Tra­ba­ja­do triun­fo del Real Ma­drid an­te el Va­len­cia (2-0)

El Ma­drid arran­ca hi­per­ac­ti­vo y pre­sio­nan­te / So­la­ri prio­ri­za per­fi­les de tra­ba­jo / Car­va­jal, de­ci­si­vo an­te un flo­jo ini­cio del Va­len­cia

El Mundo - - FRONT PAGE - POR OR­FEO SUÁ­REZ

El que quie­ra reha­bi­li­tar­se, que co­rra. Es sim­ple. Las elec­cio­nes de So­la­ri no en­ga­ñan acer­ca de sus prio­ri­da­des, al me­nos por aho­ra. Em­pe­zó por los co­jo­nes y se los en­con­tró en Ei­bar, pe­ro eran del con­tra­rio. La de­ba­cle le res­to pun­tos en la ta­bla y en la cre­di­bi­li­dad, pe­ro se­ña­ló co­mo nun­ca las ver­güen­zas de sus ju­ga­do­res. Ha­cer a su Ma­drid dis­tin­gui­ble por el jue­go ne­ce­si­ta tiem­po. Em­pe­zar por el es­fuer­zo es fá­cil. Lo de­más lo di­rá la pe­lo­ta.

Si al­guien ejem­pli­fi­ca la hi­per­ac­ti­vi­dad con la que arran­có el Ma­drid es Car­va­jal, un fut­bo­lis­ta que se ha con­ver­ti­do en un pun­to car­di­nal del Ma­drid, aun­que jue­gue en un cos­ta­do y no for­me par­te de la co­lum­na. El pe­so cre­cien­te del la­te­ral pro­vo­ca que a me­nu­do el Ber­na­béu se in­cli­ne ha­cia la de­re­cha, un des­equi­li­brio muy con­ve­nien­te. La le­sión del ju­ga­dor, pues, no era una le­sión cual­quie­ra, por­que cuan­do el equi­po no en­cuen­tra so­lu­cio­nes en lo co­lec­ti­vo, Car­va­jal las ofre­ce en lo in­di­vi­dual. Es un de­fen­sa que se re­la­cio­na de ma­ra­vi­lla con el gol. Fren­te a un Va­len­cia que par­tió co­mo un far­tón en la hor­cha­ta, lo de­mos­tró muy pron­to. Car­va­jal pro­fió por un balón que na­die que­ría, des­pués de un con­trol in­com­pren­si­ble de Ben­ze­ma y un des­pro­pó­si­to de­fen­si­vo de Pau­lis­ta pa­ra con­ver­tir­lo en el pri­mer tan­to, obra de Wass, en pro­pia puer­ta. En el área, un de­fen­sa tie­ne que sa­ber co­mo po­ner la ca­be­za. Si no, es un pe­li­gro pú­bli­co. Car­va­jal vol­vió a es­tar en tie­rra de de­lan­te­ros pa­ra asis­tir a Lu­cas Váz­quez en el desen­la­ce. Fue de­ci­si­vo de prin­ci­pio a fin.

Al de­fen­sa, sin em­bar­go, le co­rres­pon­dían más res­pon­sa­bi­li­da­des, al si­tuar­se Gue­des en su ca­rril. El por­tu­gués tie­ne la cua­li­dad de hun­dir­se co­mo el cu­chi­llo en el pan, pe­ro pa­ra ello ne­ce­si­ta es­tar afi­la­do. No es el ca­so. Por mo­men­tos, pa­re­ció in­có­mo­do con su fí­si­co.

