La lar­ga mano de MBS

El Mundo - - OPINIÓN - POR IÑA­KI GIL

MBS es el acró­ni­mo de Moha­med bin Sal­man, el prín­ci­pe he­re­de­ro de Ara­bia Sau­dí. El hom­bre fuer­te del reino. Un re­for­ma­dor. Su lar­ga mano, di­cen, es­tá de­trás de la des­apa­ri­ción de un pe­rio­dis­ta muy in­flu­yen­te. Un ca­so mis­te­rio­so que pue­de oca­sio­nar una cri­sis di­plo­má­ti­ca.

La víc­ti­ma. Se lla­ma(ba) Ja­mal Khas­hog­gi. Nie­to del mé­di­co per­so­nal del rey Ab­du­la­ziz, fun­da­dor del reino sau­dí. Tra­ba­jó con el prín­ci­pe Al­wa­leed bin Ta­lal, de­te­ni­do en 2017. Y fue je­fe de pren­sa del prín­ci­pe Tur­ki al Fai­sal cuan­do és­te era el je­fe del ser­vi­cio de In­te­li­gen­cia. Di­ri­gió el dia­rio ‘Al Wa­tan’. 1,6 mi­llo­nes de se­gui­do­res en Twit­ter. Crí­ti­co con MBS, aun­que ad­mi­tía los avan­ces aus­pi­cia­dos por él. Tu­vo que de­jar de es­cri­bir en Ara­bia.

Por eso, se ins­ta­ló en EEUU y era co­lum­nis­ta del ‘The Was­hing­ton Post’.

Los he­chos. Khas­hog­gi lle­gó el 2 de oc­tu­bre a las 13:30 al con­su­la­do sau­dí en Es­tam­bul (Tur­quía). Le acom­pa­ña­ba su pro­me­ti­da tur­ca, Hat­ti­ce. Te­nía ci­ta pa­ra ob­te­ner los pa­pe­les del di­vor­cio de su es­po­sa sau­dí que re­si­de en el reino. Los ne­ce­si­ta­ba pa­ra ca­sar­se con Hat­ti­ce. És­ta de­cla­ró que le de­jó sus dos mó­vi­les y que en­tró en el edi­fi­cio «in­quie­to». Le es­pe­ró has­ta me­dia no­che. Pe­ro no le vio sa­lir. De he­cho, na­die le ha vuel­to a ver.

Las sos­pe­chas. El prín­ci­pe MBS de­cla­ró a ‘Bloom­berg’ que sa­lió del con­su­la­do al po­co de en­trar y que su país no tie­ne «na­da que ocul­tar». Pe­ro va­rios he­chos pue­den de­jar­le en mal lu­gar. Pa­ra em­pe­zar, el día de au­tos to­dos los em­plea­dos tur­cos del con­su­la­do re­ci­bie­ron or­den de co­ger­se el día li­bre. Sin preavi­so. Las au­to­ri­da­des tur­cas sos­pe­chan de seis co­ches que sa­lie­ron del con­su­la­do. El mis­mo día, 15 sau­díes ate­rri­za­ron en Es­tam­bul en dos ‘jets’ de una com­pa­ñía que los al­qui­la con fre­cuen­cia el Go­bierno de Riad. Y, por la no­che,

la co­mi­ti­va en­fi­ló ha­cia el ae­ro­puer­to y vo­ló al Cai­ro y Du­bai aun­que el des­tino fi­nal era Riad. La Po­li­cía tur­ca cree que se lle­va­ron las gra­ba­cio­nes de las cá­ma­ras de se­gu­ri­dad. Y a Khas­hog­gi. Vi­vo o muerto. ‘The New York Ti­mes’ ci­ta­ba a fuen­tes po­li­cia­les tur­cas pa­ra afir­mar que lo ma­ta­ron en el con­su­la­do, lo des­cuar­ti­za­ron y se lle­va­ron los res­tos. «Es co­mo ‘Pulp Fic­tion’».

El ca­so ha ten­sa­do las re­la­cio­nes en­tre Tur­quía y Ara­bia. Ur­ge que MBS se ex­pli­que. Bien es­tá au­to­ri­zar el ci­ne. Pe­ro ju­gar a ‘Pulp Fic­tion’ con un di­si­den­te no es ad­mi­si­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.