El día más acia­go de Pe­dro Sán­chez

In­cre­pa­do al gri­to de «elec­cio­nes» en el des­fi­le y pro­ta­go­nis­ta en un error con el Rey

El Mundo - - ESPAÑA - ÁL­VA­RO CAR­VA­JAL / RAÚL PI­ÑA

Pe­dro Sán­chez se es­tre­nó co­mo pre­si­den­te del Go­bierno en la Fies­ta Na­cio­nal sien­do pro­ta­go­nis­ta a su pe­sar. Lo que pro­me­tía ser un día de es­plen­dor, 24 ho­ras des­pués de ha­ber en­ca­rri­la­do el pac­to pre­su­pues­ta­rio con Uni­dos Po­de­mos, se con­vir­tió en una jor­na­da acia­ga.

Pri­me­ro, por los abu­cheos, la pi­ta­da y los gri­tos re­cla­man­do «elec­cio­nes» y ta­chán­do­le de «oku­pa» en La Mon­cloa. Los tu­vo que es­cu­char has­ta en tres oca­sio­nes por par­te del pú­bli­co asis­ten­te du­ran­te el des­fi­le mi­li­tar, que tu­vo lu­gar en el Pa­seo de la Cas­te­lla­na de Ma­drid

Tras es­te tra­go, que in­ten­tó sol­ven­tar di­cien­do que no iba a ser él «me­nos que Za­pa­te­ro y Gon­zá­lez» –los otros pre­si­den­tes so­cia­lis­tas, que tam­bién su­frie­ron abu­cheos el 12-O–, lle­gó el peor mo­men­to, cuan­do pro­ta­go­ni­zó un in­ci­den­te de pro­to­co­lo ga­rra­fal du­ran­te la re­cep­ción de los Re­yes en el Pa­la­cio Real. Su ima­gen co­lo­cán­do­se con su mu­jer jun­to a los Re­yes pa­ra re­ci­bir él tam­bién a los 1.500 in­vi­ta­dos en el be­sa­ma­nos dio la vuel­ta a Es­pa­ña y de­jó al pre­si­den­te del Go­bierno en una si­tua­ción muy in­có­mo­da. Has­ta el pun­to de que a lo lar­go de la tar­de la Ca­sa Real tra­tó de mi­ni­mi­zar la kaf­kia­na es­ce­na pa­ra re­ba­jar la tras­cen­den­cia que ad­qui­rió.

Y es que, una vez que el pre­si­den­te y su mu­jer, Be­go­ña Gó­mez, sa­lu­da­ron a Don Fe­li­pe y Do­ña Le­ti­zia en el be­sa­ma­nos, Sán­chez se co­lo­có a su la­do, co­mo si tu­vie­ra la in­ten­ción de re­ci­bir y sa­lu­dar jun­to a los Re­yes al res­to de los in­vi­ta­dos que le se­guían en la fi­la. Una ac­ti­tud que, aun­que con ti­mi­dez, fue se­cun­da­da tam­bién por su mu­jer, que se si­tuó a su la­do.

La pri­me­ra en sor­pren­der­se por la in­só­li­ta es­ce­na fue la pre­si­den­ta del Con­gre­so, Ana Pas­tor, que iba en la fi­la de au­to­ri­da­des por de­trás de Be­go­ña Gó­mez, y que ya cuan­do es­tre­chó la mano a la Rei­na di­ri­gió una mi­ra­da ató­ni­ta ha­cia el pre­si­den­te. Pas­tor le es­tre­chó la mano a Sán­chez y con dis­cre­ción le hi­zo un ges­to con la ca­be­za pa­ra ad­ver­tir­le. Lue­go sa­lu­dó a su mu­jer y se dio la vuel­ta pa­ra avi­sar­le ya ex­plí­ci­ta­men­te.

