«Za­pa­te­ro es un en­cu­bri­dor de la dic­ta­du­ra de Ma­du­ro, ¿qué es lo que le mo­ti­va?»

El di­rec­tor de Human Rights Watch en Amé­ri­ca cues­tio­na al ex pre­si­den­te es­pa­ñol por su de­fen­sa del ré­gi­men ve­ne­zo­lano

El Mundo - - PORTADA - DA­NIEL LO­ZANO

Du­ra acu­sa­ción de la ONG con­tra Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro el mis­mo día que el mi­nis­tro Bo­rrell se des­mar­ca de él.

«El Go­bierno ve­ne­zo­lano tie­ne que dar ex­pli­ca­cio­nes al mun­do co­mo ten­dría que ha­cer cual­quier país an­te un acon­te­ci­mien­to así. Nor­mal­men­te la gen­te no se ti­ra por la ven­ta­na», in­sis­tió ayer Jo­sep Bo­rrell, mi­nis­tro es­pa­ñol de Asun­tos Ex­te­rio­res. De es­ta for­ma, el Go­bierno de Pe­dro Sánchez no só­lo man­tie­ne su pre­sión pa­ra que se reali­ce una investigación in­de­pen­dien­te tras la sos­pe­cho­sa muer­te el lu­nes pa­sa­do del con­ce­jal opo­si­tor Fernando Al­bán en la se­de del Ser­vi­cio Bo­li­va­riano de In­te­li­gen­cia (Se­bin). Tam­bién se des­mar­ca cla­ra­men­te de la pos­tu­ra ex­hi­bi­da por Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro, par­ti­da­rio de que se «res­pe­te el es­que­ma ins­ti­tu­cio­nal» y que sea el fiscal de la re­vo­lu­ción quien in­ves­ti­gue el ca­so.

«No te­ne­mos na­da con­tra la ac­tua­ción de la Fis­ca­lía ve­ne­zo­la­na, pe­ro cree­mos que es­te ca­so en par­ti­cu­lar ne­ce­si­ta una investigación de ca­rác­ter in­de­pen­dien­te», sub­ra­yó Bo­rrell, quien hi­zo hin­ca­pié en que trae «re­cuer­dos de otros tiem­pos», en alu­sión a la muer­te del es­tu­dian­te an­ti­fran­quis­ta En­ri­que Ruano en 1969, un su­ce­so que es­po­leó la lucha del PSOE en tiem­pos de la dic­ta­du­ra del ge­ne­ral Fran­cis­co Fran­co.

Las úl­ti­mas de­cla­ra­cio­nes han cal­dea­do aún más el am­bien­te en con­tra de Za­pa­te­ro, quien en sep­tiem­bre sor­pren­dió al país al afir­mar que las sanciones eco­nó­mi­cas con­tra el cha­vis­mo han pro­vo­ca­do la diás­po­ra ve­ne­zo­la­na, una te­sis in­sos­te­ni­ble se­gún ex­per­tos mi­gra­to­rios y or­ga­ni­za­cio­nes hu­ma­ni­ta­rias.

«Za­pa­te­ro ha si­do un ex­ce­len­te en­cu­bri­dor de la dic­ta­du­ra de Ma­du­ro. Con cual­quier ar­gu­men­to, in­clu­so los más in­ve­ro­sí­mi­les. ¿Qué lo mo­ti­va­rá?», cues­tio­nó Jo­sé Mi­guel Vi­van­co, di­rec­tor de Human Rights Watch pa­ra el con­ti­nen­te ame­ri­cano.

El grupo par­la­men­ta­rio 16 de julio, ala más ra­di­cal de la opo­si­ción, exi­gi­rá a la Asam­blea Nacional que le de­cla­re co­mo per­so­na non gra­ta en la pró­xi­ma se­sión. Pe­ro la cen­su­ra no es ex­clu­si­va del grupo más pró­xi­mo a la di­ri­gen­te con­ser­va­do­ra Ma­ría Co­ri­na Ma­cha­do, ya que va in­clu­so has­ta el cha­vis­mo crí­ti­co y a los par­ti­dos pro­gre­sis­tas de la Uni­dad De­mo­crá­ti­ca, co­mo La Cau­sa R.

