So­mos fa­chas y so­mos es­pa­ño­les

El Mundo - - OPINIÓN - ARCADI ES­PA­DA

ME PA­RE­CE muy bien y muy pe­da­gó­gi­co que el lí­der de Vox co­rri­ja a Emi­lia Lan­da­lu­ce, la que aca­ba de pu­bli­car un li­bro ne­gán­do­lo. En ges­to que le hon­ra, Abas­cal ase­gu­ra que una de las me­da­llas que lle­va con or­gu­llo en la pe­che­ra es la de fa­cha. Es una gran no­ve­dad es­pa­ño­la. Los úni­cos fa­chas que has­ta aho­ra ha­bía en Es­pa­ña eran, so­bre to­do, ca­ta­la­nes y vas­cos, y era por ellos que cir­cu­la­ba en ex­clu­si­va la sa­via na­cio­na­lis­ta xe­nó­fo­ba, co­mún en mu­chos paí­ses de Eu­ro­pa. Por el con­tra­rio, la for­ma real­men­te exis­ten­te de ser es­pa­ñol era esa em­pe­ci­na­da vo­lun­tad de vi­vir jun­tos los dis­tin­tos. En nom­bre de Es­pa­ña, y has­ta ayer mis­mo, no se echa­ba a na­die a la ca­lle. Se hi­zo y se ha­ce en nom­bre de Ca­ta­lun­ya y de

Eus­ka­di. Pe­ro de Es­pa­ña no. El fru­to más con­tun­den­te y per­du­ra­ble del na­cio­na­lis­mo es­pa­ñol mo­derno era la Cons­ti­tu­ción de 1978: de ahí la su­pe­rio­ri­dad mo­ral del su­pues­to na­cio­na­lis­mo es­pa­ñol so­bre los pe­ri­fé­ri­cos. Pe­ro es­to se ha aca­ba­do. Diez mil fa­chas di­je­ron ayer que son es­pa­ño­les y na­die de­be ne­gar­les su de­re­cho.

La no­ve­dad es­tá car­ga­da de ven­ta­jas. El ca­so de La Sex­ta, por ejem­plo. Des­pués de años de ha­cer ne­go­cio con co­mu­nis­tas, na­cio­na­lis­tas y te­rro­ris­tas, la lo­cu­to­ra Pas­tor se pre­gun­ta aho­ra en pú­bli­co có­mo hay que tra­tar al fas­cis­mo en la te­le: es­pe­ran­za­do­res signos de vi­da en el pla­ne­ta ro­jo. El re­gis­tro en pro­pie­dad de la pa­la­bra fa­cha su­po­ne tam­bién una ac­ción de higiene so­cial in­dis­cu­ti­ble. Fa­cha era una pa­la­bra en bus­ca de to­man­te. Por usar lo que ten­go más a mano: no hay día que no me la do­nen. De mo­do que iden­ti­fi­ca­dos ya los to­man­tes con­fío en que el pai­sa­je se va­ya acla­ran­do y em­pie­cen a in­sul­tar­me con el ad­je­ti­vo

so­cial­de­mó­cra­ta, que es el que en ver­dad me­rez­co. En tér­mi­nos de equi­li­brio so­cial tam­bién he­mos ga­na­do: ya era ho­ra de que al­gún or­gu­llo es­ta­lla­ra ple­tó­ri­co des­de la de­re­cha. El or­gu­llo fa­cha, a ver por qué no, da­dos los vi­gen­tes.

Des­de ayer la por­ta­voz Ce­laá es­tá pre­pa­ran­do el co­mu­ni­ca­do que di­ce: «Cau­ti­vo y des­ar­ma­do el ejer­ci­to fac­cio­so, las tro­pas re­pu­bli­ca­nas han al­can­za­do sus úl­ti­mos ob­je­ti­vos mi­li­ta­res. La gue­rra ha ter­mi­na­do». Se com­pren­de la irre­fle­xi­va eu­fo­ria: por fin van a ga­nar la gue­rra ci­vil. Pe­ro no sa­be la ler­da cuál es su pro­ble­ma prin­ci­pal. Y es que cuan­do aho­ra di­ga

he­re­de­ros del fran­quis­mo sa­brá ya que obli­ga­to­ria­men­te apun­ta a me­nos del 2 por cien­to elec­to­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.