Co­mo el pre­si­den­te no se dio cuen­ta en un pri­mer mo­men­to, al mis­mo tiem­po apa­re­ció en es­ce­na y de for­ma fu­gaz un miem­bro de pro­to­co­lo de la Ca­sa del Rey. Se acer­có a Sán­chez pa­ra de­cir­le que ése no era su lu­gar y que de­bía avan­zar has­ta la sa­la con­ti­gua, don­de aguar­dan las au­to­ri­da­des a que co­mien­ce el cóc­tel.

Es en­ton­ces cuan­do Sán­chez aban­do­nó el be­sa­ma­nos con una evi­den­te ca­ra de dis­gus­to e in­co­mo­di­dad. «Ha si­do un error. Nos ha­bían in­di­ca­do que ha­bía que ha­cer tiem­po y por eso nos he­mos que­da­do ahí», con­fe­só lue­go Sán­chez. Fuen­tes de Mon­cloa, por su par­te, ca­li­fi­ca­ron el ma­len­ten­di­do de «anéc­do­ta» y reite­ra­ron que «el pre­si­den­te y su es­po­sa si­guie­ron en to­do mo­men­to las in­di­ca­cio­nes de la Ca­sa Real». No obs­tan­te, en un pri­mer mo­men­to el Go­bierno lle­gó a de­cir que Sán­chez y su es­po­sa se que­da­ron jun­to a los Re­yes por­que pen­sa­ban que iban a ha­cer­les una fo­to.

La de ayer era la cuar­ta oca­sión que Sán­chez acu­día a una re­cep­ción en el Pa­la­cio Real y fuen­tes con­sul­ta­das se­ña­la­ron que te­nía la ex­pe­rien­cia su­fi­cien­te pa­ra sa­ber que un pre­si­den­te del Go­bierno nun­ca se si­túa jun­to a los Re­yes en ese mo­men­to. Lle­ga­ron in­clu­so a des­li­zar cier­to afán de pro­ta­go­nis­mo de Sán­chez. El error se con­vir­tió en la co­mi­di­lla de los tra­di­cio­na­les co­rri­llos de la re­cep­ción, don­de al­gu­nos mos­tra­ban un ví­deo en su mó­vil a otros que no se ha­bían en­te­ra­do del per­can­ce.

El re­co­rri­do pú­bli­co que al­can­zó la se­cuen­cia lle­vó a Zar­zue­la a dar una ver­sión ex­cul­pa­to­ria del pre­si­den­te pa­ra in­ten­tar mi­ni­mi­zar la si­tua­ción. Asu­mió la cul­pa y di­jo, al igual que Mon­cloa, que Sán­chez se li­mi­tó a «se­guir en to­do mo­men­to las in­di­ca­cio­nes».

El otro mo­men­to com­pli­ca­do del es­treno de Sán­chez co­mo pre­si­den­te en la Fies­ta Na­cio­nal fue en el des­fi­le mi­li­tar. El pú­bli­co más cer­cano a las tri­bu­nas de au­to­ri­da­des lo re­ci­bió y lo des­pi­dió con abu­cheos, pi­tos, in­sul­tos y gri­tos re­pe­ti­dos de «elec­cio­nes, elec­cio­nes».

Su­ce­dió en tres oca­sio­nes. La pri­me­ra, a su lle­ga­da, aun­que el he­cho de que no se anun­cia­ra por me­ga­fo­nía hi­zo que la pro­tes­ta fue­ra la más ti­bia de to­das. Lue­go, a su lle­ga­da y su sa­li­da de la tri­bu­na de au­to­ri­da­des la bron­ca fue más im­por­tan­te y los gri­tos pi­dien­do elec­cio­nes más in­có­mo­dos. «Fue­ra, fue­ra» y «oku­pa», se le di­jo.

POOL

El pre­si­den­te del Go­bierno, Pe­dro Sán­chez, sa­lu­da a Ana Pas­tor, tras si­tuar­se erró­nea­men­te jun­to a los Re­yes.

JA­VIER BARBANCHO

Va­rios de los asis­ten­tes, ayer al des­fi­le.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.