La con­ti­nui­dad de Es­pa­ña

El Mundo - - PORTADA - RAÚL DEL PO­ZO

De­cían los ve­te­ra­nos cro­nis­tas par­la­men­ta­rios que no hay ver­dad que val­ga un gri­to y se bur­la­ban de la irri­ta­bi­li­dad me­se­ta­ria de los pa­trio­tas y su ro­man­ce­ro de ca­fé. Pa­ra la iz­quier­da, el pa­trio­tis­mo era un ar­did de bri­bo­nes, una pes­te, fa­na­tis­mo de de­re­chas; de las ban­de­ras de­cían que las me­jo­res son las que me­jor ar­den. Pe­ro el ca­so es que es­to se tam­ba­lea y Es­pa­ña es­tá di­vi­di­da en­tre dos tri­bus de so­na­cas o ma­ja­ras: pa­trio­tas y trai­do­res. Eli­ja el par­ti­do que a us­ted le gus­te: un es­pa­ñol o un es­pa­ñol que no quie­re ser­lo.

Si te in­cli­nas por se­guir en el país de tu car­net de iden­ti­dad, se bur­la­rán de ti esos ciu­da­da­nos pa­ra los que la pa­tria es el mun­do en­te­ro; los que pien­san que los tra­ba­ja­do­res, los náu­fra­gos de la his­to­ria y de las pa­te­ras, ca­re­cen de pa­tria y de ban­de­ra, esos in­ven­tos de la bur­gue­sía pa­ra di­vi­dir a los obre­ros, in­clu­so aho­ra cuan­do hay po­ca bur­gue­sía y po­cos obre­ros. A mí, sin ir más le­jos, un com­pa­ñe­ro de ter­tu­lia en Antena 3, Che­ma Cres­po, al que ad­mi­ro y quie­ro, me to­ma el pe­lo an­tes de em­pe­zar el pro­gra­ma di­cién­do­me: «¿Vas a sol­tar eso de que Es­pa­ña se rom­pe?».

Va­ci­lan con lo del desafío in­de­pen­den­tis­ta y tal vez acier­ten. Qui­zás no se­ría tan trá­gi­co el fin de Es­pa­ña. Sur­gi­rían pe­que­ños Es­ta­dos, pa­raí­sos fis­ca­les, des­ti­nos tu­rís­ti­cos, con bue­nas re­la­cio­nes en­tre sí. Se­ría el fin de una de las ci­vi­li­za­cio­nes que han for­ja­do la His­to­ria uni­ver­sal, pe­ro tam­bién des­pa­re­ció aque­lla Grecia de la de­mo­cra­cia y el Egip­to de los fa­rao­nes. Co­mo Ka­va­fis, po­de­mos pre­gun­tar­nos: «¿Y qué se­rá de no­so­tros sin bár­ba­ros? Qui­zás ellos fue­ran una so­lu­ción des­pués de to­do». Lo que me ex­tra­ña es que les ex­tra­ñe la po­si­bi­li­dad de que es­to pue­da caer co­mo cae el tol­do de lo­na de un cir­co so­bre los ale­gres es­pec­ta­do­res. Que Es­pa­ña pue­da di­sol­ver­se no es una no­ti­cia nue­va. El in­ten­to de des­pe­da­zar la na­ción lo anun­ció Or­te­ga: «Es­pa­ña es­tá des­ha­cién­do­se po­co a po­co co­mo un ejér­ci­to que se re­ti­ra en­vuel­to en una tris­te pol­va­re­da». Aquel na­cio­na­lis­mo co­mo re­sis­ten­cia a la mo­der­ni­dad, aquel abu­rri­mien­to de los ca­ci­ques de pro­vin­cia, se ha trans­for­ma­do en una fe­roz fuer­za di­sol­ven­te.

Jo­sé Ma­ría Az­nar ha­bla de la dis­con­ti­nui­dad de Es­pa­ña co­mo na­ción y aña­de que es­tá en pe­li­gro su con­ti­nui­dad his­tó­ri­ca. Fe­li­pe Gon­zá­lez pien­sa al re­vés: la in­de­pen­den­cia de cual­quier par­te de Es­pa­ña es im­po­si­ble. Sin em­bar­go, los po­lí­ti­cos a pie de obra, los que es­tán ro­dea­dos, los que no­tan que el Es­ta­do es­tá des­apa­re­cien­do en el pro­cés, ad­mi­ten que Ca­ta­lu­ña pue­de lle­gar a la in­de­pen­den­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.