La ex­tre­ma de­re­cha

El Mundo - - OPINIÓN - POR SAN­TIA­GO GON­ZÁ­LEZ

LOS ES­PO­SOS Fe­rre­ras son gen­te con una idea de las co­sas, pe­ro am­bos pa­re­cen muy im­pre­sio­na­bles. Ellos, sus in­vi­ta­dos y sus ana­lis­tas se hi­cie­ron eco alar­ma­do del mi­tin multitudinario de Vox en Vis­ta­le­gre, el lu­gar don­de pin­chó Po­de­mos la se­gun­da vez que lo in­ten­tó. Ella en ‘El Ob­je­ti­vo’; él en ‘Al Ro­jo vi­vo’ ca­li­fi­ca­ron a Vox de: la ex­tre­ma de­re­cha, la ul­tra­de­re­cha, la de­re­cha du­ra y al­gu­nas otras eti­que­tas den­tro del mis­mo cam­po se­mán­ti­co.

Ni un so­lo di­ri­gen­te de Vox pa­ra ha­blar de su par­ti­do. El gran Fe­rre­ras siem­pre re­suel­ve es­tas co­sas con ana­lis­tas de Po­de­mos. En es­ta oca­sión fue la gran Ri­ta Maes­tre (Ar­de­réis co­mo en el 36, el Papa no nos de­ja co­mer­nos las al­me­jas) la que fue en­tre­vis­ta­da pa­ra cla­var el ca­li­fi­ca­ti­vo exac­to: fas­cis­tas.

En la era Za­pa­te­ro se lla­ma­ba ‘la de­re­cha ex­tre­ma’ al PP de Ma­riano Ra­joy. ¿De qué ha­bla­mos en Es­pa­ña al de­cir ‘ex­tre­ma de­re­cha’?

En la Tran­si­ción, el con­cep­to es­ta­ba li­ga­do a la año­ran­za de la dic­ta­du­ra, a la vio­len­cia y a la ne­ga­ción de las li­ber­ta­des. La ul­tra­de­re­cha, los tíos de las ca­de­nas, los ase­si­nos de Ato­cha, los ma­to­nes de Blas Pi­ñar, ade­más del ac­tual di­ri­gen­te de Po­de­mos, Jor­ge Verstryn­ge, su­ma­ban el vo­to del ‘no’ en el re­fe­rén­dum de la Re­for­ma, el 2,56% de los vo­tan­tes. Dos años más tar­de eran el ‘no’ a la Cons­ti­tu­ción y su­ma­ban el 7,58%. ¿Tan­to ha­bían cre­ci­do? No. Eran bá­si­ca­men­te FE-JONS y FN. Les acom­pa­ña­ban ERC, EE, HB. OCI, PORE, LCR, POUM, PSAN, BNPG, UC, PCE(m-l), etc. Pa­ra lle­gar al 7,58% de los vo­tos ha­bía que su­mar a to­da la ex­tre­ma de­re­cha y to­da la ex­tre­ma iz­quier­da.

Hoy, son la de­re­cha ex­tre­ma quie­nes de­fien­den la Cons­ti­tu­ción y la uni­dad de Es­pa­ña y re­cha­zan de ma­ne­ra ra­di­cal el te­rro­ris­mo eta­rra. A ve­ces se pro­du­cen efec­tos tan chus­cos co­mo el de Az­nar reivin­di­can­do su le­ga­do de un cen­tro­de­re­cha uni­do fren­te a la di­vi­sión que ha he­re­da­do Pa­blo Ca­sa­do. Ol­vi­da de­cir que él no lo de­jó tan uni­do cuan­do ex­pul­só del PP a Vidal Qua­dras pa­ra sa­tis­fa­cer a Pu­jol, el gran man­gan­te. El ar­tis­ta de la iz­quier­da, el doc­tor Frau­de, tran­si­ta por la sen­da que abrió Za­pa­te­ro, de­cía Ro­sa Díez en afi­na­do trino, pe­ro la ha per­fec­cio­na­do: va a lle­var la mo­ja­ma de Fran­co al cen­tro de Ma­drid y a Vox al Con­gre­so de los Dipu­tados.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.