An­da­lu­cía cie­rra la cam­pa­ña que di­ri­me la he­ge­mo­nía en la de­re­cha

El cre­ci­mien­to de Ciu­da­da­nos y la irrup­ción de Vox po­nen a prue­ba el li­de­raz­go de Pa­blo Ca­sa­do en el PP ▶ Su­sa­na Díaz agi­ta el fan­tas­ma de los ul­tras an­te el em­pu­je de Te­re­sa Ro­drí­guez

El Mundo - - PORTADA - TE­RE­SA LÓ­PEZ PAVÓN

La cam­pa­ña ha traí­do otra reali­dad, la reali­dad, si se con­fir­ma ma­ña­na en las ur­nas. Ni el li­de­raz­go de Su­sa­na Díaz pa­re­ce abru­ma­dor, ni el em­pu­je de Pa­blo Ca­sa­do bas­ta­ría pa­ra fre­nar la san­gría en el PP, ni Po­de­mos (Ade­lan­te An­da­lu­cía, ba­jo la con­sis­ten­te as­cen­den­cia de Te­re­sa Ro­drí­guez) es­tá en el re­plie­gue pre­vis­to, ni Ciu­da­da­nos, que cre­ce mu­cho, ten­dría ya a mano el sor­pas­so al PP. Y la sa­cu­di­da a los pro­nós­ti­cos la ex­pli­ca, en bue­na me­di­da, un quin­to ac­tor, Vox. Re­ci­be fu­gas, co­mo mí­ni­mo, de las otras dos for­ma­cio­nes de la de­re­cha, que pug­nan por li­de­rar ese es­pec­tro aco­sa­das por un par­ti­do de ex­tre­ma de­re­cha al que, pre­ci­sa­men­te, Su­sa­na Díaz co­ló en la cam­pa­ña ce­rra­da ayer.

Si Su­sa­na Díaz que­ría un per­fil ba­jo pa­ra la cam­pa­ña elec­to­ral del 2-D no de­be an­dar del to­do sa­tis­fe­cha del re­sul­ta­do, da­da la de­ri­va que ha to­ma­do el de­ba­te en la rec­ta fi­nal, con­ver­ti­do en una suer­te de cir­co de tres pis­tas en el que se li­bran otras tan­tas ba­ta­llas: por un la­do, la del PP y Ciu­da­da­nos por li­de­rar el blo­que de la de­re­cha; en se­gun­do lu­gar, la de ese mis­mo tán­dem in­ten­tan­do evi­tar re­par­tir­se el pas­tel con Vox, el ter­ce­ro en dis­cor­dia que ame­na­za con irrum­pir en la fies­ta; y, en ter­cer lu­gar, la del PSOE an­da­luz y Ade­lan­te An­da­lu­cía dis­pu­tán­do­se el vo­to del so­cia­lis­mo de las esen­cias. Cu­rio­sa­men­te, fue Su­sa­na Díaz la que in­tro­du­jo a Vox en el de­ba­te co­mo un ar­gu­men­to arro­ja­di­zo, con oca­sión del en­cuen­tro a cua­tro ce­le­bra­do en TVE el pa­sa­do lu­nes.

Has­ta ese el mo­men­to, los lí­de­res del PP y Ciu­da­da­nos se em­pe­ña­ban en no nom­brar al par­ti­do ul­tra­con­ser­va­dor co­mo si el he­cho de ig­no­rar­lo fue­ra su­fi­cien­te pa­ra con­ju­rar la ame­na­za. Pe­ro su hue­lla se per­ci­bía ya en al­gu­nos dis­cur­sos, so­bre to­do en el de Pa­blo Ca­sa­do, que in­ten­tó ce­rrar­les el pa­so ele­van­do el tono en cues­tio­nes re­la­cio­na­das con Gi­bral­tar, la in­mi­gra­ción o la re­cen­tra­li­za­ción de com­pe­ten­cias.

Sin em­bar­go, co­mo le re­cri­mi­na Te­re­sa Ro­drí­guez, Díaz ha in­sis­ti­do en for­zar al PP y Ciu­da­da­nos a re­tra­tar­se fren­te a Vox, dán­do­le así una suer­te de in­vi­ta­ción ofi­cial a en­trar en el de­ba­te dia­rio. Y, vis­ta la his­tó­ri­ca efi­ca­cia de­mos­tra­da en cues­tio­nes de es­tra­te­gia elec­to­ral, ese gi­ro ar­gu­men­tal de la can­di­da­ta so­cia­lis­ta no pue­de ser fru­to de la ca­sua­li­dad ni de la im­pro­vi­sa­ción, an­tes al con­tra­rio. Díaz ha po­di­do per­ci­bir có­mo la ca­pa­ci­dad de

con­vo­ca­to­ria que ve­nía mos­tran­do Vox, pe­se a la inexis­ten­te es­truc­tu­ra de par­ti­do en An­da­lu­cía, po­día con­ver­tir­se tam­bién en un pro­ble­ma pa­ra el PSOE si, con ello, se reac­ti­va a una de­re­cha de­sen­can­ta­da con el PP y que, en otras oca­sio­nes, ha pre­fe­ri­do mos­trar esa dis­con­for­mi­dad des­de la abs­ten­ción.

