Luis Enrique me­di­ta la me­jor ma­ne­ra de su­plir la ba­ja de Is­co en la Se­lec­ción

Luis Enrique me­di­ta có­mo su­plir la ba­ja de Is­co, ori­gen de la ma­la ra­cha en el Ma­drid / Des­de que fue ope­ra­do de apen­di­ci­tis, los blan­cos no han lo­gra­do mar­car / «Es un ju­ga­dor de­ter­mi­nan­te, pe­ro hay op­cio­nes», di­ce el as­tu­riano

El Mundo - - PORTADA - EDUAR­DO J. CAS­TE­LAO

El pa­sa­do mar­tes 25 de sep­tiem­bre, Is­co Alar­cón se pre­sen­tó en Val­de­be­bas con un fuer­te do­lor ab­do­mi­nal. Tan­to que los mé­di­cos del Real Ma­drid le man­da­ron di­rec­ta­men­te al hos­pi­tal, don­de fue ope­ra­do de una apen­di­ci­tis agu­da. «Las ba­jas son un con­tra­tiem­po, pe­ro ya pen­sa­mos en so­lu­cio­nes», de­cía, un ra­to más tar­de, esa mis­ma ma­ña­na, Ju­len Lo­pe­te­gui, el téc­ni­co blan­co, que no pu­do ni char­lar con el ju­ga­dor por lo rá­pi­do que fue to­do. Des­de en­ton­ces, su equi­po en­ca­de­na una ra­cha desas­tro­sa: per­dió en Se­vi­lla (3-0), em­pa­tó en el der­bi (0-0), y vol­vió a caer en Mos­cú (10) y en Vi­to­ria (1-0). Sin Is­co, el Real Ma­drid no es ca­paz de ga­nar. Es más, no es ca­paz de mar­car un gol.

Del mis­mo mo­do que el ma­la­gue­ño fue la pie­dra an­gu­lar de Lo­pe­te­gui en la se­lec­ción, con la lle­ga­da de Luis Enrique al ban­qui­llo de Es­pa­ña se su­po en­se­gui­da que el ju­ga­dor fran­qui­cia no iba a cam­biar. «Le veo un ju­ga­dor muy com­ple­to, uno de los ju­ga­do­res más de­ci­si­vos de la se­lec­ción. Ten­go de­po­si­ta­das mu­chas ilu­sio­nes en él, ade­más el es­ti­lo le be­ne­fi­cia. Tie­ne lle­ga­da, ca­pa­ci­dad pa­ra des­bor­dar, dar el úl­ti­mo pa­se y de­fi­nir», des­ta­có el ac­tual se­lec­cio­na­dor en la rue­da de pren­sa pos­te­rior a su pri­me­ra lis­ta de con­vo­ca­dos. Por su­pues­to, el me­dia­pun­ta fue ti­tu­lar en el de­but en Wem­bley y fren­te a Croa­cia, don­de ade­más hi­zo uno de los seis go­les del equi­po.

Así las co­sas, uno de los re­tos más im­por­tan­tes de es­ta con­cen­tra­ción es ver có­mo arre­gla Luis Enrique el so­ca­vón que de­ja la ba­ja de Is­co pa­ra que no se tras­la­de la si­tua­ción del Ma­drid al equi­po na­cio­nal. Al con­tra­rio que Lo­pe­te­gui, el as­tu­riano ha te­ni­do más tiem­po pa­ra me­di­tar­lo, que no pa­ra tra­ba­jar­lo (el equi­po en­tre­nó ayer y hoy lo ha­rá en el Mi­lle­nium de Cardiff co­mo to­da prue­ba pa­ra el par­ti­do de ma­ña­na). «La ba­ja de Is­co es muy di­fí­cil de com­ba­tir. Es un ju­ga­dor de­ter­mi­nan­te, des­equi­li­bran­te, y no va a ser fá­cil, pe­ro bueno, te­ne­mos ju­ga­do­res con un per­fil pa­re­ci­do en cuan­to a las ca­rac­te­rís­ti­cas», avan­zó Lu­cho el pa­sa­do jue­ves en Las Ro­zas.

