Ma­du­ro en­du­re­ce la re­pre­sión

Lan­za una ola de arres­tos ejem­pla­ri­zan­tes y re­fuer­za la cen­su­ra pa­ra si­len­ciar el ‘ca­so Al­bán’

El Mundo - - MUNDO - DA­NIEL LO­ZANO

El cha­vis­mo ha res­pon­di­do a la pre­sión in­ter­na­cio­nal de las úl­ti­mas se­ma­nas con una es­ca­la­da re­pre­si­va que en­con­tró su pun­to cul­mi­nan­te con el «sui­ci­dio» es­ta se­ma­na del con­ce­jal Fer­nan­do Al­bán en la se­de del Ser­vi­cio Bo­li­va­riano de In­te­li­gen­cia (Se­bin). El hos­ti­ga­mien­to con­tra la opo­si­ción in­clu­ye tam­bién el au­men­to de la cen­su­ra con­tra me­dios y pe­rio­dis­tas y los arres­tos «ejem­pla­ri­zan­tes» con­tra los que pro­tes­tan, ya sean en­fer­me­ras en huel­ga, bom­be­ros que gra­ban ví­deos hu­mo­rís­ti­cos o mé­di­cos que no se plie­gan al po­der.

El pe­núl­ti­mo ca­so pro­fun­di­zó aún más la sen­sa­ción de im­pu­ni­dad que se su­fre en Ve­ne­zue­la. Cua­tro jó­ve­nes ofi­cia­les de la Aviación Mi­li­tar Bo­li­va­ria­na fue­ron ex­car­ce­la­dos el jue­ves por la ma­ña­na, tras cum­plir cua­tro años de pri­sión acu­sa­dos en el lla­ma­do «Gol­pe Azul». Se­gún el ofi­cia­lis­mo, se tra­ta­ba de una cons­pi­ra­ción que in­cluía bom­bar­deos en Caracas.

La ale­gría en­tre sus fa­mi­lia­res y ami­gos só­lo se pro­lon­gó du­ran­te unas ho­ras. Agen­tes del Se­bin de­tu­vie­ron el jue­ves por la tar­de a dos de ellos, el te­nien­te Pe­ter Mo­reno y el pri­mer te­nien­te Luis Lugo, y ade­más se lle­va­ron a Glo­ria Cal­de­rón, la ma­dre de es­te úl­ti­mo. «La de­ja­ron de­te­ni­da sin nin­gu­na ra­zón, ha­go res­pon­sa­ble al Go­bierno de Ni­co­lás Ma­du­ro de cual­quier even­to que pa­se con mi ma­dre», de­nun­ció en­tre lá­gri­mas su hi­ja Es­te­la Lugo a tra­vés de las re­des so­cia­les.

«El lla­ma­do Gol­pe Azul siem­pre ha si­do una far­sa que hoy la­men­ta­ble­men­te si­gue ins­tru­men­tán­do­se pa­ra in­ti­mi­dar a sec­to­res mi­li­ta­res. La de­ten­ción de Glo­ria Cal­de­rón ra­ti­fi­ca el pa­trón de te­rror-vio­len­cia­mie­do uti­li­za­do por el Go­bierno co­mo fór­mu­la de po­der. Es su res­pues­ta a uno de los es­ce­na­rios que te­me, que es la im­plo­sión mi­li­tar», sub­ra­yó a EL MUN­DO Rocío San Mi­guel, pre­si­den­ta de Con­trol Ciu­da­dano pa­ra la Se­gu­ri­dad.

«Se afian­za el nue­vo pa­trón de re­pre­sión de la dic­ta­du­ra: de­te­ner a fa­mi­lia­res de per­so­nas so­li­ci­ta­das. Ya lo hi­cie­ron con un ni­ño de tres años cuan­do el Co­man­do Na­cio­nal An­tiex­tor­sión lo se­cues­tró pa­ra pre­sio­nar a su pa­dre», de­nun­ció la ONG de de­re­chos hu­ma­nos Pro­vea.

