Amar­go 12-O pa­ra Sán­chez

• Los po­de­res del Es­ta­do res­pal­dan a Fe­li­pe VI fren­te a los reite­ra­dos ata­ques in­de­pen­den­tis­tas y la re­pro­ba­ción que im­pul­só Po­de­mos • Sán­chez re­ba­ja la gra­ve­dad, di­ce que no hay «ile­ga­li­dad» y si­túa la afren­ta en el «plano de­cla­ra­ti­vo»

El Mundo - - PORTADA - RAÚL PI­ÑA / ÁL­VA­RO CAR­VA­JAL

In­ten­ta jus­ti­fi­car an­te el Rey los re­pe­ti­dos ata­ques de su so­cio de Go­bierno a la Co­ro­na

Es re­ci­bi­do en el des­fi­le con una enor­me pi­ta­da y gri­tos de «elec­cio­nes, elec­cio­nes»

Pro­ta­go­ni­za a su pe­sar la re­cep­ción en el Pa­la­cio Real por un in­ci­den­te de pro­to­co­lo

El es­treno de Pe­dro Sán­chez en la Fies­ta Na­cio­nal co­mo pre­si­den­te del Go­bierno fue de lo más ac­ci­den­ta­do y amar­go. Pri­me­ro, fue re­ci­bi­do en el des­fi­le mi­li­tar con abu­cheos, pi­tos y gri­tos de «elec­cio­nes, elec­cio­nes» por par­te de los asis­ten­tes más cer­ca­nos a la tri­bu­na. Y, des­pués, se con­vir­tió en pro­ta­go­nis­ta a su pe­sar de la re­cep­ción de los Re­yes en el Pa­la­cio Real por un in­ci­den­te de pro­to­co­lo, cuan­do se unió al be­sa­ma­nos pa­ra sa­lu­dar a los in­vi­ta­dos. Ade­más, qui­so mi­ni­mi­zar y qui­tar gra­ve­dad a los con­ti­nuos ata­ques de sus so­cios de le­gis­la­tu­ra –co­mo Po­de­mos– al Rey.

En me­dio de la mul­ti­tud, de un sa­lón don­de las es­pal­das se aprie­tan unas con­tra otras por la fal­ta de es­pa­cio, es com­pli­ca­do en­con­trar es­pa­cio pa­ra la in­ti­mi­dad. Pa­ra una con­ver­sa­ción pri­va­da. Pe­ro ayer fue­ron mu­chos los que en la mul­ti­tu­di­na­ria re­cep­ción en el Pa­la­cio Real con mo­ti­vo de la Fies­ta Na­cio­nal bus­ca­ron de ma­ne­ra in­sis­ten­te unos se­gun­dos de pri­va­ci­dad con el Rey pa­ra tras­la­dar­le su apo­yo. Po­lí­ti­cos, re­pre­sen­tan­tes de to­das las ins­ti­tu­cio­nes y po­de­res del Es­ta­do, em­pre­sa­rios, gen­te de la so­cie­dad ci­vil... To­dos qui­sie­ron mos­trar su res­pal­do a Fe­li­pe VI só­lo unas ho­ras des­pués de la úl­ti­ma afren­ta de los in­de­pen­den­tis­tas y Po­de­mos en su cam­pa­ña con­tra la Co­ro­na: la apro­ba­ción en el Par­la­ment de una re­so­lu­ción que re­prue­ba al Rey y pide abo­lir la Mo­nar­quía.

Se da la cir­cuns­tan­cia de que la ini­cia­ti­va fue im­pul­sa­da por los co­mu­nes –for­ma­ción en la que se in­te­gra Po­de­mos en Ca­ta­lu­ña– y res­pal­da­da por Junts per Ca­ta­lun­ya y ERC. Es­to es, los so­cios po­lí­ti­cos de Pe­dro Sán­chez, los que le lle­va­ron a La Mon­cloa al apo­yar su mo­ción de cen­su­ra con­tra Ma­riano Ra­joy y con quie­nes tie­ne que pac­tar los Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les de 2019 pa­ra sa­car­los ade­lan­te y ago­tar la le­gis­la­tu­ra has­ta 2020.

