Bol­so­na­ro, tras su éxi­to: «No soy el can­di­da­to del amor y la paz»

• El can­di­da­to de ul­tra­de­re­cha a la Pre­si­den­cia de Bra­sil re­fuer­za su dis­cur­so ra­di­cal tras su triun­fo en las ur­nas y su pa­so a la se­gun­da vuel­ta • Pro­me­te aca­bar con un ter­cio de las em­pre­sas pú­bli­cas y re­du­cir el nú­me­ro de mi­nis­te­rios

El Mundo - - PORTADA - JOAN ROYO GUAL RÍO DE JA­NEI­RO

El can­di­da­to ul­tra­de­re­chis­ta a la Pre­si­den­cia de Bra­sil, Jair Bol­so­na­ro, anun­ció ayer que no pien­sa mo­de­rar su dis­cur­so ra­di­cal de ca­ra a la se­gun­da vuel­ta de las pre­si­den­cia­les. «No se­ré el can­di­da­to del amor y la paz», di­jo, tras lo­grar el 46% de los vo­tos, fren­te al 29% de Fer­nan­do Had­dad, del Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res.

Jair Bol­so­na­ro arra­só en la pri­me­ra vuel­ta de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de Bra­sil, y no pien­sa de­jar de la­do su dis­cur­so ra­di­cal de ca­ra al se­gun­do turno: «Mi­ra, no pue­do con­ver­tir­me en un ‘Jai­ri­zin­ho paz y amor’ y trai­cio­nar­me, ten­go que con­ti­nuar sien­do la mis­ma per­so­na», di­jo en su pri­me­ra en­tre­vis­ta ra­dio­fó­ni­ca tras los re­sul­ta­dos. Co­no­ci­do por sus po­lé­mi­cas de­cla­ra­cio­nes ra­cis­tas, ma­chis­tas y ho­mó­fo­bas, lo cier­to es que es­te ad­mi­ra­dor de la dic­ta­du­ra mi­li­tar (1964-1985) no ne­ce­si­ta­rá mo­de­rar el tono pa­ra con­quis­tar a elec­to­res in­de­ci­sos. Le bas­ta con con­ser­var a sus vo­tan­tes.

El lí­der de la ul­tra­de­re­cha con­si­guió el 46% de los vo­tos, más de lo que na­die pro­nos­ti­ca­ba. Aun así se mos­tró in­sa­tis­fe­cho con el re­sul­ta­do, ya que es­ta­ba con­ven­ci­do de que iba a pro­cla­mar­se pre­si­den­te en el pri­mer turno. Vol­vió a ha­blar de frau­de en las ur­nas elec­tró­ni­cas, al­go que nun­ca na­die ha­bía de­nun­cia­do an­tes en la de­mo­cra­cia bra­si­le­ña y que fue des­men­ti­do ro­tun­da­men­te por la Jus­ti­cia Elec­to­ral.

A pe­sar de su con­tun­den­te vic­to­ria, el 28 de oc­tu­bre ten­drá que ver­se las ca­ras de nue­vo con Fer­nan­do Had­dad, el can­di­da­to del Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res (PT) y sus­ti­tu­to de úl­ti­ma ho­ra del ex pre­si­den­te Lu­la da Sil­va, pre­so por co­rrup­ción. Pa­ra Bol­so­na­ro, en­fren­tar­se al PT es el me­jor es­ce­na­rio po­si­ble. Gran par­te de su éxi­to se de­be a su en­cen­di­do dis­cur­so an­ti­pe­tis­ta, que ca­ló con fuer­za en la so­cie­dad bra­si­le­ña al ca­lor del fra­ca­so del Go­bierno de Dil­ma Rous­seff y de nu­me­ro­sos es­cán­da­los de co­rrup­ción. «De­ba­tir con el PT no es di­fí­cil, lo que hi­zo a lo lar­go de 13 años es­tá en la me­mo­ria de to­do el mun­do, no que­re­mos la vuel­ta de eso», di­jo ayer.

Bol­so­na­ro ya ha pro­me­ti­do re­du­cir el nú­me­ro de mi­nis­te­rios y ex­tin­guir o pri­va­ti­zar 50 de las 150 em­pre­sas pú­bli­cas bra­si­le­ñas en su pri­mer año de Go­bierno pa­ra aca­bar con la co­rrup­ción, así co­mo «po­ner pun­to fi­nal en to­do ti­po de ac­ti­vis­mo»; en su opi­nión, un obs­tácu­lo pa­ra el pro­gre­so del país. Exis­ten gran­des ex­pec­ta­ti­vas so­bre su par­ti­ci­pa­ción en los de­ba­tes de te­le­vi­sión, ya que pa­só bue­na par­te de la cam­pa­ña en el hos­pi­tal re­cu­pe­rán­do­se de una pu­ña­la­da, pre­ser­va­do de los ata­ques de sus ad­ver­sa­rios. Ya re­cu­pe­ra­do, se es­pe­ra que no es­qui­ve el ca­ra a ca­ra con Had­dad (29% de los vo­tos).