El ca­so de los cua­tro mi­li­ta­res re­cuer­da el cal­va­rio que vi­ve el ge­ne­ral Raúl Isaías Ba­duel, ex mi­nis­tro de De­fen­sa y com­pa­dre de Hu­go Chá­vez, quien per­ma­ne­ció una dé­ca­da en pri­sión con­de­na­do por co­rrup­ción y cuan­do se cum­plía su pe­na fue acu­sa­do de trai­ción a la pa­tria pa­ra im­pe­dir su sa­li­da de la cár­cel. «En el año que tie­ne mi pa­pá en la Tum­ba [ca­la­bo­zos en los só­ta­nos del Se­bin que con­cen­tran gran par­te de las de­nun­cias de tor­tu­ra se­gún an­ti­guos pre­sos po­lí­ti­cos y or­ga­nis­mos de de­re­chos hu­ma­nos] se ha man­te­ni­do ais­la­do 10 me­ses», se que­jó ayer An­dreí­na Ba­duel. La fa­mi­lia lle­va 10 se­ma­nas sin ver al mi­li­tar, hom­bre cla­ve pa­ra que la re­vo­lu­ción re­to­ma­se el po­der tras el gol­pe de Es­ta­do de 2002 con­tra el co­man­dan­te su­pre­mo.

Una es­ca­la­da que co­men­zó en agos­to tras el su­pues­to atentado con­tra Ma­du­ro y que in­clu­ye el en­car­ce­la­mien­to ile­gal del dipu­tado Juan Re­que­sens y los ví­deos gra­ba­dos du­ran­te su per­ma­nen­cia en la sa­la de in­te­rro­ga­to­rios. El par­la­men­ta­rio, al que su fa­mi­lia ha vi­si­ta­do dos ve­ces en dos me­ses, no re­cuer­da na­da en ab­so­lu­to. Fuen­tes con­sul­ta­das por es­te pe­rió­di­co ase­gu­ran que Re­que­sens fue dro­ga­do con bu­run­dan­ga, sus­tan­cia psi­co­tró­pi­ca que anu­la la vo­lun­tad y lle­va a la víc­ti­ma a un es­ta­do de su­mi­sión.

Tan­to a Re­que­sens co­mo al con­ce­jal Al­bán les une su tra­ba­jo es­tre­cho con Ju­lio Bor­ges, ex pre­si­den­te del Par­la­men­to exi­lia­do hoy en Bo­go­tá y que des­de fe­bre­ro se trans­for­mó en la bes­tia ne­gra del cha­vis­mo al ne­gar­se a fir­mar los acuer­dos aus­pi­cia­dos por Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro en San­to Do­min­go.

En el plan gu­ber­na­men­tal pa­ra man­te­ner el con­trol del país des­ta­can tam­bién los arres­tos ejem­pla­ri­zan­tes, co­mo el su­fri­do por los dos bom­be­ros de Mé­ri­da que se atre­vie­ron a gra­bar un ví­deo sar­cás­ti­co en su es­ta­ción, en el que com­pa­ra­ba al pri­mer man­da­ta­rio con un bu­rro. Ri­car­do Prie­to y Carlos Va­rón per­ma­ne­cen de­te­ni­dos por de­li­to de odio des­de ha­ce un mes, mien­tras su uni­dad de bom­be­ros fue in­ter­ve­ni­da por el Es­ta­do.

Me­jor suer­te co­rrie­ron las tres en­fer­me­ras de­te­ni­das en An­zoá­te­gui, li­be­ra­das tras las protestas de sus pro­pias com­pa­ñe­ras. El sec­tor de la sa­lud se en­cuen­tra en pie de lucha pa­ra exi­gir me­jo­ras en sus pau­pé­rri­mos suel­dos y la lle­ga­da de in­su­mos a sus cen­tros hos­pi­ta­la­rios.

No se sa­be en cam­bio qué suer­te co­rre­rá la neu­mó­lo­ga y co­no­ci­da ac­ti­vis­ta Mar­yo­ri Medina, de 63 años, de­te­ni­da ha­ce una se­ma­na por 20 fun­cio­na­rios de la DGCIM y a la que acu­san de de­li­tos in­for­má­ti­cos. El pro­pio Luis Al­ma­gro, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Or­ga­ni­za­ción de Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA), exi­ge des­de ha­ce días su li­be­ra­ción in­me­dia­ta.

El cha­vis­mo de­tie­ne in­clu­so a fa­mi­lia­res de ac­ti­vis­tas crí­ti­cos pa­ra pre­sio­nar­los

EFE

El fis­cal ge­ne­ral de Ve­ne­zue­la, Ta­rek Wi­lliam Saab, sos­tie­ne una fo­to del lu­gar des­de el que el con­ce­jal Fran­cis­co Al­bán su­pues­ta­men­te se arro­jó al va­cío.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.