Só­lo ho­ras des­pués de que Pa­blo Igle­sias se des­pla­za­ra es­te vier­nes a Mon­cloa pa­ra fir­mar un acuer­do pa­ra los Pre­su­pues­tos con Pe­dro Sán­chez, su par­ti­do pe­día en Ca­ta­lu­ña la abo­li­ción de la Mo­nar­quía. Es­ta cir­cuns­tan­cia pro­vo­ca po­si­cio­na­mien­tos en­con­tra­dos y am­bi­guos en el Go­bierno. Y evi­ta, en oca­sio­nes, crí­ti­cas con­tun­den­tes. Pe­dro Sán­chez, si bien di­jo que el Go­bierno es­tá es­tu­dian­do me­di­das le­ga­les tras la vo­ta­ción del Par­la­ment con­tra el Rey, res­tó im­por­tan­cia y gra­ve­dad al asun­to al en­mar­car la re­pro­ba­ción a Fe­li­pe VI y la pe­ti­ción de abo­li­ción de la Mo­nar­quía en el «plano de­cla­ra­ti­vo». Pa­ra el pre­si­den­te del Go­bierno, sus so­cios no co­me­tie­ron «nin­gu­na ile­ga­li­dad ni nin­gu­na irre­gu­la­ri­dad». Y eso com­pli­ca una res­pues­ta ju­di­cial.

Mu­cho más con­tun­den­te fue su vi­ce­pre­si­den­ta, Car­men Cal­vo, que sí avan­zó que en­tre las fór­mu­las ju­rí­di­cas que el Go­bierno bus­ca pa­ra re­cu­rrir la re­so­lu­ción apro­ba­da por el Par­la­ment se en­cuen­tra la vía de pre­sen­tar un re­cur­so an­te el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal. Con un dis­cur­so más con­tun­den­te que el de Sán­chez, Cal­vo zan­jó que la fi­gu­ra del Rey es «in­vio­la­ble» y que nin­gún par­la­men­to au­to­nó­mi­co pue­de po­ner­la en cues­tión. En con­tra­po­si­ción al pre­si­den­te, aun­que la mo­ción no ten­ga efec­tos, es de una «gra­ve­dad ex­tre­ma que se de­di­quen a re­pro­bar al je­fe del Es­ta­do».

Una de cal y otra de are­na en el Go­bierno. Mien­tras uno op­ta por mi­ni­mi­zar e, in­clu­so, res­tar im­por­tan­cia al he­cho, otro asu­me la gra­ve­dad del mis­mo y pro­me­te que «ade­más de la res­pues­ta po­lí­ti­ca en­con­tra­re­mos una fór­mu­la ju­rí­di­ca» pa­ra res­pon­der al Par­la­ment.

Po­de­mos no fue a la re­cep­ción y ce­le­bró un ac­to pa­ra­le­lo con­tra la Co­ro­na

Lo cier­to es que Sán­chez si­gue prio­ri­zan­do un es­ce­na­rio de «dis­ten­sión» y «nor­ma­li­za­ción» en Ca­ta­lu­ña. Y eso, de mo­men­to, im­pli­ca evi­tar una con­fron­ta­ción di­rec­ta con sus so­cios, aun­que su desaca­to ten­ga co­mo ob­je­ti­vo el je­fe del Es­ta­do. Su apues­ta pa­ra re­sol­ver el con­flic­to ca­ta­lán pa­sa por «rom­per la di­ná­mi­ca de blo­ques» en Ca­ta­lu­ña. Su­pe­rar el es­ce­na­rio que de­pa­ran las elec­cio­nes de un blo­que se­pa­ra­tis­ta fren­te a otro cons­ti­tu­cio­na­lis­ta. Ha­ce só­lo unos días el PSC se alió con ERC pa­ra echar a Puig­de­mont del Par­la­ment y hay en ple­na sin­to­nía con Po­de­mos en la ac­tua­li­dad.

