La ONU, la UE y la OEA exi­gen a Caracas ex­pli­ca­cio­nes por el ‘sui­ci­dio’ del opo­si­tor

El Go­bierno con­vo­ca al em­ba­ja­dor ve­ne­zo­lano y pi­de una «in­ves­ti­ga­ción in­de­pen­dien­te»

El Mundo - - PORTADA - DA­NIEL LO­ZANO

Cuan­do Fer­nan­do Al­bán acu­dió ha­ce dos se­ma­nas a la se­de de la ONU en Nue­va York no sa­bía que es­ta­ba fir­man­do su pro­pia sen­ten­cia de muer­te. El con­ce­jal de Pri­me­ro Jus­ti­cia, car­go me­dio des­co­no­ci­do pa­ra el gran pú­bli­co, se su­mó a la de­le­ga­ción opo­si­to­ra en­ca­be­za­da por el ex pre­si­den­te del Par­la­men­to Ju­lio Bor­ges, quien du­ran­te la Asam­blea Ge­ne­ral cen­su­ró de for­ma pú­bli­ca al Go­bierno de Ni­co­lás Ma­du­ro con la con­ni­ven­cia de los paí­ses más po­de­ro­sos de la re­gión. Pa­ra el cha­vis­mo es­tas ac­cio­nes di­plo­má­ti­cas cons­ti­tu­yen un de­li­to de trai­ción a la pa­tria.

La mu­jer y los dos hi­jos de Al­bán vi­ven en Nue­va York, una fa­mi­lia más que se ha su­ma­do a la ma­yor diás­po­ra de la his­to­ria de Amé­ri­ca La­ti­na. Hoy le llo­ran sin con­sue­lo, co­mo sus ami­gos, com­pa­ñe­ros y miem­bros de la tan he­ri­da opo­si­ción ve­ne­zo­la­na, aplas­ta­dos por la ver­ti­gi­no­sa de­ri­va vi­vi­da des­de su arres­to el vier­nes pa­sa­do y que aca­bó 72 ho­ras des­pués con una sos­pe­cho­sa caí­da des­de el pi­so 10º de la si­nies­tra se­de del Ser­vi­cio Bo­li­va­riano de In­te­li­gen­cia (Sebin), la po­li­cía po­lí­ti­ca del cha­vis­mo.

To­dos ellos es­tán con­ven­ci­dos de que al gran im­pul­sor de las ollas so­li­da­rias de co­mi­da en la pa­rro­quia de San Pe­dro, don­de des­ta­ca­ba por su pro­fun­da re­li­gio­si­dad, no se sui­ci­dó. Al­bán, de 56 años, for­ma­ba par­te del círcu­lo de amis­ta­des del car­de­nal Jor­ge Uro­sa. Do­lor, re­pul­sa e in­dig­na­ción ali­ña­dos con la in­di­fe­ren­cia de un país que só­lo pien­sa en so­bre­vi­vir a la «mo­nu­men­tal» cri­sis, co­mo la de­fi­nió ACNUR, que le de­vo­ra.

Exi­gen­cias y du­das se des­pa­rra­ma­ron ayer por el mun­do an­te un ca­pí­tu­lo si­mi­lar al vi­vi­do en las dic­ta­du­ras la­ti­noa­me­ri­ca­nas del si­glo pa­sa­do o in­clu­so du­ran­te el ré­gi­men fran­quis­ta en Es­pa­ña con el ca­so de Enrique Ruano, jo­ven mi­li­tan­te del Fren­te de Li­be­ra­ción Po­pu­lar (Fe­li­pe) muer­to tam­bién al caer des­de la ven­ta­na de un edi­fi­cio en un su­ce­so que mar­có la lu­cha en la clan­des­ti­ni­dad de va­rios miem­bros del PSOE. Uno de los pri­me­ros en reac­cio­nar fue pre­ci­sa­men­te el Go­bierno es­pa­ñol, que a tra­vés del mi­nis­tro de Ex­te­rio­res, Jo­sep Bo­rrell, con­vo­có al em­ba­ja­dor chavista en Ma­drid pa­ra co­mu­ni­car­le su «pro­fun­da preo­cu­pa­ción por el trá­gi­co fa­lle­ci­mien­to, en cir­cuns­tan­cias no es­cla­re­ci­das».

«El Go­bierno de Es­pa­ña ins­ta al Go­bierno ve­ne­zo­lano a que se lle­ve a ca­bo una in­ves­ti­ga­ción in­de­pen­dien­te que es­ta­blez­ca pron­ta y ve­raz­men­te las cir­cuns­tan­cias del fa­lle­ci­mien­to» y que el Es­ta­do «de­pu­re, en su ca­so, las res­pon­sa­bi­li­da­des que pu­die­ran de­ri­var­se». Pa­blo Ca­sa­do, lí­der del PP, re­tó a Pe­dro Sán­chez pa­ra que de­je «su equi­dis­tan­cia» y con­de­ne «la dic­ta­du­ra chavista que ma­cha­ca a su pue­blo». Pre­ci­sa­men­te en Caracas se es­pe­ra­ba ayer la lle­ga­da de Juan Pa­blo de la Igle­sia, se­cre­ta­rio de Es­ta­do de Coope­ra­ción In­ter­na­cio­nal y pa­ra Ibe­roa­mé­ri­ca, un via­je en­mar­ca­do den­tro de la pro­pues­ta rea­li­za­da por Pe­dro Sán­chez pa­ra con­ver­tir a Es­pa­ña en «país fa­ci­li­ta­dor» pa­ra sol­ven­tar la cri­sis.

