An­da­lu­cía mi­de el cré­di­to po­lí­ti­co de Casado y Ri­ve­ra

En jue­go la for­ta­le­za de sus li­de­raz­gos y el rei­na­do del cen­tro­de­re­cha

El Mundo - - ESPAÑA - RAÚL PI­ÑA MA­DRID

Sue­na la cam­pa­na. Pri­mer round. En el cua­dri­lá­te­ro, los dos as­pi­ran­tes a li­de­rar el cen­tro­de­re­cha. An­da­lu­cía se­rá el es­ce­na­rio de la pri­me­ra ve­la­da elec­to­ral en­tre Pa­blo Casado y Al­bert Ri­ve­ra. La prue­ba de fue­go que am­bos an­sían: uno pa­ra me­dir la for­ta­le­za de su li­de­raz­go en el PP y fre­nar la san­gría de vo­tos; otro pa­ra ver si Ciu­da­da­nos re­sis­te a la re­no­va­ción en los po­pu­la­res y se con­fir­ma co­mo al­ter­na­ti­va de go­bierno. No só­lo es­tá en jue­go An­da­lu­cía, sino el fu­tu­ro más in­me­dia­to de am­bos par­ti­dos.

En los cuar­te­les ge­ne­ra­les de PP y Ciu­da­da­nos exis­te cier­ta an­sie­dad por trans­por­tar­se ya en el tiem­po has­ta el 2 de di­ciem­bre, fe­cha de las elec­cio­nes an­da­lu­zas, pun­to de in­fle­xión pa­ra su ca­rre­ra po­lí­ti­ca. La pie­dra de to­que pa­ra ver quién asu­me el rol de opo­si­ción real al PSOE, al Go­bierno, y quién se con­vier­te en el re­fe­ren­te del elec­to­ra­do de cen­tro­de­re­cha, que am­bos se dispu­tan. En reali­dad, es­tos co­mi­cios son un ar­ma de do­ble filo, por­que am­bos tie­nen que ga­nar, pe­ro mu­cho más que per­der.

Casado con­fía en que la con­tun­den­cia de su dis­cur­so, la ra­di­ca­li­za­ción en mu­chos de sus po­si­cio­na­mien­tos, evi­te una fu­ga de vo­tos a Ciu­da­da­nos, lo asien­te co­mo al­ter­na­ti­va de go­bierno, y per­mi­ta al par­ti­do op­tar a la Jun­ta, aun­que sea lle­gan­do a pac­tos des­de la se­gun­da pla­za. Un buen re­sul­ta­do se­ría una bo­ca­na­da de oxí­geno pa­ra Gé­no­va, una di­rec­ción to­tal­men­te re­no­va­da y fal­ta de ex­pe­rien­cia. Es­tá en jue­go sa­ber si exis­te el efec­to Casado.

Por el con­tra­rio, un mal re­sul­ta­do o un sor­pas­so de Ciu­da­da­nos su­pon­dría una do­lo­ro­sa bo­fe­ta­da po­lí­ti­ca que, se­gu­ra­men­te, re­abri­ría las he­ri­das in­ter­nas que des­ga­rra­ron al par­ti­do con el pro­ce­so de pri­ma­rias. De he­cho, Juan Ma­nuel Mo­reno, can­di­da­to po­pu­lar, fue uno de los fir­mes de­fen­so­res de So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría en la ba­ta­lla por la pre­si­den­cia del PP. Es la otra ba­ta­lla que se jue­ga, és­ta a ni­vel in­terno. Un mal re­sul­ta­do de­ja­ría en el ale­ro a Mo­reno.

Un mal re­sul­ta­do del PP ha­ría tem­blar los pi­la­res de Gé­no­va, so­bre to­do an­te el te­mor de que ese terremoto su­pu­sie­ra ré­pli­cas en las au­to­nó­mi­cas y mu­ni­ci­pa­les de 2019.

La prio­ri­dad de Casado es vi­si­bi­li­zar la for­ta­le­za de su pro­yec­to en su pri­me­ra pie­dra de to­que. An­da­lu­cía no co­no­ce otro go­bierno que no sea del PSOE y te­ner la opor­tu­ni­dad de des­ban­car­lo se­ría un tram­po­lín per­fec­to pa­ra sus as­pi­ra­cio­nes en Ma­drid. De­mos­trar que su pro­yec­to es el que pue­de des­ban­car a los so­cia­lis­tas de San Tel­mo y, por tan­to, de La Mon­cloa. Su apues­ta lle­ga al ex­tre­mo de re­tar a Cs a fir­mar «an­te no­ta­rio» que no va a se­guir dan­do apo­yo a Su­sa­na Díaz, pa­ra ase­gu­rar­se las op­cio­nes de go­ber­nar.

Ciu­da­da­nos es­tá en mo­do elec­to­ral en An­da­lu­cía des­de ha­ce me­ses. Prue­ba de ello es que la di­rec­ción na­cio­nal ade­lan­tó las pri­ma­rias al mes de ju­lio –es­ta­ban pre­vis­tas pa­ra oto­ño–, en un pro­ce­so ex­prés que sim­ple­men­te sir­vió co­mo le­gi­ti­ma­ción de la can­di­da­tu­ra de Juan Ma­rín, el hom­bre del apa­ra­to. Los es­tra­te­gas de Ri­ve­ra ha­ce se­ma­nas que han des­em­bar­ca­do en An­da­lu­cía, don­de acu­den con asi­dui­dad. El par­ti­do ha ce­le­bra­do en es­ta co­mu­ni­dad en las úl­ti­mas se­ma­nas una Eje­cu­ti­va na­cio­nal y la pri­me­ra con­ven­ción de Es­pa­ña ciu­da­da­na, su pla­ta­for­ma cí­vi­ca.

La for­ma­ción na­ran­ja ma­ne­ja en­cues­tas in­ter­nas que le dan un em­pa­te téc­ni­co con el PP. Su me­ta es plan­tar ca­ra de tú a tú a los de Casado, dan­do por des­con­ta­da la vic­to­ria del PSOE. Y con­si­de­ran que só­lo con plan­tar ba­ta­lla se­ría un triun­fo pa­ra ellos. La uto­pía: que­dar se­gun­dos y po­der su­mar con el PP pa­ra des­ban­car a Su­sa­na Díaz. An­da­lu­cía fue la pri­me­ra gran ci­ta elec­to­ral de Ciu­da­da­nos co­mo par­ti­do na­cio­nal y aho­ra pue­de ser la que dic­ta­mi­ne si es o no al­ter­na­ti­va al PP y al PSOE. El nú­cleo du­ro de Ri­ve­ra no esconde la im­por­tan­cia de es­te re­sul­ta­do pa­ra to­do el ci­clo elec­to­ral res­tan­te.

La im­por­tan­cia de es­tas elec­cio­nes pa­ra am­bos que­da pa­ten­te en la cir­cuns­tan­cia de que am­bos se vol­ca­rán en la cam­pa­ña. Su pre­sen­cia en An­da­lu­cía se­rá una cons­tan­te. Ya lo es. La de ellos y la de los di­ri­gen­tes con más pe­so de ca­da par­ti­do.

C. ZAMBRANO

Casado y Ri­ve­ra, en un ac­to por el 40 aniver­sa­rio de la Cons­ti­tu­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.