Had­dad, por su par­te, sa­be que no lo tie­ne fá­cil. Pa­ra ga­nar a Bol­so­na­ro ten­drá que ara­ñar vo­tos in­clu­so en el elec­to­ra­do con­ser­va­dor, que ve en el PT el re­su­men de to­dos los ma­les del país. Los ana­lis­tas coin­ci­den en que es ur­gen­te que Had­dad se dis­tan­cie de la lí­nea du­ra del par­ti­do: «Si pa­ra de pre­di­car pa­ra con­ver­ti­dos y lan­za se­ña­les al cen­tro, el PT tie­ne con­di­cio­nes de cons­truir un pac­to con­tra una can­di­da­tu­ra que ya ha da­do to­das las se­ña­les de que no tie­ne la me­nor in­ten­ción de pre­ser­var nin­gu­na ins­ti­tu­ción de­mo­crá­ti­ca», co­men­ta a EL MUN­DO Mu­ri­lo Cle­to, ana­lis­ta po­lí­ti­co de las Fa­cul­ta­des In­te­gra­das de Ita­ra­ré. Had­dad de­jó cla­ro que quie­re bus­car el má­xi­mo de apo­yos po­si­ble.

Pi­dió cons­truir un «am­plio fren­te de­mo­crá­ti­co» por­que cree que la Cons­ti­tu­ción de 1988 es­tá en ries­go. Se es­pe­ra que con­si­ga el apo­yo del la­bo­ris­ta Ci­ro Go­mes, el ter­cer co­lo­ca­do en las elec­cio­nes, con un 12,4 % de los vo­tos, y de par­ti­dos de iz­quier­da más mi­no­ri­ta­rios. In­clu­so se es­pe­cu­la con la ben­di­ción del ex pre­si­den­te Fer­nan­do Hen­ri­que Car­do­so (1995-2002), la va­ca sa­gra­da de la de­re­cha mo­de­ra­da en Bra­sil, que po­dría te­ner el ges­to in­só­li­to de apo­yar al PT en unas elec­cio­nes.

Aun su­man­do apo­yos en la iz­quier­da y en el cen­tro-de­re­cha, los nú­me­ros no le son fa­vo­ra­bles. Ade­más, ha­cer­se una fo­to con la pla­na ma­yor de la po­lí­ti­ca pue­de ser con­tra­pro­du­cen­te, co­men­ta Cle­to. «Eso jus­ta­men­te pue­de con­fir­mar el ca­rác­ter an­ti­sis­te­ma de la can­di­da­tu­ra del mi­li­tar. Esa co­sa de: ‘¿lo ves? es­tán to­dos con­tra Bol­so­na­ro’. La pos­tu­ra an­ti­es­ta­blish­ment de Bol­so­na­ro es de los ras­gos que más seduce a su elec­to­ra­do».

Pa­ra Flá­via Bi­ro­li, de la Uni­ver­si­dad de Brasilia (UNB), Had­dad tie­ne que dar un gi­ro a su dis­cur­so pa­ra ven­cer al mi­li­tar: «No sir­ve de na­da in­sis­tir en cues­tio­nes tra­ta­das en la pri­me­ra vuel­ta, co­mo la opo­si­ción a la dic­ta­du­ra o la im­por­tan­cia de la de­mo­cra­cia. Eso no afec­ta al elec­tor de Bol­so­na­ro», de­cía en de­cla­ra­cio­nes al dia­rio Fol­ha de

São Pau­lo. En su opi­nión, el PT ten­dría que in­ver­tir en la na­rra­ti­va de que Bol­so­na­ro re­ti­ra­rá de­re­chos de los tra­ba­ja­do­res, en ba­se a va­rios des­li­ces que ya ha co­me­ti­do la cam­pa­ña del ri­val. En to­do ca­so, Had­dad tam­po­co po­drá ex­ce­der­se, por­que tam­bién tie­ne que agra­dar al mer­ca­do fi­nan­cie­ro, que ha­ce tiem­po que es­tá eu­fó­ri­co con el as­cen­so de la ex­tre­ma de­re­cha.

El di­fi­ci­lí­si­mo jue­go de equi­li­brios que Had­dad tie­ne por de­lan­te se cie­rra con el pa­pel de Lu­la. En­car­ce­la­do en Cu­ri­ti­ba cum­plien­do una pe­na de 12 años por co­rrup­ción, el ex pre­si­den­te es una enor­me mo­chi­la pa­ra su can­di­da­tu­ra, pa­ra bien y pa­ra mal. La ben­di­ción de su men­tor fue lo que le lle­vó a la se­gun­da ron­da elec­to­ral, pe­ro aho­ra es un freno pa­ra con­quis­tar al vo­tan­te de cen­tro. Had­dad, de mo­men­to, ya ha de­ja­do cla­ro que no pien­sa re­nun­ciar a sus vi­si­tas se­ma­na­les a la cel­da de Cu­ri­ti­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.