En reali­dad, es­ta con­cen­tra­ción va en­ca­mi­na­da al par­ti­do del pró­xi­mo lu­nes fren­te a In­gla­te­rra don­de Es­pa­ña, ca­si con to­da se­gu­ri­dad, se ase­gu­ra­rá el pri­mer puesto del gru­po de la Li­ga de Na­cio­nes si ven­ce. Por eso el cho­que de ma­ña­na en Cardiff con­tra Ga­les se­rá un ban­co de prue­bas. El cuer­po téc­ni­co de Luis Enrique ha de­ba­ti­do es­tos días so­bre có­mo afron­tar la ba­ja de Is­co, y aun­que la op­ción de mo­di­fi­car el sis­te­ma se ha ba­ra­ja­do, lo nor­mal es que al­guien tra­te de in­ter­pre­tar el pa­pel del ma­la­gue­ño. «Te­ne­mos va­rias op­cio­nes pa­ra ju­gar en ese per­fil iz­quier­do del ataque. Ce­ba­llos, que no es un ex­tre­mo pu­ro pe­ro pue­de arran­car des­de ahí, Asen­sio es otra op­ción, aun­que con otras ca­rac­te­rís­ti­cas, tam­bién As­pas... Es­toy siem­pre abier­to a ba­ra­jar cual­quier con­cep­to, cual­quier op­ción, que le re­por­te un be­ne­fi­cio al equi­po», cuen­ta el téc­ni­co as­tu­riano.

Acos­ta­do so­bre esa ban­da iz­quier­da, Is­co no bri­lló de­ma­sia­do con­tra In­gla­te­rra, pe­ro en la se­gun­da par­te con­tra Croa­cia vol­vió a ex­hi­bir el per­fil de­ci­si­vo –bien es ver­dad que con el par­ti­do cues­ta aba­jo– que le ha de­fi­ni­do des­de que pre­ci­sa­men­te Lo­pe­te­gui, cuan­do lle­gó a la se­lec­ción (2016), apos­tó sin mi­ra­mien­tos por un fut­bo­lis­ta que en­ton­ces ape­nas te­nía mi­nu­tos en el Real Ma­drid. A sus 26 años, con 34 par­ti­dos y 12 go­les, con la au­sen­cia ya de­fi­ni­ti­va de to­dos los gran­des nom­bres de la épo­ca do­ra­da en su zo­na de in­fluen­cia, Is­co es el due­ño de las lla­ves del jue­go de Es­pa­ña y sea quien sea su sus­ti­tu­to no se­rá lo mis­mo.

Ce­ba­llos es qui­zá el más pa­re­ci­do al ma­la­gue­ño. Con ten­den­cia a bus­car el cen­tro des­de ese cos­ta­do, el tam­bién ma­dri­dis­ta es otra de las apues­tas de Luis Enrique, que pa­re­ce más in­cli­na­do por es­ta op­ción que por las de Asen­sio o As­pas por un ma­tiz: en sus pri­me­ros par­ti­dos apos­tó por­que la gen­te de las ban­das ju­ga­se a pier­na cam­bia­da.

«Ha­ce unos años pa­re­cía im­pen­sa­ble ju­gar a pier­na cam­bia­da, y aho­ra pa­re­ce im­pen­sa­ble po­ner a un ex­tre­mo a pier­na na­tu­ral. Bueno, no­so­tros po­de­mos vol­ver a ju­gar con ex­tre­mos a pier­na na­tu­ral o man­te­ner­los a pier­na cam­bia­da. Las po­si­bi­li­da­des son am­plias y las es­tu­dia­re­mos to­das», ex­pli­ca el se­lec­cio­na­dor en la rue­da de pren­sa pre­via a los par­ti­dos que dispu­tará La Ro­ja du­ran­te es­ta se­ma­na.

«Ce­ba­llos, Asen­sio, As­pas... es­toy abier­to a cual­quier op­ción que me­jo­re al equi­po»

CHE­MA REY / MAR­CA

Luis Enrique, du­ran­te el en­tre­na­mien­to del pa­sa­do lu­nes en la Ciu­dad del Fút­bol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.