De cam­pa­ña ‘zen’ a agi­tar el fan­tas­ma de la ul­tra­de­re­cha

Díaz ha tras­mi­ti­do ner­vio­sis­mo en el tra­mo fi­nal de cam­pa­ña

El Mundo - - ESPAÑA - CHEMA RO­DRÍ­GUEZ

Su­sa­na Díaz pre­ten­día, o eso di­jo ella, desa­rro­llar una cam­pa­ña elec­to­ral de per­fil ba­jo, ale­ja­da del «en­ca­na­lla­mien­to» de la po­lí­ti­ca. Y em­pe­zó con un tono ama­ble, sin ata­ques vi­ru­len­tos y al­zan­do só­lo la voz pa­ra pe­dir que el de­ba­te se cen­tra­se en An­da­lu­cía. Una cam­pa­ña en mo­do zen.

Pe­ro la Su­sa­na Díaz que lle­ga al fi­nal de es­ta ca­rre­ra de 15 días por to­da la geo­gra­fía an­da­lu­za (la fí­si­ca y la vir­tual) no es la mis­ma que la em­pe­zó. A mi­tad de ca­mino, la can­di­da­ta del PSOE a la Pre­si­den­cia de la Jun­ta de An­da­lu­cía ba­jó a la are­na y ten­sio­nó, co­mo só­lo ella sa­ber ha­cer­lo, el úl­ti­mo tra­mo de la cam­pa­ña.

Lo hi­zo agi­tan­do la ban­de­ra del mie­do a la ul­tra­de­re­cha, el apo­ca­lip­sis en­car­na­do en Vox y una hi­po­té­ti­ca alian­za en­tre las hues­tes de San­tia­go Abas­cal en An­da­lu­cía (con el juez Fran­cis­co Se­rrano co­mo ca­be­za de car­tel) con el PP y Ciu­da­da­nos.

El se­gun­do, y de­fi­ni­ti­vo, de­ba­te elec­to­ral mar­có un pun­to de in­fle­xión en la cam­pa­ña de las au­to­nó­mi­cas an­da­lu­zas. An­te las cá­ma­ras de la RTVE, Su­sa­na Díaz agi­tó el fan­tas­ma de la ex­tre­ma de­re­cha y sa­có de­fi­ni­ti­va­men­te del ar­ma­rio a Vox, al que la en­cues­ta del CIS ya ha­bía da­do oxí­geno en una co­mu­ni­dad en la que no tie­ne nin­gu­na im­plan­ta­ción.

El ob­je­ti­vo de la can­di­da­ta so­cia­lis­ta era, es, que el Par­ti­do Po­pu­lar y Ciu­da­da­nos no su­men de nin­gu­na de las ma­ne­ras los 55 dipu­tados que les da­rían la ma­yo­ría ab­so­lu­ta y evi­ta­rían que el PSOE cum­pla 40 años en el po­der en An­da­lu­cía.

Por­que ga­nar las elec­cio­nes se da por des­con­ta­do en las fi­las so­cia­lis­tas, por más que, si se cum­plen los pro­nós­ti­cos, los re­sul­ta­dos se­rán los peo­res de to­da su his­to­ria.

Si eso su­ce­de, si no hay sor­pre­sas el do­min­go, Su­sa­na Díaz ob­via­rá la his­to­ria y se pre­sen­ta­rá co­mo la triun­fa­do­ra que no fue en las pri­ma­rias del PSOE, que le ga­nó el mis­mo Pe­dro Sán­chez al que ha tra­ta­do de man­te­ner ale­ja­do en es­ta cam­pa­ña. Lo mis­mo que al de­ba­te te­rri­to­rial y al con­flic­to ca­ta­lán o a la co­rrup­ción sis­té­mi­ca en la Jun­ta, ta­lo­nes de Aqui­les de una can­di­da­ta que qui­so ser zen y ha ter­mi­na­do al ata­que.

EFE

La can­di­da­ta so­cia­lis­ta, Su­sa­na Díaz, ayer, en el mi­tin de fin de cam­pa­ña en Se­vi­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.