La Ofi­ci­na del Al­to Co­mi­sio­na­do de Na­cio­nes Uni­das pa­ra los De­re­chos Hu­ma­nos tam­bién hi­zo pú­bli­co que in­ves­ti­ga­rá la muer­te de Al­bán mien­tras la Unión Eu­ro­pea exi­gió que la in­ves­ti­ga­ción ofi­cial sea «ri­gu­ro­sa e in­de­pen­dien­te».

Mu­cho más con­tun­den­te re­sul­tó Luis Al­ma­gro, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la OEA: «Con­de­na­mos la muer­te de Fer­nan­do Al­bán, res­pon­sa­bi­li­dad di­rec­ta de un ré­gi­men tor­tu­ra­dor y ho­mi­ci­da. Es­ta dic­ta­du­ra de­be ir­se ya de Ve­ne­zue­la».

Va­rios tes­ti­mo­nios arran­ca­dos por opo­si­to­res y pe­rio­dis­tas lo­ca­les a fun­cio­na­rios del Sebin coin­ci­den en se­ña­lar que Al­bán sufrió tor­tu­ras y ma­los tra­tos, prác­ti­ca ha­bi­tual en la se­de del He­li­coi­de. «Lo tor­tu­ra­ron con una bol­sa en la ca­ra, lo tor­tu­ra­ron con in­mer­sión en un ba­rril de agua y lo tor­tu­ra­ron con elec­tri­ci­dad. Fi­nal­men­te mu­rió», ai­reó el dipu­tado Juan Mi­guel Mat­heus en­tre lá­gri­mas des­de la tri­bu­na de la Asam­blea, don­de ayer fue ve­la­do el ca­dá­ver de su ami­go. «Lue­go fue lan­za­do por la ven­ta­na», aña­dió el con­ce­jal Je­sús Ar­mas. El dia­rio El

Nue­vo País ac­ce­dió a otro fun­cio­na­rio, quien ase­gu­ró que «se fue en la tor­tu­ra, le frac­tu­ra­ron las cos­ti­llas y le per­fo­ra­ron el co­ra­zón. Cuan­do ya es­ta­ba bien gol­pea­do, el me­jor cua­dre es la ven­ta­na». «Lo lan­za­ron por el pi­so 10 y el Go­bierno pre­ten­de de­cir que se sui­ci­dó», apor­tó el ex can­di­da­to pre­si­den­cial Hen­ri­que Ca­pri­les, quien in­sis­tió en que «na­die se co­me el cuen­to de que par­ti­ci­pa­ra en un aten­ta­do».

La tra­ge­dia de Al­bán co­men­zó el vier­nes pa­sa­do al ser de­te­ni­do ile­gal­men­te en el ae­ro­puer­to de Caracas na­da más ba­jar del avión que le traía de Nue­va York. Tres días des­pués ha­bía per­di­do la vi­da. Los or­ga­nis­mos de In­te­li­gen­cia bus­ca­ban im­pli­car­le en el su­pues­to in­ten­to de mag­ni­ci­dio co­me­ti­do en agos­to con­tra Ni­co­lás Ma­du­ro, pa­ra de es­ta ma­ne­ra apun­ta­lar sus acu­sa­cio­nes con­tra Bor­ges, que has­ta aho­ra son muy dé­bi­les. A Bor­ges y Juan Re­que­sens, dipu­tado en­ce­rra­do tam­bién en la se­de del Sebin, les acu­san de fa­ci­li­tar el pa­so por la fron­te­ra de pre­sun­tos im­pli­ca­dos en el «aten­ta­do», una fron­te­ra que ca­da día atra­vie­san 50.000 per­so­nas.

«Me di­jo que lo es­ta­ban pre­sio­nan­do pa­ra que in­cul­pa­ra a Bor­ges», des­ve­ló el abo­ga­do Joel Gar­cía, quien pu­do ha­blar bre­ve­men­te con su de­fen­di­do cuan­do és­te «rea­pa­re­ció» el do­min­go en una sa­la ju­di­cial. A Al­bán le ofre­cie­ron la li­ber­tad si acu­sa­ba a su je­fe en Pri­me­ro Jus­ti­cia en un ví­deo pa­re­ci­do a los que has­ta aho­ra con­for­man las úni­cas prue­bas del go­bierno con­tra los di­ri­gen­tes opo­si­to­res. «Es­ta­ba fuer­te y en­te­ro», aña­dió el de­fen­sor. Tan en­te­ro, que le ase­gu­ró a su abo­ga­do: «Si yo ten­go que es­tar aquí pa­ra que Ve­ne­zue­la sea li­bre, aquí me que­do».

Com­pa­ñe­ras de tra­ba­jo llo­ran, ayer en Caracas, mien­tras lle­ga el fé­re­tro con el cuer­po del con­ce­jal Fer­nan­do Al­bán al Pa­la­cio Le­gis­la­ti­vo de la ca­pi­tal

REUTERS

Un ma­ni­fes­tan­te con un car­tel con­tra Ma­du­ro, a las puer­tas del Sebin.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.