An­da­lu­cía mar­ca­rá hoy el fu­tu­ro de Sán­chez y de Ca­sa­do

El Go­bierno del PSOE y el lí­der del PP pa­san su pri­mer test en las ur­nas ▶ De los re­sul­ta­dos de­pen­de el po­si­ble ade­lan­to de las ge­ne­ra­les

El Mundo - - FRONT PAGE - LU­CÍA MÉN­DEZ

Tras una cam­pa­ña elec­to­ral más pro­pia de unos co­mi­cios ge­ne­ra­les que de unos au­to­nó­mi­cos, los re­sul­ta­dos del 2-D tras­cen­de­rán hoy el ám­bi­to de An­da­lu­cía pa­ra mar­car el fu­tu­ro in­me­dia­to de la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la. En par­ti­cu­lar, me­di­rán la for­ta­le­za del Go­bierno de Pe­dro Sán­chez y el li­de­raz­go de Pa­blo Ca­sa­do en el PP, que pa­san su pri­me­ra prue­ba en las ur­nas.

Los an­da­lu­ces de­ci­di­rán el fu­tu­ro del PSOE, me­di­rán la po­ten­cia del nue­vo li­de­raz­go de Pa­blo Ca­sa­do, re­sol­ve­rán la du­da de si Ciu­da­da­nos pue­de su­pe­rar a los gran­des par­ti­dos, de­ter­mi­na­rán la for­ta­le­za de Po­de­mos y se­rán tes­ti­go del sur­gi­mien­to de Vox.

Más de seis mi­llo­nes y me­dio de ciu­da­da­nos an­da­lu­ces es­tán lla­ma­dos hoy a las ur­nas pa­ra ele­gir a los 109 dipu­tados de su Par­la­men­to. Pe­ro no só­lo. La cam­pa­ña elec­to­ral ha si­do pro­pia de unas ge­ne­ra­les, por­que es­te 2-D tras­cien­de con mu­cho el ám­bi­to au­to­nó­mi­co. An­da­lu­cía ha mar­ca­do la pauta de al­gu­nos cam­bios tras­cen­den­tes en los 40 años de de­mo­cra­cia. El re­fe­rén­dum an­da­luz del 28 de fe­bre­ro de 1980 al­te­ró pa­ra siem­pre el ma­pa del Es­ta­do au­to­nó­mi­co, al con­ver­tir An­da­lu­cía –por de­ci­sión de sus ciu­da­da­nos– en co­mu­ni­dad his­tó­ri­ca co­mo Ca­ta­lu­ña, País Vas­co y Galicia. Tam­bién las úl­ti­mas elec­cio­nes an­da­lu­zas, ce­le­bra­das en mar­zo de 2015, ade­lan­ta­ron el vuel­co que lle­ga­ría en las ge­ne­ra­les de ese año. Los es­pa­ño­les pu­sie­ron fin de la he­ge­mo­nía ab­so­lu­ta del bipartidismo PP-PSOE y na­cie­ron con fuer­za dos nue­vos par­ti­dos, Po­de­mos por la iz­quier­da y Ciu­da­da­nos por el cen­tro.

La frag­men­ta­ción po­lí­ti­ca co­men­zó en aque­llas an­da­lu­zas –aun­que el PSOE re­va­li­dó el Go­bierno au­to­nó­mi­co con el apo­yo de Ciu­da­da­nos– y se ex­ten­dió a to­da Es­pa­ña. La ines­ta­bi­li­dad y la fal­ta de ma­yo­rías cua­li­fi­ca­das pa­ra go­ber­nar en los su­ce­si­vos pro­ce­sos elec­to­ra­les han lle­va­do a los par­ti­dos a un es­ta­do de ex­ci­ta­ción elec­to­ral per­ma­nen­te, an­te la im­po­si­bi­li­dad de go­ber­nar. Ni Ma­riano Ra­joy an­tes ni Pe­dro Sán­chez aho­ra han po­di­do desa­rro­llar una au­tén­ti­ca ac­ción de go­bierno.

