Es­pa­ña sin so­lu­ción

El Mundo - - OPINIÓN - EDUAR­DO ÁL­VA­REZ

LLE­VA­MOS tan­to tiem­po en­si­mis­ma­dos en el pro­ble­ma ca­ta­lán –co­mo an­tes lo es­tu­vi­mos en el vas­co– que no aten­de­mos el pro­ble­ma es­pa­ñol. Y, pues­tos a pa­ra­fra­sear lo de Or­te­ga, és­te sí que pa­re­ce no te­ner so­lu­ción y más nos va­le acos­tum­brar­nos a con­lle­var­lo co­mo bue­na­men­te po­da­mos. Y es que lo de ro­jos con­tra azu­les y vi­ce­ver­sa se man­tie­ne en el tiem­po de­for­ma­do gro­tes­ca­men­te por la es­tu­pi­dez a la que nos con­de­na es­ta era vi­ral en la que vi­vi­mos. Só­lo así se ex­pli­ca el bo­chorno que ya ro­dea to­do cuan­to tie­ne que ver con nues­tro 12 de oc­tu­bre. Nos aho­rra­ría­mos mu­chos dis­gus­tos si el Go­bierno re­cu­rrie­ra a uno de los de­cre­tos ley a los que es tan afi­cio­na­do pa­ra eli­mi­nar la fe­cha del ca­len­da­rio del pró­xi­mo año. Que la sus­ti­tu­yan por el 29 de fe­bre­ro.

Pi­den al­gu­nos in­ge­nuos le­tra pa­ra nues­tro himno cuan­do ni si­quie­ra sa­be­mos po­ner nom­bre a eso que se ce­le­bra­ba ayer. Tal vez por­que, co­mo nos en­se­ña el pen­sa­mien­to má­gi­co, lo que no se nom­bra no exis­te. Fies­ta Na­cio­nal, pa­ra unos; Día de la Hispanidad, pa­ra otros... y es­tán tar­dan­do los de Vox en exi­gir que se re­cu­pe­re lo de la Ra­za. Aun con to­do, or­ga­ni­za­mos un des­fi­le pa­ra sa­car pecho de gran na­ción y quie­nes gus­tan de es­tas ex­hi­bi­cio­nes en vez de apro­ve­char pa­ra mos­trar or­gu­llo cas­tren­se con­vier­ten la pa­ra­da en un aque­la­rre de abu­cheos al pre­si­den­te del Go­bierno. «¡Oku­pa, pla­gia­dor!». Lo que de­bió de dis­fru­tar ayer Ra­joy. Y eso que el des­fi­le mi­li­tar le pa­re­cía un «co­ña­zo». Se em­pie­za por con­ver­tir en tra­di­ción del 12 de oc­tu­bre des­ga­ñi­tar­se en la Cas­te­lla­na con­tra los pre­si­den­tes so­cia­tas, y se aca­ba por acri­bi­llar a Le­ti­zia por ele­gir mal el mo­de­li­to. Si no, al tiem­po. Mos­quea que los mis­mos que hi­per­ven­ti­lan y exi­gen clau­su­rar los es­ta­dios de fút­bol cuan­do se pi­ta al himno y al Rey se re­fo­ci­len en es­pec­tácu­lo tan po­co edi­fi­can­te co­mo és­te. Y, pa­ra aca­bar de re­don­dear el sai­ne­te, un tro­pie­zo pro­to­co­la­rio en Pa­la­cio de Sán­chez y es­po­sa es in­ter­pre­ta­do por al­gu­nos exal­ta­dos co­mo la prue­ba sub­cons­cien­te de que el Go­bierno es­tá a pun­to de aca­bar con la Mo­nar­quía. To­do en una mis­ma jor­na­da, me­tá­fo­ra de lo su­rrea­lis­ta que es es­ta Es­pa­ña nues­tra.

Le­jos de ago­tar­se, la cri­sis iden­ti­ta­ria en torno a lo es­pa­ñol se agran­da y nos con­de­na a 45 mi­llo­nes de ciu­da­da­nos al di­ván con el chi­chón en la ca­be­za que pro­du­ce es­tar to­do el san­to día apo­rreán­do­nos los unos a los otros con la ban­de­ra. Co­mo es­to si­ga así, ca­da vez más es­pa­ño­les –o lo que sea­mos– va­mos a que­rer que nos ane­xio­ne Gi­bral­tar. Por se­guir con Or­te­ga, ya di­jo que Es­pa­ña era el pro­ble­ma. Y lo si­gue sien­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.