La prue­ba del nue­ve pa­ra el li­de­raz­go de Pa­blo Ca­sa­do

Pi­de un «vo­to de con­fian­za» a quie­nes se in­cli­nan ha­cia Cs y Vox

El Mundo - - ESPAÑA - JUAN­MA LAMET

El PP es hoy un par­ti­do aga­rro­ta­do. Es tan­to lo que se jue­gan los po­pu­la­res en las ur­nas an­da­lu­zas, y tal la ten­sión acu­mu­la­da du­ran­te las dos úl­ti­mas se­ma­nas, que to­do lo que sea cu­brir el ex­pe­dien­te se con­si­de­ra­rá un buen re­sul­ta­do. La ex­pec­ta­ti­va de que las elec­cio­nes de ma­ña­na cer­ti­fi­quen la tri­fur­ca­ción del elec­to­ra­do con­ser­va­dor ha em­pa­re­da­do a los de Pa­blo Ca­sa­do en­tre la im­po­ten­cia an­te el PSOE y la fu­ga de vo­tos ha­cia el ex­tre­mis­mo de Vox. Só­lo una im­pro­ba­ble ma­yo­ría de «to­do lo que es­tá a la de­re­cha de Su­sa­na Díaz» ta­pa­ría la irrup­ción de los de San­tia­go Abas­cal. Y só­lo en par­te.

El PP ne­ce­si­ta que los vo­tan­tes emi­gra­dos a Cs y Vox se lo pien­sen dos ve­ces an­tes de de­po­si­tar la pa­pe­le­ta y op­ten por dar­le un «vo­to de con­fian­za» al nue­vo equi­po. En es­te pun­to, el PP ma­ne­ja en­cues­tas que ase­gu­ran que el 50% de quie­nes apo­yan a Vox re­co­no­ce que po­dría cam­biar su vo­to.

En el sprint fi­nal, Ca­sa­do se ha es­for­za­do en des­mar­car­se de la era Ra­joy, has­ta el pun­to de que ayer di­jo que «ha vuel­to el par­ti­do de siem­pre, el que de­fien­de los va­lo­res», fren­te al que se tu­vo que de­di­car a lo «ur­gen­te» an­tes que a lo «im­por­tan­te».

Las an­da­lu­zas son una re­vá­li­da pa­ra el li­de­raz­go del pre­si­den­te del PP por cuan­to ser­vi­rán pa­ra me­dir el al­can­ce real del efec­to Ca­sa­do. Lo ma­lo pa­ra los po­pu­la­res es que es­te pri­mer exa­men le ha lle­ga­do muy pron­to –só­lo cua­tro me­ses tras el adiós de Ra­joy– y en una pla­za que no le es fa­vo­ra­ble. «És­ta era la peor cam­pa­ña po­si­ble pa­ra es­tre­nar­nos», re­co­no­ce un di­ri­gen­te de Gé­no­va.

El de­no­mi­na­dor co­mún de es­tas dos se­ma­nas ha si­do el te­mor a la irrup­ción de Vox, que hi­zo que el PP pri­me­ro en­du­re­cie­ra el dis­cur­so y des­pués se lan­za­se a con­fron­tar­se con los «po­pu­lis­tas». To­do ello con el can­di­da­to, Juan­ma Mo­reno, en un dis­cre­to se­gun­do plano, ori­lla­do por la om­ni­pre­sen­cia de su lí­der.

Por to­do es­to, Ca­sa­do se ha vol­ca­do en las dos se­ma­nas de cam­pa­ña, con 60 ac­tos y más de 90.000 ki­ló­me­tros re­co­rri­dos. Allí don­de po­día es­tar, ha es­ta­do. Só­lo le ha fal­ta­do ha­cer co­mo Fraga, que en un día de cam­pa­ña de 1982, en Lé­ri­da, es­tre­chó tan­tas ma­nos que aca­bó dán­do­se­la tam­bién, sin dar­se cuen­ta, a un ma­ni­quí.

EFE

Pa­blo Ca­sa­do y Juan­ma Mo­reno, en el ac­to de cie­rre de cam­pa­ña en Se­vi­lla, ayer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.