Las tram­pas del acuer­do

Sánchez y Po­de­mos ocul­tan en el pac­to la par­te im­po­pu­lar, in­flan los in­gre­sos y dan un em­pu­jón a la des­ace­le­ra­ción

El Mundo - - ESPAÑA - CARLOS SE­GO­VIA

Lle­va­ban ne­go­cian­do des­de agos­to, pe­ro tal fue la im­pro­vi­sa­ción fi­nal, que la mi­nis­tra de Ha­cien­da, Ma­ría Jesús Mon­te­ro, tu­vo que te­le­fo­near avan­za­da la no­che a di­ver­sos al­tos car­gos pa­ra in­ten­tar ca­li­brar el cos­te de lo que es­ta­ba acep­tan­do el pre­si­den­te Pe­dro Sánchez en su reunión si­mul­tá­nea con Pa­blo Igle­sias. Los úl­ti­mos es­co­llos fue­ron el au­men­to del Sa­la­rio Mí­ni­mo In­ter­pro­fe­sio­nal, que vul­ne­ra el pac­to al­can­za­do por los pro­pios agen­tes so­cia­les en 2017; y la po­lí­ti­ca de vi­vien­da, que va a di­sua­dir a em­pre­sas y par­ti­cu­la­res de po­ner pi­sos a al­qui­ler, por el ries­go de ver­se obli­ga­dos a pro­rro­gar con­tra­tos has­ta siete años al in­qui­lino.

El do­cu­men­to de 50 pá­gi­nas di­fun­di­do pre­sen­ta una tram­pa no­ta­ble ini­cial y es que des­glo­sa la vein­te­na de par­ti­das de gas­to que au­men­tan y no ha­ce lo mis­mo con los in­gre­sos es­ti­ma­dos. Es de­cir, se pro­me­te por ejem­plo au­men­tar los pre­su­pues­tos pa­ra vi­vien­da en unos 500 mi­llo­nes anua­les has­ta 2021, mien­tras que no se de­ta­lla cuán­to se ob­ten­drá de las distintas subidas de im­pues­tos. Se ofre­ce un au­men­to de gas­to se­gu­ro con in­cier­ta for­ma de com­pen­sar­lo pa­ra cua­drar las cuen­tas.

Al mar­gen del do­cu­men­to, Mon­te­ro sí hi­zo una es­ti­ma­ción de re­cau­da­ción que no en­ca­ja­ba con la que ofre­ció Igle­sias ni con el mar­ti­lla­zo de des­con­tar unos hi­po­té­ti­cos 1.100 mi­llo­nes que lle­ga­rán a la Se­gu­ri­dad So­cial vía subida del sa­la­rio mí­ni­mo. Es un pac­to en el que los pro­pios fir­man­tes leen ci­fras di­fe­ren­tes y ha­brá quien se ría, pe­ro se tra­ta de un do­cu­men­to con el mem­bre­te del Go­bierno de Es­pa­ña en la cuar­ta eco­no­mía del eu­ro y de­be­ría ser lo más só­li­do posible.

Otra de las tram­pas es la re­tó­ri­ca, que pre­sen­ta los úl­ti­mos siete años co­mo si no hu­bie­ra exis­ti­do nun­ca una re­ce­sión, ni pos­te­rior re­cu­pe­ra­ción en Es­pa­ña. De­fi­ne es­te pe­río­do histórico co­mo el de «siete años de re­cor­tes y as­fi­xia de los Go­bier­nos de Par­ti­do Po­pu­lar». Ob­via por ejem­plo que los re­cor­tes co­men­za­ron en 2010 y no por ca­pri­cho de Za­pa­te­ro, sino obli­ga­do pa­ra co­rre­gir la fies­ta pre­via de gas­to pú­bli­co de la que el PSOE ha per­di­do de­ma­sia­do pron­to la me­mo­ria. En las 50 pá­gi­nas del do­cu­men­to no apa­re­ce en ni una so­la oca­sión la pa­la­bra en­deu­da­mien­to, pe­se a que es la prin­ci­pal vul­ne­ra­bi­li­dad ac­tual de la eco­no­mía española, se­gún to­dos los or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les. El dé­fi­cit sí lo men­cio­na pe­ro pa­ra de­cir que los ayun­ta­mien­tos que no lo cum­plan se­rán au­to­ri­za­dos igual­men­te a au­men­tar per­so­nal.

