UN PAC­TO RO­TO

DE LA SO­CIE­DAD DEL CON­SEN­SO A LA IRA GLO­BAL

El Mundo - - PAPEL - POR JOR­GE BE­NÍ­TEZ

‘No­so­tros’ con­tra ‘ellos’. En só­lo 20 años he­mos pa­sa­do de ren­dir cul­to al cen­tris­mo a vi­vir en la po­la­ri­za­ción cons­tan­te. El au­ge del po­pu­lis­mo, los ata­ques a la Tran­si­ción, la cri­sis ca­ta­la­na y el ‘Bre­xit’ son ejem­plos del ase­si­na­to so­cial del con­sen­so. Una po­li­tó­lo­ga bel­ga ya lo au­gu­ró en 2005 y na­die le hi­zo ca­so. Nos pre­gun­ta­mos qué ha su­ce­di­do en el mun­do y si, co­mo ya pro­nos­ti­can al­gu­nos es­tu­dios, pron­to se re­to­ma­rá el diá­lo­go y la po­lí­ti­ca del acuer­do en la era de las re­des so­cia­les

Los Pac­tos de la Mon­cloa (1977), el apo­yo a los Juegos Olím­pi­cos de Bar­ce­lo­na’92 o la Ley con­tra la vio­len­cia de gé­ne­ro (2004) fue­ron fru­to del con­sen­so po­lí­ti­co. Du­ran­te mu­cho tiem­po pre­su­mir de con­sen­so era co­mo te­ner un hijo gua­po o una Cham­pions Lea­gue en la vi­tri­na. Era sím­bo­lo de pres­ti­gio. Pro­nun­ciar es­ta pa­la­bra en cual­quier dis­cur­so re­mi­tía a eras glo­rio­sas de es­ta­dis­tas y progreso.

Pe­ro re­sul­ta que un día el con­sen­so se mu­rió (o lo ma­ta­ron).

Hoy es­tá de­mo­dé. A la es­pe­ra de que, co­mo la mú­si­ca de los 90, viva un re­vi­val.

El no­so­tros y ellos se ha ins­ta­la­do en la me­mo­ria co­lec­ti­va. Ya no es su­fi­cien­te ele­gir en­tre Mes­si o Cris­tiano, en­tre iz­quier­da o de­re­cha. La so­cie­dad es­tá ins­ta­la­da en una trin­che­ra tan pro­fun­da que pa­ra orien­tar­se se re­quie­re un GPS del ca­breo. Es la gue­rra de bloques. Glo­ba­li­za­ción con­tra es­ta­do-na­ción, po­pu­lis­tas con­tra par­ti­dos tra­di­cio­na­les, pen­sio­nis­tas con­tra mi­llen­nials, in­de­pen­den­tis­tas con­tra cons­ti­tu­cio­na­lis­tas... Y así to­do el ra­to.

«Los pa­rá­me­tros que en­ten­día­mos has­ta aho­ra co­mo ejes po­lí­ti­cos y que nos pa­re­cían irre­nun­cia­bles han cam­bia­do por com­ple­to», re­co­no­ce el con­sul­tor po­lí­ti­co An­to­ni Gutiérrez-Ru­bí.

Ha­ce 20 años los po­lí­ti­cos se ador­na­ban tan­to de con­sen­so co­mo cuan­do be­sa­ban be­bés en mí­ti­nes o du­ran­te el po­sa­do ve­ra­nie­go. Era una es­tra­te­gia ren­ta­ble. Bill Clin­ton, Tony Blair, Ger­hard Schrö­der y el Az­nar de la pri­me­ra le­gis­la­tu­ra apos­ta­ron por un prag­ma­tis­mo que de­ja­ba en se­gun­do plano a la ideo­lo­gía. Hi­cie­ron que la gen­te unie­ra los con­cep­tos de pre­vi­si­bi­li­dad con el de «go­bierno es­ta­ble». To­dos fue­ron re­ele­gi­dos. La ven­ta del con­sen­so da­ba vo­tos. La so­cial­de­mo­cra­cia y el li­be­ra­lis­mo se di­fu­mi­na­ban por el alien­to del cen­tris­mo. En los tiem­pos de es­ta

dic­ta­du­ra del cen­tro re­for­mis­ta, Do­nald Trump ha­cía ca­meos en El prín­ci­pe

de Bel-Air y só­lo se acer­ca­ba a la Ca­sa Blan­ca en un ca­pí­tu­lo de Los Sim­pson.

