Es­tu­diar cas­te­llano en Ibiza, un in­fierno pa­ra una ma­dre

Una ma­dre de­nun­cia tra­to dis­cri­mi­na­to­rio y coac­cio­nes a sus hi­jos en un co­le­gio de la is­la

El Mundo - - FRONT PAGE - MAY­TE AMO­RÓS

Ir­ma lle­va tres años in­ten­tan­do que sus hi­jos den, al me­nos, una asig­na­tu­ra tron­cal en cas­te­llano. Aho­ra los cha­va­les tie­nen me­nos ho­ras en es­pa­ñol que cuan­do vi­vían en In­gla­te­rra. En Ibiza. El cen­tro, Ins­pec­ción Edu­ca­ti­va y la Con­se­lle­ria de Edu­ca­ción le di­cen que se va­yan a un co­le­gio pri­va­do por­que, co­mo ya ase­gu­ró el con­se­ller pú­bli­ca­men­te, «es­to es lo que hay». En Ibiza. Las pro­tes­tas de Ir­ma no han ser­vi­do de na­da. Bueno, sí, ha ha­bi­do con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas más allá de la edu­ca­ción. «Si la ni­ña pe­que­ña que­ría ir al ba­ño a ha­cer pis, la maes­tra le de­cía que no la en­ten­día. Si que­ría de­nun­ciar que otro ni­ño le es­ta­ba pe­gan­do, no la en­ten­día. Si el ma­yor que­ría in­ter­ve­nir en cla­se de ma­te­má­ti­cas, no le da­ban el turno de pa­la­bra». Y to­do por­que ha­bla­ban cas­te­llano.

Eso no que­da ahí. Las cir­cu­la­res y co­mu­ni­ca­cio­nes a los pa­dres siem­pre se da­ban en ca­ta­lán. Cuan­do Ir­ma las pi­dió en cas­te­llano, co­mo es su de­re­cho, le con­tes­ta­ron que «te­nía que ser más to­le­ran­te» y apren­der ca­ta­lán. Dos años de que­jas y tras que­dar­se un cur­so sin re­ci­bir el bo­le­tín de no­tas de los ni­ños –por­que pi­dió que el ta­blón de anun­cios don­de ve­nía la in­for­ma­ción pa­ra pe­dir ci­ta con la tu­to­ra se es­cri­bie­ra tam­bién en cas­te­llano–, ha con­se­gui­do que le in­for­men en la len­gua ofi­cial del Es­ta­do. Ha si­do la úni­ca ba­ta­lla ga­na­da por­que el cen­tro edu­ca­ti­vo y la Con­se­lle­ria si­guen ne­gán­do­le una edu­ca­ción en cas­te­llano. En Ibiza.

Es­ta ma­dre de To­rre­la­ve­ga (Can­ta­bria) afin­ca­da en la is­la des­de ha­ce ca­si cin­co años ha de­nun­cia­do a la Con­se­lle­ria de Edu­ca­ción de Ba­lea­res por no re­co­no­cer el de­re­cho de li­bre elec­ción de len­gua de que sus hi­jos es­tu­dien en su len­gua ma­ter­na, en es­te ca­so en cas­te­llano. Des­pués de con­tac­tar con el cen­tro, el Go­vern ba­lear, Ma­riano Ra­joy, Pe­dro Sán­chez, el De­fen­sor del Pue­blo y la Ca­sa Real, Ir­ma ha op­ta­do por de­nun­ciar en el juz­ga­do nú­me­ro 1 de Ibiza, apor­tan­do mul­ti­tud de prue­bas «del tra­to dis­cri­mi­na­to­rio y las coac­cio­nes» re­ci­bi­das en el co­le­gio pú­bli­co Can Ras­palls de Sant Jor­di.

«Me preo­cu­pa que mis hi­jos es­tén cre­cien­do con la idea de que ha­blar su len­gua ma­ter­na es­tá mal y que tie­ne con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas» sub­ra­ya es­ta ma­dre, que de­nun­cia que sus hi­jos, de 11, 9 y 6 años, es­tán «de­sam­pa­ra­dos por las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas».

To­do son tra­bas pa­ra es­ta fa­mi­lia que re­cla­ma en vano su de­re­cho a la es­co­la­ri­za­ción en cas­te­llano des­de el cur­so 2015-16. Ese año lle­gó al go­bierno la so­cia­lis­ta Fran­ci­na Ar­men­gol y los na­cio­na­lis­tas de Més, que de­ro­ga­ron el tri­lin­güis­mo del PP y re­cu­pe­ra­ron el De­cre­to de Mí­ni­mos, dan­do alas a la in­mer­sión lin­güís­ti­ca. Así, en Can Ras­palls em­pe­za­ron tam­bién a im­par­tir en ca­ta­lán las ma­te­má­ti­cas, que has­ta en­ton­ces era la úni­ca asig­na­tu­ra que se ofre­cía en cas­te­llano.

Cuan­do em­pe­zó el cur­so 2015-16, Ir­ma ro­gó a la di­rec­to­ra del cen­tro que man­tu­vie­ra a los ni­ños úni­ca­men­te una asig­na­tu­ra tron­cal en es­pa­ñol, «aún sa­bien­do que mi hi­jo ma­yor, que te­nía ocho años, es­ta­ba en la pri­me­ra en­se­ñan­za y te­nía de­re­cho a apren­der a leer y es­cri­bir en

su len­gua ma­ter­na». La con­tes­ta­ción del cen­tro fue: «Que no y que no».

Aun­que a Ir­ma no le pa­re­cía bue­na idea, pi­dió un lis­ta­do de cen­tros don­de po­der es­tu­diar en es­pa­ñol, pe­ro la Con­se­lle­ria re­co­no­ció que no ha­bía nin­guno. To­dos tie­nen in­mer­sión lin­güís­ti­ca. «La de­le­ga­da de Edu­ca­ción me ci­tó por te­lé­fono a una char­la y me di­jo que si que­ría cas­te­llano, que me fue­ra a un pri­va­do», re­la­ta. Tan «de­ses­pe­ra­da» es­ta­ba que pi­dió pla­za en el úni­co co­le­gio de pago de la ciu­dad –600 eu­ros por hi­jo– pe­ro su sor­pre­sa fue com­pro­bar que el cen­tro es­ta­ba a to­pe. Ha­bía lis­ta de es­pe­ra de pa­dres que hu­yen de la in­mer­sión lin­güís­ti­ca.

Al ver­se sin sa­li­da, la pro­ge­ni­to­ra em­pe­zó a to­car puer­tas. Lla­mó a la Ca­sa Real –que le re­mi­tió a Edu­ca­ción–, a Ma­riano Ra­joy, a Pe­dro Sán­chez –que ni con­tes­ta­ron– y al De­fen­sor del Me­nor. Es­te úl­ti­mo le dio la ra­zón y re­co­no­ció el de­re­cho a la edu­ca­ción en es­pa­ñol en un in­for­me de agos­to de 2018.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.