En al­gu­nas par­ti­das de gas­to se con­sig­na to­da la ci­fra pa­ra sa­car pe­cho, co­mo el ca­so del Plan con­tra la Vio­len­cia de Gé­ne­ro en que se sub­ra­yan 220 mi­llo­nes, cuan­do en reali­dad, lo que hay son 20 mi­llo­nes más que con el PP. En cam­bio, en otras, co­mo el au­men­to de las pen­sio­nes con el IPC, só­lo fi­gu­ran los 704 mi­llo­nes que cos­ta­rá com­ple­tar la subida has­ta lle­gar a la in­fla­ción real y no los más de 2.000 mi­llo­nes que su­pon­drá en 2019 ir más allá del 0,25% pre­vis­to en la ley. Es un enor­me es­fuer­zo de gas­to es­truc­tu­ral sin que el Go­bierno y Po­de­mos ex­pli­quen se­ria­men­te có­mo equi­li­brar­lo. Afir­mar que van a llo­ver los mi­llo­nes apre­tan­do a las ren­tas más al­tas y a las gran­des em­pre­sas –que son las que más fá­cil­men­te pue­den reac­cio­nar mo­vien­do el dinero a otro si­tio– es di­fí­cil de creer.

Un in­gre­so más se­gu­ro se­ría el in­cre­men­to de la fis­ca­li­dad del dié­sel, pe­ro ahí el acuer­do lo men­cio­na de ta­pa­di­llo por im­po­pu­lar y qui­zá por ser do­ble­men­te fa­laz, ni deja fue­ra a la cla­se tra­ba­ja­do­ra, ni es una me­ra ar­ma con­tra la con­ta­mi­na­ción, por­que no se co­bra­rá a los ma­yo­res usua­rios, que son los trans­por­tis­tas.

La ayer, de nue­vo, des­apa­re­ci­da Na­dia Cal­vi­ño po­drá ale­gar, con to­da ra­zón, que el pac­to del PP con el PNV del pa­sa­do abril no era me­nos po­pu­lis­ta, pues­to que au­men­ta­ba el gas­to es­truc­tu­ral de las pen­sio­nes sin ex­pli­car con qué in­gre­sos fi­nan­ciar­lo. Pe­ro re­pe­tir e in­clu­so agra­var aquel error de Ra­joy com­pli­ca la ima­gen de sol­ven­cia de Es­pa­ña en el año en que el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo ha pro­me­ti­do en­ca­re­cer el pre­cio del dinero.

La tram­pa ma­yor es que Sánchez e Igle­sias pa­re­cen dis­fru­tar con su ope­ra­ción win win: si sa­le ade­lan­te el Pre­su­pues­to irán a las elec­cio­nes de 2019 con al­to gas­to pú­bli­co y, si no, po­drán cul­par al res­to de no ha­ber po­di­do ha­cer­lo. Pe­ro en eco­no­mía só­lo ge­ne­rar ex­pec­ta­ti­vas tie­ne con­se­cuen­cias reales. Si Sánchez du­dó has­ta el fi­nal en pro­me­ter 900 eu­ros de sa­la­rio mí­ni­mo es por­que sa­be que pue­de com­pli­car la crea­ción de em­pleo. El men­sa­je de más gas­to pú­bli­co y más im­pues­tos es un em­pu­jón a la ca­da vez más cla­ra des­ace­le­ra­ción y al pa­ro y la deu­da que en­ve­ne­nan la eco­no­mía española.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.