Un par­ti­do tan re­si­dual co­mo el UKIP bri­tá­ni­co so­ña­ba con lle­gar a cua­tro eu­ro­dipu­tados y no ima­gi­na­ba que se­ría el de­to­nan­te de la ma­yor cri­sis de la Unión Eu­ro­pea aban­de­ran­do el Bre­xit. En Es­pa­ña, los fun­da­do­res de Po­de­mos te­nían ac­né y, de exis­tir; Vox en lu­gar de lle­nar de sim­pa­ti­zan­tes el pa­sa­do fin de se­ma­na la pla­za de to­ros de Vis­ta­le­gre, ha­bría or­ga­ni­za­do una ca­pea pa­ra cua­tro ami­gos.

Na­die ima­gi­na­ba que, en 2018, las so­cie­da­des oc­ci­den­ta­les es­ta­rían tan di­vi­di­das. Bueno, con una ex­cep­ción. Des­de su pla­za en la Uni­ver­si­dad de West­mins­ter, una po­li­tó­lo­ga bel­ga lla­ma­da Chan­tal Mouf­fe es­cri­bió en 2005 un li­bro que ca­si na­die le­yó y quie­nes lo hi­cie­ron lo ta­cha­ron de alar­mis­ta. Se ti­tu­la­ba

En torno a lo po­lí­ti­co y en él se atre­vió a desafiar el fu­tu­ro de la Ter­ce­ra Vía del so­ció­lo­go in­glés Ant­hony Gid­dens, co­ro­na­do co­mo gu­rú gra­cias a la ter­ce­ra vic­to­ria con­se­cu­ti­va de su pu­pi­lo Tony Blair.

Pa­ra Mouf­fe, la de­mo­cra­cia re­que­ría de po­los opues­tos con los que la gen­te pu­die­ra iden­ti­fi­car­se. Es­tas con­di­cio­nes la­ten­tes en la ciu­da­da­nía iban a desem­bo­car en un boom de los de­ma­go­gos, en el has­tío por los par­ti­dos tra­di­cio­na­les y en un nue­vo na­cio­na­lis­mo. «Se ha de­mos­tra­do que to­do lo que di­je ha pa­sa­do», de­cla­ró, or­gu­llo­sa, Mouf­fe, en una re­cien­te en­tre­vis­ta en el dia­rio The Guar­dian.

Una de las ca­rac­te­rís­ti­cas de la po­la­ri­za­ción es que na­da es in­to­ca­ble. En Es­pa­ña, la Cons­ti­tu­ción vi­gen­te y la Tran­si­ción, an­ta­ño pa­ra­dig­mas emo­cio­na­les del con­sen­so, ya han si­do cues­tio­na­das. De ejem­plar ca­mino ha­cia la de­mo­cra­cia al «ré­gi­men oli­gár­qui­co del 78» co­mo lo de­no­mi­nó Pa­blo Igle­sias o una cons­ti­tu­ción «aus­pi­cia­da y sus­cri­ta por fas­cis­tas» en pa­la­bras de Ga­briel Ru­fián, dipu­tado de ERC.

