Los úl­ti­mos pa­sos de Khas­hog­gi an­tes de des­va­ne­cer­se su ras­tro

Las cla­ves del es­cán­da­lo que ase­me­jan el ca­so a un ‘th­ri­ller’

El Mundo - - MUNDO - TE­RE­SA ABUR­TO

La des­apa­ri­ción del pe­rio­dis­ta sau­dí Ya­mal Khas­hog­gi se ha con­ver­ti­do en un mis­te­rio ca­si de pe­lí­cu­la. Tan­to los me­dios co­mo los in­ves­ti­ga­do­res se es­fuer­zan por re­cons­truir pa­so a pa­so los úl­ti­mos mo­vi­mien­tos de Khas­hog­gi, des­de que es ci­ta­do por el con­su­la­do el mis­mo día de su des­apa­ri­ción has­ta que en­tra al edi­fi­cio pa­ra no vol­ver a sa­lir.

CI­TA EN EL CON­SU­LA­DO.

El articulista pi­sa el con­su­la­do sau­dí en Es­tam­bul por pri­me­ra vez el vier­nes 28 de sep­tiem­bre. Khas­hog­gi, de 59 años, acu­de pa­ra re­co­ger un pa­pel ne­ce­sa­rio pa­ra su ma­tri­mo­nio con su pro­me­ti­da, de na­cio­na­li­dad tur­ca. Sin em­bar­go –y sin que ha­yan tras­cen­di­do los mo­ti­vos–, el con­su­la­do le co­mu­ni­ca que ten­drá que vol­ver de nue­vo. Ese fin de se­ma­na, el sau­dí lla­ma al con­su­la­do pa­ra de­cir que re­gre­sa­rá el mar­tes 2 de oc­tu­bre a com­ple­tar los trá­mi­tes.

FIN DE SE­MA­NA EN LON­DRES.

De acuer­do con The Was­hing­ton

Post, el pe­rio­dis­ta via­ja a Lon­dres ese fin de se­ma­na pa­ra im­par­tir una con­fe­ren­cia re­la­cio­na­da con el mun­do ára­be. Con­cre­ta­men­te se ha­bría alo­ja­do en el Ho­tel Am­bas­sa­dors, en el cen­tro de la ciu­dad. El lu­nes día 1, Khas­hog­gi re­gre­sa a Es­tam­bul por la tar­de, tras al­mor­zar con dos ami­gos en Lon­dres. Du­ran­te la co­mi­da, se­gún de­cla­ra­cio­nes de uno de los co­men­sa­les que re­co­ge el New York

Ti­mes, se ha­bla de una co­lum­na fir­ma­da por Khas­hog­gi en la que cri­ti­ca la fal­ta de li­ber­tad de ex­pre­sión en el mun­do ára­be y en la que apun­ta que «to­dos tie­nen mie­do». Du­ran­te el en­cuen­tro, Khas­hog­gi no co­men­ta na­da a sus amis­ta­des so­bre su vi­si­ta al con­su­la­do del día si­guien­te.

EN­TRE­GA DE TE­LÉ­FO­NOS.

A las 3:13 de la ma­dru­ga­da del día de au­tos ate­rri­za en el ae­ro­puer­to de Ata­turk en Es­tam­bul pro­ce­den­te de Riad un avión pri­va­do con nue­ve miem­bros de la In­te­li­gen­cia sau­dí. De acuer­do con el dia­rio tur­co Sa­bah, el apa­ra­to per­te­ne­cía a Sky Pri­me Avia­tion Ser­vi­ces, una com­pa­ñía de vue­los chár­ter con se­de en Riad pró­xi­ma al Go­bierno sau­dí. Los sau­díes (a los que se les uni­rán otros seis, sien­do fi­nal­men­te un es­cua­drón de 15 hom­bres) re­ser­van ha­bi­ta­cio­nes pa­ra tres no­ches en ho­te­les cer­ca­nos al con­su­la­do. Sin em­bar­go, abandonan sus alo­ja­mien­tos ho­ras más tar­de. A las 13:14, Khas­hog­gi acu­de pun­tual a su ci­ta en el con­su­la­do y en­tra en el edi­fi­cio, no sin an­tes en­tre­gar sus dos te­lé­fo­nos a su pro­me­ti­da, Ha­ti­ce Cen­giz, y pe­dir­le que bus­ca­ra ayu­da en ca­so de que no lle­ga­se a sa­lir de nue­vo. Las imá­ge­nes de las cá­ma­ras de se­gu­ri­dad del con­su­la­do mues­tran a Cen­giz es­pe­ran­do a las puer­tas.

SIN CÁ­MA­RAS.

A las 16:00 ho­ras, se­gún Sa­bah, seis vehícu­los abandonan el edi­fi­cio lle­van­do a la de­le­ga­ción de la In­te­li­gen­cia sau­dí, des­pués de ha­ber pa­sa­do cua­tro ho­ras en el edi­fi­cio. Otros dos co­ches se di­ri­gen a la re­si­den­cia del cón­sul sau­dí, pró­xi­ma al con­su­la­do. Se­gún los in­ves­ti­ga­do­res tur­cos, que dan por he­cho el ase­si­na­to del crí­ti­co, en el in­te­rior de esos vehícu­los iría su ca­dá­ver. Ese mar­tes se pro­du­cen dos he­chos sos­pe­cho­sos: el con­su­la­do da el día li­bre a sus em­plea­dos y sus cá­ma­ras de se­gu­ri­dad de­ja­ron de fun­cio­nar.

AFP

Arri­ba, Khas­hog­gi en­tran­do al con­su­la­do. Aba­jo, el es­cua­drón sau­dí.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.