Ra­bia in­te­rior

El Mundo - - OPINIÓN - RAFA LA­TO­RRE

DES­PUÉS de es­cu­char lo que se de­cía en aque­lla con­ver­sa­ción pri­va­da que ha­bía si­do di­fun­di­da en los me­dios con gran es­cán­da­lo, el mi­nis­tro del In­te­rior Fer­nan­do Gran­deMar­las­ka de­cla­ró que sen­tía «una pro­fun­da tris­te­za y un po­co de ra­bia in­te­rior». Da­ba igual que la char­la hu­bie­ra si­do cap­ta­da por un mi­cró­fono in­dis­cre­to y que sus par­ti­ci­pan­tes se cre­ye­ran en un am­bien­te ín­ti­mo. Aque­llas bro­mas pro­ca­ces, aquel des­pre­cio ma­chis­ta, más gra­ve si ca­be por­que es­ta­ba sien­do com­par­ti­do por una mu­jer, son inacep­ta­bles y la con­fian­za no es una ex­cu­sa. Pa­ra Gran­deMar­las­ka la in­ti­mi­dad es in­clu­so un agra­van­te por­que, se­gún di­jo, esas ex­pre­sio­nes «no pue­den ma­ni­fes­tar­se ni en pri­va­do, por­que mu­chas ve­ces las pa­la­bras en pri­va­do im­pli­can mu­cho más de lo que cree­mos». El mi­nis­tro no es­ta­ba so­lo en su con­de­na y lo sa­bía. Las ter­tu­lias te­le­vi­si­vas del fin de se­ma­na ha­bían dic­ta­do una sen­ten­cia se­ve­ra. Si lo que esa gen­te es­ta­ba di­cien­do ya era atroz, de­cían sus ter­tu­lia­nos, lo que re­sul­ta­ba ver­da­de­ra­men­te preo­cu­pan­te es que la gra­ba­ción re­ve­la­ba un am­bien­te de in­sa­na com­pli­ci­dad en­tre las par­tes en­car­ga­das de ad­mi­nis­trar jus­ti­cia y ve­lar por los de­re­chos de los ciu­da­da­nos.

¿Có­mo? ¿Que si di­jo eso Gran­de-Mar­las­ka so­bre los au­dios de la sobremesa de Del­ga­do, Gar­zón y Vi­lla­re­jo? No. No nos con­fun­da­mos. Aquel es­cán­da­lo el mi­nis­tro lo zan­jó con la­co­nis­mo. Las de­cla­ra­cio­nes que he traí­do son muy re­cien­tes y se re­fie­ren a un ví­deo que co­men­zó a cir­cu­lar por las re­dac­cio­nes la se­ma­na pa­sa­da. Mues­tra a un juez ha­blan­do con una fis­cal y una le­tra­da tras la vis­ta de una de­man­da de di­vor­cio. El ma­gis­tra­do se re­fie­re a una de las par­tes, la mo­de­lo Ma­ría San Juan, en tér­mi­nos in­sul­tan­tes. «Bi­cho», «hi­ja pu­ta», «ve­rás el dis­gus­to que se va a lle­var cuan­do vea que tie­ne que dar­le los hi­jos al pa­dre, es­ta­rá por la no­che en el Sál­va­me po­nién­do­me de vuel­ta y me­dia». Al­guien ol­vi­dó pa­rar la cin­ta y to­do que­dó re­gis­tra­do. La fis­cal y la le­tra­da no le re­pli­can y no pa­re­cen vio­len­ta­das. El CGPJ in­ves­ti­ga el ca­so y el juez ha ale­ga­do en su de­fen­sa que «la char­la es una con­ver­sa­ción pri­va­da gra­ba­da in­de­bi­da­men­te (…) fue­ra de mi ac­tua­ción ju­ris­dic­cio­nal, en un es­pa­cio ce­rra­do».

Na­die, que yo ha­ya po­di­do es­cu­char, ha sa­li­do en de­fen­sa del ma­gis­tra­do. Qui­zás no lo me­rez­ca. O qui­zás sí. No es eso lo que me in­tere­sa aho­ra sino un con­flic­to mo­ral mu­cho más fá­cil de re­sol­ver. Quien con­de­na al juez no pue­de sal­var a la mi­nis­tra. Los que ayer se pa­ra­pe­ta­ban en el con­tex­to, guar­den hoy su re­pug­nan­cia. Y el mi­nis­tro ha de­can­tar­se. A me­nos que eso no sea pre­ci­sa­men­te lo que ha he­cho.

«Quien con­de­na al juez no pue­de sal­var a la mi­nis­tra. Los que ayer se pa­ra­pe­ta­ban en el con­tex­to, guar­den hoy su re­pug­nan­cia»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.