En es­te es­ce­na­rio lle­gan hoy las elec­cio­nes an­da­lu­zas, con­vo­ca­das de for­ma an­ti­ci­pa­da por Su­sa­na Díaz, que se re­fu­gió en su tie­rra en bus­ca de una se­gun­da opor­tu­ni­dad, tras fra­ca­sar en su in­ten­to de ser la lí­der del PSOE a ma­nos de Pe­dro Sán­chez. El pro­pó­si­to de Díaz de que los co­mi­cios tu­vie­ran úni­ca­men­te acen­to an­da­luz ha fra­ca­sa­do. El re­sul­ta­do del 2-D se me­di­rá en cla­ve na­cio­nal. Los an­da­lu­ces de­ci­di­rán en las ur­nas el fu­tu­ro del inestable Go­bierno de Pe­dro Sán­chez, me­di­rán la po­ten­cia del nue­vo li­de­raz­go de Pa­blo Ca­sa­do en el PP, re­sol­ve­rán la du­da de si Ri­ve­ra pue­de lle­var a Ciu­da­da­nos a su­pe­rar a los gran­des par­ti­dos, de­ter­mi­na­rán la for­ta­le­za de Po­de­mos y sen­ten­cia­rán si las trans­for­ma­cio­nes del ma­pa po­lí­ti­co es­pa­ñol han ter­mi­na­do o con­ti­nua­rán en el fu­tu­ro, con el sur­gi­mien­to de un nue­vo ac­tor po­lí­ti­co en Es­pa­ña que res­pon­de al nom­bre de Vox.

La ca­pa­ci­dad de con­vo­ca­to­ria del par­ti­do li­de­ra­do por San­tia­go Abas­cal –es­ci­sión del PP por su de­re­cha–, que ha lle­na­do los re­cin­tos en la cam­pa­ña, es una se­ñal de que al­go se es­tá mo­vien­do en la so­cie­dad es­pa­ño­la, a tono con los fe­nó­me­nos en­cua­dra­dos en la ul­tra­de­re­cha que es­tán al­te­ran­do el ma­pa po­lí­ti­co y so­cial en el res­to del mun­do. Y, co­mo ya su­ce­die­ra con Po­de­mos en la cam­pa­ña de las elec­cio­nes eu­ro­peas de 2014, lo ha he­cho ba­jo el ra­dar de ex­per­tos, ana­lis­tas y es­tu­dios de­mos­có­pi­cos. La apa­ri­ción ines­pe­ra­da de Vox pue­de al­te­rar la vi­da po­lí­ti­ca na­cio­nal, co­mo ya al­te­ró la cam­pa­ña elec­to­ral, en la que el res­to de los par­ti­dos –sor­pren­di­dos por el fe­nó­meno– le han da­do car­ta de na­tu­ra­le­za co­mo pe­li­gro­so enemi­go a de­rro­tar. Una cam­pa­ña elec­to­ral, por lo de­más, que pa­sa­rá a la His­to­ria co­mo una de las peo­res que se re­cuer­dan. El gri­te­río sin sen­ti­do –lin­dan­te con el fri­kis­mo en al­gu­nos ac­tos–, los mí­ti­nes con en­tra­das más que dis­cre­tas y un ob­se­si­vo de­ba­te so­bre Ca­ta­lu­ña han pro­ta­go­ni­za­do una cam­pa­ña que ha ser­vi­do pa­ra dar es­pec­tácu­lo, aun­que es­tá por ver que lo­gre mo­vi­li­zar al elec­to­ra­do.

El PSOE de Pe­dro Sán­chez y Su­sa­na Díaz –que en pú­bli­co han en­te­rra­do las hos­ti­li­da­des del pa­sa­do– afron­ta en las ur­nas una prue­ba de re­sis­ten­cia. Los so­cia­lis­tas han go­ber­na­do siem­pre en An­da­lu­cía –pue­de de­cir­se que re­pre­sen­tan en esa co­mu­ni­dad al­go pa­re­ci­do a los na­cio­na­lis­mos de otras co­mu­ni­da­des–, a pe­sar de los ca­sos de co­rrup­ción y de los su­ce­si­vos re­tro­ce­sos elec­to­ra­les. Los son­deos coin­ci­den en que Díaz ga­na­rá las elec­cio­nes aun per­dien­do vo­tos y es­ca­ños, au­xi­lia­da por la frag­men­ta­ción del cen­tro­de­re­cha. Pe­ro la pre­si­den­ta sa­be que ese triun­fo no es ga­ran­tía de go­bierno y su te­mor es que se re­pro­duz­ca la pe­sa­di­lla que vi­vió des­pués de las úl­ti­mas elec­cio­nes. Más de 80 días tar­dó en for­mar Go­bierno tras vencer la re­sis­ten­cia de Ciu­da­da­nos a apo­yar­la. Una vez que Ma­rín y Ri­ve­ra han ju­ra­do que no la sos­ten­drán otra vez, la pre­si­den­ta an­da­lu­za que­da­rá en ma­nos de Po­de­mos e IU, con quien po­dría su­mar su­fi­cien­tes es­ca­ños pa­ra se­guir en San Tel­mo.