La pre­si­den­ta del Con­gre­so, Ana Pas­tor; el del Se­na­do, Pío Gar­cía-Es­cu­de­ro; el del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, Juan Jo­sé Gon­zá­lez Rivas; el del Con­se­jo Ge­ne­ral del Po­der Ju­di­cial, Carlos Les­mes; la fis­cal ge­ne­ral del Es­ta­do, Ma­ría Jo­sé Se­ga­rra; y la pre­si­den­ta del Con­se­jo de Es­ta­do, Ma­ría Te­re­sa Fer­nán­dez de la Ve­ga, fue­ron al­gu­nas de las au­to­ri­da­des que con su asis­ten­cia qui­sie­ron mos­trar ayer su apo­yo al Rey.

En el Pa­la­cio Real se res­pi­ra­ban ai­res de in­co­mo­di­dad. A nin­guno de los asis­ten­tes, tam­po­co a los miem­bros de la Ca­sa del Rey, se les es­ca­pa la cam­pa­ña de aco­so em­pren­di­da por los se­ce­sio­nis­tas con­tra la Co­ro­na; los des­plan­tes y ata­ques de Po­de­mos ha­cia la ins­ti­tu­ción, con la im­por­tan­cia de ser el prin­ci­pal so­cio po­lí­ti­co de Pe­dro Sán­chez y el Go­bierno; o la si­tua­ción po­lí­ti­ca ac­tual, en la que por pri­me­ra vez en de­mo­cra­cia más de un ter­cio del Con­gre­so –un 27% de los dipu­tados– re­cha­za la Mo­nar­quía. De ahí la im­por­tan­cia de ha­cer ac­to de pre­sen­cia y mos­trar apo­yo en una fe­cha tan se­ña­la­da co­mo el 12 de Oc­tu­bre.

Ayer, de nue­vo, nin­gún re­pre­sen­tan­te de Po­de­mos acu­dió al Pa­la­cio Real y por la tar­de, en su uni­ver­si­dad de oto­ño, or­ga­ni­za­ron un de­ba­te crí­ti­co con el Rey ba­jo el tí­tu­lo «La Co­ro­na pa’ cuán­do, lla­ves pa­ra abrir el can­da­do de­mo­crá­ti­co».

Pa­blo Ca­sa­do y Al­bert Ri­ve­ra fue­ron dos de los in­vi­ta­dos que de­par­tie­ron de ma­ne­ra per­so­nal con el Rey du­ran­te unos mi­nu­tos. Ca­sa­do, in­clu­so, hi­zo un apar­te con Jai­me Al­fon­sín, je­fe de la Ca­sa del Rey, pa­ra co­men­tar lo su­ce­di­do en el Par­la­ment. Los lí­de­res del PP y Ciu­da­da­nos trans­mi­tie­ron al Mo­nar­ca su apo­yo y cen­su­ra­ron que Pe­dro Sán­chez pac­te con aque­llos que «quie­ren rom­per Es­pa­ña» o «plan­tean ini­cia­ti­vas con­tra la Cons­ti­tu­ción».

Ri­ve­ra ca­li­fi­có de «in­con­se­cuen­cia» que Sán­chez pac­te con Po­de­mos el pro­yec­to de Pre­su­pues­tos mien­tras sus alia­dos en Ca­ta­lu­ña pro­mue­ven una re­so­lu­ción par­la­men­ta­ria pa­ra re­pro­bar al Rey.

POOL

Sán­chez y su es­po­sa, Be­go­ña Gó­mez, si­guen las ins­truc­cio­nes de un re­pre­sen­tan­te de Pro­to­co­lo de la Ca­sa del Rey, tras su error de ayer en el Pa­la­cio Real.

BER­NAR­DO DÍAZ

Pe­dro Sán­chez sa­lu­da al Rey, ayer, a su lle­ga­da al des­fi­le mi­li­tar en Ma­drid con mo­ti­vo de la ce­le­bra­ción del Día de la Fies­ta Na­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.