Lo que an­tes era dis­cre­pan­cia, hoy es vis­ce­ra­li­dad. Una si­tua­ción que pro­vo­ca es­tu­por en la ge­ne­ra­ción an­te­rior, que de­fien­de los lo­gros del pa­sa­do co­mo un va­lor a res­pe­tar. «El con­sen­so que hoy se cri­ti­ca nos per­mi­tió en­trar en la Unión Eu­ro­pea» (Fe­li­pe Gon­zá­lez). «No pa­re­ce que aho­ra ha­ya un am­bien­te pa­ra el con­sen­so» (Jo­sé Ma­ría Az­nar). «No es­toy se­gu­ro de en­ten­der la po­lí­ti­ca que se ha­ce hoy» (Tony Blair). Es un re­fle­jo del des­con­cier­to de una vie­ja guar­dia que nun­ca ima­gi­nó el te­rri­ble des­gas­te que su­fri­rían sus par­ti­dos en tan po­co tiem­po.

Re­sul­ta cu­rio­so que los es­pa­ño­les ape­len en las en­cues­tas a pac­tos cuan­do sus vo­tos es­tán ca­da vez más po­la­ri­za­dos. «Con­sen­so se ha con­ver­ti­do en una

pa­la­bra hue­ca que con­tra­di­ce lo que en el fon­do quie­ren los elec­to­res, que no es­tán pre­mian­do a quien bus­ca acuer­dos sino a quie­nes se ra­di­ca­li­zan», opi­na Da­niel In­ne­ra­rity, profesor de Fi­lo­so­fía Po­lí­ti­ca de la Uni­ver­si­dad del País Vas­co y di­rec­tor del ins­ti­tu­to Go­ber­nan­za De­mo­crá­ti­ca.

La con­tra­dic­ción en­tre lo que mu­cha gen­te di­ce desear y lue­go vo­ta pa­re­ce ha­ber re­es­cri­to el vie­jo es­lo­gan mo­nár­qui­co: «¡El con­sen­so ha muer­to! ¡Viva el

con­sen­so!». Es­to des­ve­la un pro­ble­ma al que se en­fren­tan las de­mo­cra­cias: equi­li­brar el acuer­do y el desacuer­do. Pa­ra In­ne­ra­rity, és­te úl­ti­mo es muy con­ser­va­dor, lo que fa­vo­re­ce más el sta­tus quo.

Den­tro de es­te es­ta­do de ex­ci­ta­ción per­ma­nen­te hay un fac­tor que ha coin­ci­di­do con la muer­te del con­sen­so y cu­ya res­pon­sa­bi­li­dad to­da­vía no ha si­do ca­li­bra­da. Na­die sa­be muy bien aún si las re­des so­cia­les han trans­for­ma­do nues­tra for­ma de pen­sar. O, sim­ple­men­te, son el al­ta­voz de al­go que ya se es­ta­ba ges­tan­do tiem­po atrás.

En Twit­ter, por ci­tar a la más be­li­ge­ran­te, el con­sen­so flo­ta co­mo un ca­dá­ver ex­qui­si­to. Aquí, al igual que en Fa­ce­book, se vi­ra­li­zan las fa­ke news y la co­mu­ni­ca­ción po­lí­ti­ca se ha trans­for­ma­do con un ac­ce­so al vo­tan­te sin pre­ce­den­tes.

Pa­ra Mac Ar­ge­mí, ex­per­to en Co­mu­ni­ca­ción y Tec­no­lo­gía, las re­des ade­más de po­ner en con­tac­to a las mi­no­rías, per­mi­ten que aflo­ren a la es­fe­ra pú­bli­ca vi­sio­nes de la reali­dad que di­fie­ren de lo que es per­ci­bi­do co­mo opi­nión ma­yo­ri­ta­ria. «En es­te sen­ti­do fun­cio­nan co­mo me­dios de con­fir­ma­ción, más que co­mo me­dios de co­mu­ni­ca­ción».