Mien­tras, Pe­dro Sán­chez en La Mon­cloa es­pe­ra co­mo agua de ma­yo el ve­re­dic­to del elec­to­ra­do an­da­luz so­bre el Go­bierno que pre­si­de sur­gi­do de una mo­ción de cen­su­ra. Un buen re­sul­ta­do del PSOE an­da­luz su­pon­dría un es­pal­da­ra­zo pa­ra el Go­bierno cen­tral, cu­ya le­gi­ti­mi­dad de ori­gen cues­tio­nan el PP y Ciu­da­da­nos. De es­te 2-D pen­de tam­bién la po­si­ble con­vo­ca­to­ria de unas elec­cio­nes ge­ne­ra­les an­tes de las mu­ni­ci­pa­les del mes de ma­yo. Una vez ana­li­za­dos los re­sul­ta­dos de las an­da­lu­zas, Sán­chez po­dría di­sol­ver pa­ra con­vo­car sus elec­cio­nes en el mes de mar­zo.

Aun­que sin du­da el com­ba­te más in­ten­so y de­ci­si­vo que se di­ri­me hoy en las ur­nas es el pro­ta­go­ni­za­do por PP y Ciu­da­da­nos, a la bús­que­da de la he­ge­mo­nía del cen­tro­de­re­cha es­pa­ñol. El nue­vo lí­der del PP, Pa­blo Ca­sa­do, es quien afron­ta el exa­men más de­li­ca­do en las ur­nas. El te­rre­mo­to del sor­pas­so de Ciu­da­da­nos, un pá­ni­co cier­to an­tes de co­men­zar la cam­pa­ña, ha ido di­lu­yén­do­se en los úl­ti­mos son­deos pu­bli­ca­dos. Aun­que el par­ti­do de Ri­ve­ra ex­pe­ri­men­ta un im­por­tan­te cre­ci­mien­to, no lle­ga a arre­ba­tar al PP la con­di­ción de se­gun­do par­ti­do de An­da­lu­cía.

Pa­blo Ca­sa­do no ha rehui­do su res­pon­sa­bi­li­dad en es­ta cam­pa­ña, ha re­co­rri­do An­da­lu­cía de pun­ta a pun­ta, co­mo si él mis­mo fue­ra el can­di­da­to, opa­can­do a Juan­ma Mo­reno. En es­ta no­che elec­to­ral sa­bre­mos si el nue­vo lí­der del PP –muy dis­tin­to a Ra­joy en to­dos los sen­ti­dos– lo­gra con­so­li­dar­se co­mo tal, y cuán­tos vo­tan­tes es ca­paz de re­te­ner con el fon­do y la for­ma de su re­la­to de re­cu­pe­ra­ción de las tra­di­cio­na­les esen­cias del par­ti­do y de fe­roz opo­si­ción al Go­bierno de Sán­chez. La en­tra­da de Vox en el Par­la­men­to an­da­luz se­ría un ma­za­zo pa­ra Ca­sa­do, que en la cam­pa­ña ha ex­tre­ma­do su dis­cur­so, so­bre to­do en la cues­tión mi­gra­to­ria, pa­ra evi­tar­lo.

De es­te 2-D pen­de la po­si­ble con­vo­ca­to­ria de unas elec­cio­nes ge­ne­ra­les en mar­zo

El nue­vo lí­der del PP es quien afron­ta el exa­men más de­li­ca­do en las ur­nas

TWIT­TER

An­to­nio Maí­llo y Te­re­sa Ro­drí­guez, pa­sean­do por la pla­ya de To­rre­mo­li­nos.

TWIT­TER

Su­sa­na Díaz, con su ma­ri­do y su hi­jo en una fo­to di­fun­di­da por la can­di­da­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.