas se­ma­nas, el Eje­cu­ti­vo de Su­sa­na Díaz y, al fren­te del mis­mo, la pro­pia pre­si­den­ta se han lan­za­do a un ca­rru­sel dia­rio de pro­me­sas elec­to­ra­les que in­clu­ye un enor­me des­plie­gue por los pue­blos an­da­lu­ces. Por los pue­blos y ciu­da­des an­da­lu­zas go­ber­na­dos por el PSOE, prin­ci­pal­men­te.

De he­cho, des­de que re­to­mó la actividad ins­ti­tu­cio­nal tras sus va­ca­cio­nes, Su­sa­na Díaz ha re­co­rri­do 29 lo­ca­li­da­des an­da­lu­zas, sin con­tar ca­pi­ta­les de pro­vin­cia, de las que 25 es­tán go­ber­na­das por el PSOE.

El Eje­cu­ti­vo an­da­luz, con to­do el apa­ra­to ins­ti­tu­cio­nal a su ser­vi­cio, lle­va, por tan­to, des­de el re­gre­so de las va­ca­cio­nes de agos­to en cla­ve elec­to­ral. Tam­bién lo es­tán los gru­pos de la opo­si­ción, pe­ro sin la ca­ja de re­so­nan­cia que pro­por­cio­na dis­po­ner del pre­su­pues­to de la Jun­ta y del BO­JA. Su­sa­na Díaz ne­gó ayer que hu­bie­ra una ra­zón elec­to­ra­lis­ta en ese des­plie­gue: «Ga­né en 9 de ca­da 10 ayun­ta­mien­tos y el PSOE go­bier­na en 500 de los 700 mu­ni­ci­pios an­da­lu­ces». Y esas son sus cre­den­cia­les.

hu­bo una úni­ca juer­ga cos­tea­da con fon­dos pú­bli­cos, co­mo ya se sa­bía, sino un to­tal de 13 «ba­ca­na­les», do­ce pa­ga­das con las tar­je­tas black y una con di­ne­ro en efec­ti­vo en cin­co pros­tí­bu­los de Se­vi­lla, Cá­diz y Cór­do­ba.

Con las tar­je­tas de la Jun­ta se abo­na­ron 32.000 eu­ros en los cin­co clu­bes a tra­vés de 43 car­gos du­ran­te do­ce días dis­tin­tos a lo lar­go de cua­tro años y me­dio, en­tre 2004 y 2009, se­gún de­ta­lló ayer el lí­der del PP an­da­luz, Juan Ma­nuel Mo­reno Bo­ni­lla. La cú­pu­la del PP-A des­gra­nó ayer las no­ve­da­des de es­ta in­ves­ti­ga­ción a las puer­tas de lo que fue el club de al­ter­ne Don An­ge­lo de Se­vi­lla, que aho­ra es­tá clau­su­ra­do. En es­te es­ta­ble­ci­mien­to se ce­le­bró la pri­me­ra juer­ga co­no­ci­da de los di­rec­ti­vos de la Faf­fe que se cos­teó con las tar­je­tas de la Jun­ta.

El ates­ta­do re­ve­la que las cuen­tas de la Faf­fe fue­ron po­si­ble­men­te «ma­qui­lla­das» pa­ra en­mas­ca­rar los pa­gos en los pros­tí­bu­los, al­go que, pre­sun­ta­men­te, se­ría acha­ca­ble al Go­bierno de Su­sa­na Díaz, que pú­bli­ca­men­te se jac­ta de co­la­bo­rar con la Jus­ti­cia pa­ra es­cla­re­cer es­te ca­so.

Aun­que la pre­si­den­ta de la Jun­ta ha­ya frus­tra­do su ci­ta­ción en el Par­la­men­to an­da­luz pa­ra dar cuen­tas del es­cán­da­lo de la Faf­fe, no po­drá es­ca­par de la co­mi­sión que se ha crea­do en el Se­na­do so­bre la fi­nan­cia­ción de los par­ti­dos. Allí es­tá con­vo­ca­da el pró­xi­mo 8 de no­viem­bre, jus­to la se­ma­na pre­via al ini­cio de la cam­pa­ña elec­to­ral an­da­lu­za. Y le pre­gun­ta­rán so­bre los pa­gos con di­ne­ro pú­bli­co en pros­tí­bu­los.

Mien­tras, el jui­cio de los ERE si­gue ce­le­brán­do­se en la Au­dien­cia de Se­vi­lla con­tra 22 ex al­tos car­gos del Go­bierno an­da­luz, en­tre ellos los an­te­ce­so­res y men­to­res de la pro­pia Díaz: Ma­nuel Cha­ves y Jo­sé An­to­nio Gri­ñán. Al con­vo­car ya las elec­cio­nes, la pre­si­den­ta de la Jun­ta se ga­ran­ti­za que, cuan­do los an­da­lu­ces ten­gan que ir a vo­tar el 2 de di­ciem­bre, no se co­noz­ca to­da­vía la sen­ten­cia. Es ma­te­rial­men­te im­po­si­ble que con­clu­yan las se­sio­nes pen­dien­tes del jui­cio y que los ma­gis­tra­dos re­dac­ten el fa­llo.

EFE

La pre­si­den­ta de la Jun­ta, Su­sa­na Díaz, ayer, en el Pa­la­cio de San Tel­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.