Co­mo con­se­cuen­cia de es­te com­por­ta­mien­to, des­apa­re­cen los cos­tes de que­dar fue­ra del con­sen­so. An­tes ex­pre­sar una opi­nión mi­no­ri­ta­ria po­día mo­les­tar o in­clu­so ser pe­na­li­za­do, aho­ra no. «Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, las re­des mues­tran que la so­cie­dad es más plu­ral de lo

que pen­sá­ba­mos, aun­que tam­bién pue­den re­for­zar ac­ti­tu­des po­la­ri­za­das de un mo­do más efi­caz», ex­pli­ca Ar­ge­mí.

Lo com­pli­ca­do es sa­ber si jun­tan­do la reali­dad fí­si­ca y vir­tual es po­si­ble aven­tu­rar si la mor­ta­ja del con­sen­so pue­de ser re­su­ci­ta­da pró­xi­ma­men­te. In­ne­ra­rity con­si­de­ra que las ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas juegan un pa­pel fun­da­men­tal en el asen­ta­mien­to de los há­bi­tos que per­mi­ten el buen fun­cio­na­mien­to del jue­go de­mo­crá­ti­co. La so­cie­dad fa­vo­re­ce un ti­po de frag­men­ta­ción so­cial que es la an­te­sa­la de la po­la­ri­za­ción po­lí­ti­ca. Y mu­chos de los pre­jui­cios se ges­tan, en­tre otros am­bien­tes, en el co­le­gio.

En es­te sen­ti­do, es in­tere­san­te es­tu­diar lo que su­ce­de en la ma­yor po­ten­cia mun­dial, po­la­ri­za­da por el

trum­pis­mo. Sa­rah Stitz­len, pro­fe­so­ra en la Uni­ver­si­dad de Cin­cin­na­ti es­tu­dia es­te fe­nó­meno en la edu­ca­ción pú­bli­ca es­ta­dou­ni­den­se. Sus con­clu­sio­nes mues­tran un cu­rio­so da­to: las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes pa­re­cen me­nos be­li­ge­ran­tes. «Di­ver­sos es­tu­dios so­bre apren­di­za­je y par­ti­ci­pa­ción cí­vi­ca apun­tan que tan­to los

mi­llen­nials co­mo la Ge­ne­ra­ción Z [na­ci­dos a par­tir de 1994] quie­ren re­cu­pe­rar la po­lí­ti­ca del con­sen­so. Hay mu­chos que res­pon­sa­bi­li­zan a los lí­de­res y a los me­dios de ale­jar a la ciu­da­da­nía de una po­lí­ti­ca en la que los pro­ble­mas se re­suel­ven con el pac­to», ex­pli­ca Stitz­len por email.

Si los más jó­ve­nes pien­san es­to, hay que pre­gun­tar­se qué po­dría des­en­ca­de­nar un cam­bio. Pa­ra Gutiérrez-Ru­bí una de las cau­sas de la po­la­ri­za­ción en la po­lí­ti­ca pue­de ser a su vez su va­cu­na. Si la cri­sis fue la ge­ne­ra­do­ra de frus­tra­cio­nes, las re­ce­tas mi­la­gro­sas de los po­pu­lis­mos ten­drán un efec­to re­bo­te cuan­do és­tas no se pue­dan cum­plir.

Por el mo­men­to no apa­re­cen fi­gu­ras dis­pues­tas a asu­mir los cos­tes del con­sen­so o al me­nos si las hay, na­die les pres­ta mu­cha aten­ción. Que­dan le­jos el éxi­to de per­fi­les co­mo el de Le­vi Esk­hol (1895-1969), pri­mer mi­nis­tro de Is­rael y fa­mo­so por su ob­se­sión en la bús­que­da de acuer­dos. Co­mo re­cuer­da In­ne­ra­rity en su li­bro La po­lí­ti­ca en tiem­pos de la in­dig­na­ción

(Ed. Ga­la­xia Gu­ten­berg) cuan­do se le pre­gun­ta­ba a es­te po­lí­ti­co si que­ría té o ca­fé, con­tes­ta­ba: «Mi­tad y mi­tad».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.