Pa­re­ce evi­den­te que a quien más per­ju­di­ca la pre­sen­cia de Vox es al PP y, en me­nor me­di­da, a Ciu­da­da­nos, pe­ro pue­de re­sul­tar que el blo­que de de­re­chas se vea pa­ra­le­la­men­te re­for­za­do una vez que la ofer­ta se ha di­ver­si­fi­ca­do, y que pa­ra el elec­to­ra­do de las de­re­chas no ha­ya ex­cu­sas ya pa­ra que­dar­se en ca­sa el do­min­go: tan­to si es pa­ra dar­le su apo­yo al pro­yec­to de ul­tra­de­re­cha de San­tia­go Abas­cal y el juez Fran­cis­co Se­rrano co­mo pa­ra sa­lir en au­xi­lio del Par­ti­do Po­pu­lar y de su re­no­va­do li­de­raz­go, que se la jue­ga ca­si tan­to co­mo el pro­pio Juan­ma Mo­reno en es­tas elec­cio­nes.

Así las co­sas, al PSOE de Su­sa­na Díaz no le ha que­da­do más re­me­dio que en­trar en la re­frie­ga di­rec­ta y lo ha he­cho con to­da la ar­ti­lle­ría, des­oyen­do sus pro­pios pro­pó­si­tos de no me­ter­se en char­cos y li­mi­tar­se a ha­cer pro­pues­tas y po­ner en va­lor los lo­gros de su go­bierno: des­de los par­ches pa­ra dia­bé­ti­cos has­ta las ma­trí­cu­las se­mi­gra­tui­tas de la Uni­ver­si­dad.

Fren­te a una de­re­cha muy ten­sio­na­da co­mo re­sul­ta­do de la te­mi­da frag­men­ta­ción, el PSOE no po­día per­mi­tir­se el lu­jo de man­te­ner una cam­pa­ña de ba­ja in­ten­si­dad, con una par­te del par­ti­do –por mi­no­ri­ta­ria que sea– enoja­da por los des­plan­tes al san­chis­mo, y una Te­re­sa Ro­drí­guez que es­con­de tem­po­ral­men­te el car­net de an­ti­ca­pi­ta­lis­ta pa­ra can­tar­le al oí­do al vo­tan­tan­te an­da­luz de la iz­quier­da mo­de­ra­da e in­clu­so del cen­tro iz­quier­da. «Aquí es­tá el so­cia­lis­mo», re­pi­ten a dia­rio la can­di­da­ta de Po­de­mos y su so­cio de IU, An­to­nio Maí­llo, cons­cien­tes de que hay tam­bién un vo­tan­te so­cia­lis­ta can­sa­do de la continuidad que re­pre­sen­ta el su­sa­nis­mo.

Así las co­sas, es­ta cam­pa­ña elec­to­ral, con­ver­ti­da en un cam­po de prue­bas de las es­tra­te­gias na­cio­na­les de los par­ti­dos, so­bre to­do en el ca­so del PP y de Ciu­da­da­nos, ha ser­vi­do pa­ra di­bu­jar, con su­fi­cien­te de­fi­ni­ción, la exis­ten­cia de dos blo­ques fuer­te­men­te po­la­ri­za­dos, una vez que Ciu­da­da­nos ha re­nun­cia­do a su con­di­ción de par­ti­do bi­sa­gra, em­pe­ñan­do la pa­la­bra de su can­di­da­to, Juan Ma­rín, en que no re­pe­ti­rá el pac­to ni con el PSOE an­da­luz ni con Su­sa­na Díaz; y una vez que, pe­se a las mu­chas di­fe­ren­cias, Te­re­sa Ro­drí­guez se ha ofre­ci­do a tra­ba­jar jun­to al PSOE si es pa­ra «fre­nar a las de­re­chas». Ma­ña­na do­min­go los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les se me­di­rán en fun­ción de los apo­yos su­ma­dos en am­bos blo­ques.

La re­nun­cia de Cs a pac­tar con el PSOE ayu­da a de­fi­nir dos blo­ques ideo­ló­gi­cos

Te­re­sa Ro­drí­guez no des­car­ta su apo­yo al PSOE pa­ra fre­nar a ‘las de­re­chas’

FO­TOS: EFE

Pa­blo Ca­sa­do ce­le­bró el úl­ti­mo mi­tin elec­to­ral en Cór­do­ba, mien­tras que Su­sa­na Díaz eli­gió Se­vi­lla pa­ra ce­rrar la cam­pa­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.