To­do lo que no se hi­zo en dos zo­nas de ries­go

Los ex­per­tos pi­den me­di­das de pre­ven­ción en pun­tos ca­ta­lo­ga­dos y con an­te­ce­den­tes

El Mundo - - ESPAÑA - EN­RI­QUE FUERIS

La pri­me­ra me­di­da de pre­ven­ción pa­re­ce­ría ob­via: no cons­truir por don­de pa­sa un to­rren­te. Si su­ce­de que la pla­ni­fi­ca­ción ur­ba­nís­ti­ca ha­ce ca­so omi­so a es­ta regla du­ran­te dé­ca­das, con­ven­dría po­ner en mar­cha mé­to­dos pa­ra mi­ti­gar po­si­bles da­ños. Y si ni si­quie­ra en­ton­ces se ac­túa, un di­lu­vio co­mo el del mar­tes tie­ne al­fom­bra ro­ja pa­ra aca­bar arra­san­do con to­do.

Los nú­cleos de Sant Llo­re­nç des Car­das­sar y de S’Illot se in­clu­yen en dos de los 10 pun­tos de Ma­llor­ca ca­ta­lo­ga­dos co­mo Áreas de Ries­go Po­ten­cial Sig­ni­fi­ca­ti­vo por Inun­da­ción (ARPSI), al es­tar afectados por los to­rren­tes de Ses Pla­nes y Ca n’Amer (es­te úl­ti­mo da nom­bre al cau­ce por el que dis­cu­rre el pri­me­ro). El Plan de Ges­tión de Ries­gos de Inun­da­ción de Ba­lea­res re­co­mien­da, sin éxito, unas

ac­tua­cio­nes pa­ra mi­ni­mi­zar ries­gos en los pun­tos que in­te­gran el ma­pa de pe­li­gro­si­dad, prin­ci­pal­men­te con la re­fo­res­ta­ción de las ri­be­ras y la me­jo­ra del dre­na­je.

Los ex­per­tos coin­ci­den en que pe­se a que los da­ños son inevitables en epi­so­dios co­mo los de ha­ce dos días, es ne­ce­sa­rio im­ple­men­tar me­di­das de pro­tec­ción que lle­van años pre­go­nán­do­se e ig­no­rán­do­se a par­tes igua­les. Má­xi­me en zo­nas que han vi­vi­do pre­ce­den­tes ca­si ge­me­los, co­mo es el ca­so.

Pe­dro Ro­ble­do, de­le­ga­do del Ins­ti­tu­to Geo­ló­gi­co y Mi­ne­ro de Es­pa­ña en Ba­lea­res (IGME), ex­pli­ca que la cos­tum­bre de ob­viar me­di­das pre­ven­ti­vas ne­ce­sa­rias no es ex­clu­si­va de Ba­lea­res. «En Es­pa­ña, en ge­ne­ral, se ha­ce po­co tra­ba­jo de pre­ven­ción, tan­to con las inun­da­cio­nes co­mo con las se­quía; los to­rren­tes es­tán su­cios por­que no hay un man­te­ni­mien­to con­ti­nuo».

Pa­ra el de­le­ga­do del IGME, es­tá cla­ro que «ha­ce fal­ta ade­cuar las in­fra­es­truc­tu­ras: en Ja­pón los edi­fi­cios es­tán adap­ta­dos a los te­rre­mo­tos por­que con­vi­ven con ellos». Una so­lu­ción, su­gie­re, po­dría pa­sar por des­pla­zar las ca­na­li­za­cio­nes de los to­rren­tes, «igual que se hi­zo con la Rie­ra en Palma des­pués de mu­chas inun­da­cio­nes».

El Mi­nis­te­rio de Me­dio Am­bien­te y el Con­sor­cio de Se­gu­ros –ads­cri­to al de Eco­no­mía– pu­bli­ca­ron el año pa­sa­do una guía de re­co­men­da­cio­nes pa­ra pa­liar los da­ños en zo­nas afec­ta­das por las ria­das. En­tre las me­di­das pro­pues­tas fi­gu­ran la ins­ta­la­ción jun­to a las vi­vien­das y equi­pa­mien­tos de bom­bas su­mi­de­ro pa­ra dre­nar el agua o la de di­ques y mu­ros es­tan­cos pa­ra re­te­ner­la, así co­mo la cons­truc­ción de te­rra­ple­nes en el pai­sa­je. Tam­bién se acon­se­ja se­llar pa­re­des ex­te­rio­res con re­cu­bri­mien­tos im­permea­bles, elevar los um­bra­les de puer­tas y ven­ta­nas o ins­ta­lar sis­te­mas de ali­men­ta­ción inin­te­rrum­pi­da del su­mi­nis­tro eléc­tri­co.

El hi­dro­geó­lo­go Al­fre­do Ba­rón, una de las má­xi­mas au­to­ri­da­des en es­ta ma­te­ria, pro­po­ne me­di­das co­mo sim­ples cu­ne­tas jun­to a las edi­fi­ca­cio­nes vul­ne­ra­bles que dre­nen el agua y con­tri­bu­yan a mi­ni­mi­zar el im­pac­to de la ria­da. Me­di­das im­pres­cin­di­bles si se tie­ne en cuen­ta que epi­so­dios co­mo el vi­vi­do «son pre­vi­si­bles cuan­do he­mos ocu­pa­do el es­pa­cio flu­vial».

El de­le­ga­do del Co­le­gio de Geó­lo­gos en Ba­lea­res, Ma­teu Oli­ver, se­ña­la que ha­bría que plan­tear «se­ria­men­te» si en es­tas zo­nas se de­be cam­biar el «sue­lo ur­bano» y tras­la­dar­lo «a una zo­na con me­nor ries­go» o to­mar me­di­das más mo­des­tas: «Bas­ta­ría con eli­mi­nar un sub­te­rrá­neo o al­zar las plan­tas».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.