El Va­len­cia en­con­tró ini­cial­men­te po­cos ar­gu­men­tos pa­ra po­ner­lo en va­lor, lo mis­mo que a San­ti Mi­na o Ga­mei­ro, de­bi­do a la pre­sión cons­tan­te del Ma­drid, has­ta que Pa­re­jo le­van­tó el pe­ris­co­pio. Quien ha si­do el me­jor de Eu­ro­pa los úl­ti­mos años, tie­ne que em­pe­zar por tra­ba­jar co­mo el peor. Es el fút­bol, de es­ca­sa me­mo­ria, sea pa­ra los títulos co­mo pa­ra el tra­ba­jo. En Ei­bar su­pie­ron que ocu­rre cuan­do no se ha­ce: el ri­dícu­lo. La for­ma de pre­sio­nar la sa­li­da de balón de los hom­bres de So­la­ri res­pon­día al efec­to ac­ción-reac­ción. Sig­ni­fi­ca­ti­vo era el mo­do de em­plear­se a ello de Ben­ze­ma, que no du­dó en ba­jar a su cam­po pa­ra ro­bar ba­lo­nes, al­go que siem­pre se aplau­de en el Ber­na­béu. La lí­ri­ca del Ma­drid no se en­tien­de sin per­cu­sión.

So­la­ri re­do­bló los per­fi­les que le po­dían apor­tar lo que bus­ca­ba. Lu­cas Váz­quez, un fi­jo al me­nos en es­te tiem­po de re­cons­truc­ción, do­bló la ban­da de Car­va­jal, mien­tras Re­gui­lón hi­zo lo pro­pio en la de Ba­le. La ali­nea­ción del ga­lle­go per­mi­te al ga­lés ju­gar en la iz­quier­da, la po­si­ción na­tu­ral tan­to tiem­po re­cla­ma­da, don­de lo ha­cía en el Tot­ten­ham, aun­que no hay ba­se pa­ra de­cir que rin­da más que en la de­re­cha, por mu­cho que sea zur­do. Ba­le es un es­la­bón per­di­do, y co­mo tal hay que tra­tar­lo. Si se apues­ta por el ga­lés, que sea de esa for­ma; si no, al ban­co.

A la in­ten­si­dad de las ban­das se aña­dió la de Mar­cos Llo­ren­te co­mo pivote na­tu­ral, acom­pa­ña­do de Ce­ba­llos, que ha en­ten­di­do lo que le pue­de dar un lu­gar en el equi­po. To­do el tra­ba­jo que apor­ta­ron per­mi­tió a Mo­dric avan­zar­se a la me­dia­pun­ta, don­de más allás de va­lio­so, pue­de ser le­tal. En ese con­tex­to y con se­me­jan­tes prio­ri­da­des, cual­quie­ra le­jos de su me­jor for­ma lo tie­ne di­fí­cil. Is­co es uno de ellos. Asen­sio, otro. De­jar al pri­me­ro en el ban­co pue­de en­ten­der­se; de­jar­lo en la gra­da, co­mo en Ro­ma, es en­viar­le un men­sa­je. Fue el úl­ti­mo cam­bio. Tu­vo 11 mi­nu­tos.

A Mar­ce­lino le de­bió gus­tar el Ma­drid del pri­mer tiem­po. Hi­zo mu­cha de las co­sas que apre­cia. Ha­bía al­go que los su­yos po­dían igua­lar: la in­ten­si­dad y las dispu­tas. Con esas ins­truc­cio­nes y al­go de es­pe­cu­la­ción por par­te lo­cal, con­si­guió in­ver­tir el do­mi­nio y equi­li­brar las oca­sio­nes, que no era po­co. Pa­re­jo, con balón y más cer­ca del área, asis­tió a San­ti Mi­na y Pau­lis­ta, muy cer­ca del gol. Kon­dog­bia le dio más cuer­po que Co­que­lín y Bats­huany, pi­mien­ta. Cour­tois le ga­nó un mano a mano, en una in­ter­ven­ción de tro­nío. Aun­que ha­bía pi­ta­do el ár­bi­tro, el VAR ha­bría da­do el gol.

Tam­bién el Ma­drid, al que So­la­ri dio re­le­vos pa­ra que re­cor­dar que la in­ten­si­dad era lo pri­me­ro. Pa­ra mues­tra, la sa­li­da de Val­ver­de, un ti­po muy po­de­ro­so fí­si­ca­men­te, por Mo­dric. Con Is­co, ha­bía más lecturas. El gol de Lu­cas Váz­quez ce­rró el círcu­lo del es­fuer­zo.

RO­DRI­GO JIMÉNEZ / EFE

Ben­ze­ma ob­ser­va el gol en pro­pia me­ta de Wass, ayer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.