La cues­tión es que la Fis­ca­lía ya ha ade­lan­ta­do su pe­cu­liar investigación, re­afir­man­do la te­sis ofi­cial del sui­ci­dio, pa­ra la que ade­más ha en­con­tra­do jus­ti­fi­ca­ción en los 2.084 ví­deos que ase­gu­ran ha­ber en­con­tra­do en el te­lé­fono móvil de Al­bán. «Es­to pu­die­ra ex­pli­car la con­duc­ta la­men­ta­ble de aten­tar con­tra su vi­da», aven­tu­ró el fiscal Ta­rek Wi­lliam Saab, nom­bra­do de for­ma ile­gal el año pa­sa­do por la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te cum­plien­do ór­de­nes pre­si­den­cia­les. Me­dios cha­vis­tas han des­li­za­do que en­tre los ví­deos por­no­grá­fi­cos en­con­tra­dos tam­bién ha­bría «prác­ti­cas de pe­dofi­lia», con lo que ahon­dan aún más si ca­be las sos­pe­chas que ro­dean el ca­so.

«No ha­brá ba­su­ra ofi­cia­lis­ta que pue­da des­truir lo que re­pre­sen­tas­te pa­ra tu fa­mi­lia, pa­ra no­so­tros y pa­ra to­dos aque­llos que co­no­cie­ron tu tra­ba­jo so­cial», res­pon­dió Henrique Ca­pri­les, com­pa­ñe­ro de Al­bán en el par­ti­do Pri­me­ro Jus­ti­cia.

In­ves­ti­ga­cio­nes pe­rio­dís­ti­cas y las de­nun­cias de Lui­sa Or­te­ga, fiscal re­bel­de exi­lia­da en Bo­go­tá, y de an­ti­guos fun­cio­na­rios de la mor­gue ca­ra­que­ña sos­tie­nen que Al­bán fa­lle­ció mien­tras era tor­tu­ra­do en el Se­bin, prác­ti­ca ha­bi­tual de la po­li­cía po­lí­ti­ca, se­gún han he­cho pú­bli­co de for­ma reite­ra­da ex presos po­lí­ti­cos y or­ga­nis­mos de de­re­chos hu­ma­nos.

Has­ta 65 or­ga­ni­za­cio­nes no gu­ber­na­men­ta­les han coin­ci­di­do en la exi­gen­cia de que sea un or­ga­nis­mo in­ter­na­cio­nal el en­car­ga­do de in­ves­ti­gar el ca­so, «por­que existen du­das ra­zo­na­bles so­bre las con­di­cio­nes en que ocu­rrió el fa­lle­ci­mien­to y la au­sen­cia de or­ga­nis­mos con­fia­bles e in­de­pen­dien­tes den­tro de Ve­ne­zue­la». La úl­ti­ma pos­tu­ra de Za­pa­te­ro coin­ci­de ple­na­men­te con la ex­pre­sa­da has­ta aho­ra por el cha­vis­mo.

El Go­bierno es­pa­ñol pi­de «ex­pli­ca­cio­nes» a Ca­ra­cas por el ‘sui­ci­dio’ de Al­bán

Con­tra­di­ce al ex lí­der so­cia­lis­ta al abo­gar por una investigación «in­de­pen­dien­te»

JA­VIER SO­RIANO / AFP

El mi­nis­tro es­pa­ñol de Ex­te­rio­res, Jo­sep Bo­rrell, con­ver­sa con su ho­mó­lo­go bra­si­le­ño, Aloy­sio Nu­nes, an­tes de su reunión, ayer, en Ma­drid.

EFE

El ex pre­si­den­te Za­pa­te­ro, jun­to a ni­col´sa Ma­du­ro el pa­sa­do mes de ma­yo, en Ca­ra­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.