El es­ta­fa­dor al que des­pi­dió otro es­ta­fa­dor

Ope­ra­ción con­tra el due­ño de iDen­tal pa­ra evi­tar otra fran­qui­cia den­tal frau­du­len­ta

El Mundo - - ECONOMÍA -

La vi­da de Luis Sans, a sus ya ca­si 49 años, es una his­to­ria de re­in­ci­den­cias y hui­das. Ayer, le de­tu­vo la Udef (Uni­dad de De­lin­cuen­cia Eco­nó­mi­ca y Fis­cal) de la Po­li­cía Na­cio­nal co­mo ca­be­ci­lla de la red que per­pe­tró la es­ta­fa ma­si­va de iDen­tal y de la tra­ma que pre­pa­ra­ba otro ti­mo si­mi­lar, lla­ma­do Ins­ti­tu­tos Odon­to­ló­gi­cos.

Pe­ro es que, ade­más, a Luis Sans lo des­pi­die­ron de otra red que ter­mi­nó en es­ta­fa: la de Vi­tal­dent. Se po­dría de­cir que el es­ta­fa­dor de Vi­tal­dent echó al es­ta­fa­dor de iDen­tal. Los ca­sos, hay que ma­ti­zar, no son pa­re­ci­dos más que en el ni­cho de ne­go­cio y la coin­ci­den­cia de al­gu­nos de­li­tos.

En el ca­so de Vi­tal­dent, don­de Luis Sans fue di­rec­tor ge­ne­ral, la es­ta­fa se per­pe­tró al era­rio y a la pro­pia em­pre­sa, por­que Er­nes­to Col­man, el pro­pie­ta­rio, es­tá acu­sa­do de apro­piar­se de di­ne­ro, blan­quear, etc. En el ca­so de iDen­tal, Luis Sans es sos­pe­cho­so no só­lo de ha­ber co­me­ti­do de­li­tos si­mi­la­res, sino tam­bién de una es­ta­fa a «mi­les, si no de­ce­nas de mi­les» de clien­tes, co­mo ya re­fle­ja­ba el juez Jo­sé de la Ma­ta en un au­to del pa­sa­do ju­lio. Otra di­fe­ren­cia es que mien­tras Vi­tal­dent se ha sal­va­do co­mo ne­go­cio, só­lo que con nue­vos due­ños y ad­mi­nis­tra­do­res, iDen­tal ter­mi­nó ce­rra­da.

Sans ha­bía si­do di­rec­tor ge­ne­ral del gru­po Vi­tal­dent has­ta apro­xi­ma­da­men­te 2010, cuan­do Col­man le des­pi­dió, al igual que a su her­ma­na Glo­ria, que tra­ba­ja­ba en el de­par­ta­men­to de Re­cur­sos Hu­ma­nos. Que­da la du­da de si ya fue en­ton­ces cuan­do vio las opor­tu­ni­da­des del ne­go­cio de mon­tar fran­qui­cias de odon­to­lo­gía y en­ga­ñar al per­so­nal.

Sans se de­fi­ne a sí mis­mo en su web co­mo «em­pre­sa­rio, con­fe­ren­cian­te y coach em­pre­sa­rial», y di­ce que es «ex­per­to en re­flo­tar e im­pul­sar gran­des em­pre­sas». De su pa­so en 2013 por In­te­re­co­no­mía, ha­ce una re­fle­xión: «Apren­dí que de­be­mos dar por aca­ba­dos los pro­yec­tos a tiem­po, por­que si no ellos aca­ban con­ti­go».

La Au­dien­cia Na­cio­nal se ha he­cho car­go de es­te ca­so de es­ta­fas ma­si­vas des­pués de que hu­bie­ra de­ce­nas de pro­ce­di­mien­tos abier­tos por to­da Es­pa­ña. Pe­ro lo preo­cu­pan­te es que en ple­na ins­truc­ción de es­ta cau­sa, Sans y sus cóm­pli­ces ha­bían mon­ta­do otra ca­de­na, Ins­ti­tu­tos Odon­to­ló­gi­cos, con más de 25 cen­tros por to­do el país pe­ro, so­bre to­do, en Ca­ta­lu­ña.

La Udef, ba­jo las ór­de­nes del juez, ac­tuó ayer con la de­ten­ción de 10 per­so­nas pa­ra im­pe­dir que se re­pi­tie­ra la es­ta­fa. Hay que re­cor­dar que en el ca­so de iDen­tal la ma­la ca­li­dad de los ser­vi­cios y ma­te­ria­les uti­li­za­dos ha pro­vo­ca­do re­cla­ma­cio­nes y pro­ble­mas a mi­les de clien­tes. En oca­sio­nes, los tra­ta­mien­tos no se ter­mi­na­ban por­que los pa­cien­tes se en­con­tra­ban la clí­ni­ca ce­rra­da. Es lla­ma­ti­vo el ca­so de un hom­bre en Cas­te­llón al que de­ja­ron pues­tos unos tor­ni­llos en la bo­ca en vez de dien­tes.

Ya hu­bo 11 juz­ga­dos que an­tes de ve­rano se in­hi­bie­ron a fa­vor de la Au­dien­cia Na­cio­nal, por tra­tar­se de de­li­tos co­me­ti­dos en to­do el te­rri­to­rio. Aun­que el su­ma­rio es se­cre­to y no ha tras­cen­di­do mu­cha in­for­ma­ción, la Di­rec­ción Ge­ne­ral de la Po­li­cía co­mu­ni­có ayer que la ope­ra­ción se lla­ma Apo­lo­nia y que se han blo­quea­do y em­bar­ga­do vehícu­los de los de­te­ni­dos, pro­pie­da­des y pro­duc­tos fi­nan­cie­ros en más de 30 ban­cos na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les. Los de­li­tos in­ves­ti­ga­dos son es­ta­fa con­ti­nua­da, apro­pia­ción in­de­bi­da, fal­se­dad do­cu­men­tal, ad­mi­nis­tra­ción frau­du­len­ta, blan­queo de ca­pi­ta­les y al­za­mien­to de bie­nes.

Ha si­do du­ran­te el trans­cur­so de la in­ves­ti­ga­ción del frau­de de iDen­tal cuan­do se des­cu­brió que Sans es­ta­ba in­ten­tan­do re­pe­tir la ope­ra­ti­va con los Ins­ti­tu­tos Odon­to­ló­gi­cos y, por eso, se han pre­ci­pi­ta­do las de­ten­cio­nes. Ayer se es­tu­vie­ron rea­li­zan­do re­gis­tros en Boa­di­lla del Mon­te (Ma­drid) y Alicante.

E. M.

Luis Sans, ca­be­ci­lla de la tra­ma des­man­te­la­da ayer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.