Un car­go ac­tual de la Ge­ne­ra­li­tat mon­tó el cen­so ile­gal del 1-O

Un SMS in­ter­cep­ta­do: «Los hi­jos de pu­ta de los guar­dias ci­vi­les es­tán en Uni­post. Es­pe­ro que es­té to­do en­via­do»

El Mundo - - PORTADA - POR E. URREIZTIETA Y C. SEGOVIA

Fun­cio­na­rios cla­ve que par­ti­ci­pa­ron en el mon­ta­je ile­gal del re­fe­rén­dum del 1 de oc­tu­bre y el in­ten­to de se­ce­sión si­guen en su puesto en ejer­ci­cio, se­gún in­for­mes po­li­cia­les a los que ha te­ni­do ac­ce­so EL MUN­DO. La Po­li­cía Ju­di­cial ase­gu­ra que ha en­con­tra­do men­sa­jes y prue­bas téc­ni­cas que mues­tran que el ac­tual di­rec­tor del Ga­bi­ne­te Téc­ni­co de Vi­ce­pre­si­den­cia de la Ge­ne­ra­li­tat, Da­niel Gi­meno, se hi­zo ile­gal­men­te y mon­tó el cen­so de los ca­ta­la­nes pa­ra el re­fe­rén­dum del 1-O. Ade­más, mos­tró su frus­ta­ción ca­li­fi­can­do de «hi­jos de pu­ta» a los miem­bros de la Guar­dia Ci­vil que in­ten­ta­ban des­man­te­lar su ope­ra­ti­vo.

«¡Los hi­jos de pu­ta de la Guar­dia Ci­vil es­tán en Uni­post! ¡¡Es­pe­ro que es­té ya to­do en­via­do!!», ex­cla­mó en un What­sApp el 19 de sep­tiem­bre tras tras­cen­der que las fuer­zas de se­gu­ri­dad ha­bían in­ter­cep­ta­do tar­je­tas cen­sa­les pa­ra el vo­to en la em­pre­sa ca­ta­la­na de men­sa­je­ría. Al día si­guien­te, cuan­do un dis­po­si­ti­vo po­li­cial lle­gó a la Con­se­lle­ria de Eco­no­mía pa­ra re­gis­trar el des­pa­cho de su je­fe, el en­ton­ces se­cre­ta­rio ge­ne­ral, Jo­sep Ma­ría Jo­vé, Gi­meno avi­só a sus pró­xi­mos: «Chi­cos, hay guar­dia ci­vil en la puer­ta de Vía Laie­ta­na y Eco­no­mía, hi­jos de pu­ta». En­tre los des­ti­na­ta­rios fi­gu­ra Eva Mo­reno, iden­ti­fi­ca­da por la Po­li­cía co­mo una ve­ci­na, y Ta­ma­ra Gar­cía de la Ca­lle, fun­cio­na­ria tam­bién de la Ge­ne­ra­li­tat y pa­re­ja de Gi­meno.

Se­gún el in­for­me de la Guar­dia Ci­vil re­mi­ti­do al juez que ins­tru­ye la in­ves­ti­ga­ción de la crea­ción de es­truc­tu­ras de Es­ta­do, es­tos men­sa­jes mues­tran có­mo Gi­meno ac­tua­ba «a sa­bien­das de la ile­ga­li­dad de las le­yes re­gu­la­do­ras y su sus­pen­sión por el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, mos­tran­do a la vez su abier­ta re­pul­sa ha­cia las ac­tua­cio­nes que al res­pec­to rea­li­za­ban las Fuer­zas y Cuer­pos de Se­gu­ri­dad del Es­ta­do».

La Po­li­cía Ju­di­cial ase­gu­ra que Gi­meno fue el man­da­ta­do pa­ra el cen­so en el equi­po del en­ton­ces vi­ce­pre­si­den­te, Oriol Jun­que­ras, y lo hi­zo de un mo­do «en que to­das las ven­ta­nas de le­ga­li­dad fue­ron vul­ne­ra­das». Se­gún la tra­za­bi­li­dad de­tec­ta­da, Gi­meno lo­gró que el or­ga­nis­mo pú­bli­co Ides­cat le fa­ci­li­ta­ra el Re­gis­tro de Po­bla­ción de Ca­ta­lu­ña me­dian­te un con­ve­nio «sin ba­se le­gal», a tra­vés del ser­vi­dor FTP, que im­pi­de ras­treo de lo ocu­rri­do. Tam­bién lo­gró los da­tos de ca­ta­la­nes en el ex­te­rior en el lla­ma­do Re­gext, que le fue en­tre­ga­do des­de el De­par­ta­men­to de Raül Ro­me­va «me­dian­te un pen­dri­ve en­crip­ta­do», cu­yas cla­ves le fue­ron fa­ci­li­ta­das te­le­fó­ni­ca­men­te.

Gi­meno fu­sio­nó pos­te­rior­men­te am­bos fi­che­ros en una ba­se de da­tos úni­ca que re­mi­tió pos­te­rior­men­te al De­par­ta­men­to de Go­ber­na­ción de Me­rit­xell Bo­rràs a tra­vés del ser­vi­dor FTP. Se­gún los in­ves­ti­ga­do­res, pu­do ha­ber cos­te pa­ra las ar­cas pú­bli­cas en la ac­ti­vi­dad de Gi­meno, aun­que creen que pu­do ser «en­cu­bier­to fá­cil­men­te» sin que Ha­cien­da tu­vie­ra cons­tan­cia, pe­se al con­trol ejer­ci­do so­bre las cuen­tas de la Ge­ne­ra­li­tat.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.