El ga­lo­pe de Vox

Eu­fo­ria en el par­ti­do de Abas­cal, que lo­gra en­trar por pri­me­ra vez en un par­la­men­to au­to­nó­mi­co

El Mundo - - PORTADA - DA­VID GISTAU

Has­ta úl­ti­ma ho­ra, en Vox hu­bo de­ba­te in­terno so­bre si era ade­cua­do o no pre­sen­tar­se a las elec­cio­nes an­da­lu­zas. La fal­ta de es­truc­tu­ra ha­cía te­mer un fra­ca­so que pu­die­ra arrui­nar la di­ná­mi­ca ad­qui­ri­da a par­tir de Vis­ta­le­gre. Ello ha­bría cons­ti­tui­do un gi­gan­tes­co des­per­di­cio pa­ra un par­ti­do que em­pe­zó, tal y co­mo re­co­no­ció ayer el di­rec­tor de la cam­pa­ña de la for­ma­ción, Víc­tor Sán­chez del Real. El par­ti­do de San­tia­go Abas­cal lo­gró ayer en­trar por pri­me­ra vez en un par­la­men­to au­to­nó­mi­co. Al gri­to de «Adiós, Su­sa­na, adiós», sus mi­li­tan­tes ce­le­bra­ron el ha­ber­se con­ver­ti­do en la lla­ve de la go­ber­na­bi­li­dad pa­ra la de­re­cha.

En el equi­po de Vox abun­dan los ros­tros bar­ba­dos a los que les que­da­ría bien un mo­rrión. Ello con­ge­nia con un con­cep­to fun­da­cio­nal por el cual ano­che, en la se­de elec­to­ral del ho­tel Ay­re, aún re­ci­bía sa­lu­ta­cio­nes de hé­roe el mi­li­tan­te que es­tu­vo de­te­ni­do en Gi­bral­tar du­ran­te aque­lla in­cur­sión de la que el ac­tual se­cre­ta­rio ge­ne­ral, Ja­vier Or­te­ga, es­ca­pó a na­do. Hoy, me­jor di­cho, des­de hoy, con sus 12 es­ca­ños ob­te­ni­dos con­tra pro­nós­ti­co, Vox es un fe­nó­meno po­lí­ti­co que des­bor­da esos cau­ces pri­ma­rios y ha sa­bi­do atraer­se, en An­da­lu­cía, lo mis­mo a los por­ta­do­res de bron­ca, al­gu­nos de los cua­les po­drían ha­ber ex­pe­ri­men­ta­do an­tes con Po­de­mos, que a los vul­ne­ra­bles a cier­tos mie­dos que se re­suel­ven en­va­san­do al va­cío las na­cio­nes y pres­tan­do coar­ta­das a la hos­ti­li­dad xe­nó­fo­ba, o que a aque­llos que, desean­do vol­tear el ré­gi­men con­ser­va­dor y pa­tri­mo­nial del PSOE en la re­gión, no vie­ron en el PP con­for­me con el eterno sub­cam­peo­na­to una he­rra­mien­ta su­fi­cien­te.

Has­ta úl­ti­ma ho­ra, en Vox hu­bo de­ba­te in­terno so­bre si era ade­cua­do o no pre­sen­tar­se a las elec­cio­nes an­da­lu­zas. La fal­ta de es­truc­tu­ra ha­cía te­mer un fra­ca­so que pu­die­ra arrui­nar la iner­cia di­ná­mi­ca ad­qui­ri­da a par­tir de Vis­ta­le­gre. Ello ha­bría cons­ti­tui­do un gi­gan­tes­co des­per­di­cio pa­ra un par­ti­do que em­pe­zó, co­mo re­cuer­da su di­rec­tor de cam­pa­ña, Víc­tor Sán­chez del Real, car­gan­do me­gá­fo­nos en la tra­se­ra de una fur­go­ne­ta, y que po­co a po­co, fue­ra del ra­dar, sin que se en­te­ra­ran ape­nas los me­dios, fue com­pro­ban­do que en sus ac­tos ha­bía ca­da vez más gen­te en una at­mós­fe­ra ca­da vez más emo­cio­nal.

Se­gún Sán­chez del Real, hu­bo en par­ti­cu­lar un ac­to en Sants (Bar­ce­lo­na) que cons­ti­tu­yó un pun­to de apo­yo mo­ral pa­ra asal­tar Vis­ta­le­gre. El fe­nó­meno se re­pi­tió des­pués du­ran­te la cam­pa­ña elec­to­ral an­da­lu­za. Vox se des­cu­brió a sí mis­mo un di­na­mis­mo in­sos­pe­cha­do me­dian­te los mí­ti­nes en es­pa­cios aba­rro­ta­dos, dis­tin­tos de los muy me­ca­ni­za­dos de los par­ti­dos tra­di­cio­na­les, en­tre los cua­les cun­die­ron los efec­tos eléc­tri­cos de las aren­gas –to­do en Vox pa­re­ce la con­vo­ca­to­ria pa­ra un día de San Cris­pín, los happy few– así co­mo esa im­pli­ca­ción que só­lo se da cuan­do uno tie­ne la im­pre­sión de es­tar par­ti­ci­pan­do en el na­ci­mien­to de al­go nue­vo. En al­gún mo­men­to, cuan­do el di­na­mis­mo era el de­ri­va­do del 15-M, esa sen­sa­ción ge­ne­sía­ca pu­do ha­ber­lo ma­ne­ja­do Po­de­mos, par­ti­do ave­jen­ta­do pre­ma­tu­ra­men­te por su ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción y la mu­ta­ción en pe­que­ños bur­gue­ses de sus jó­ve­nes bár­ba­ros.

Aho­ra ha si­do tras­pa­sa­da en par­te a Vox, así co­mo la pa­ten­te de la an­ti­po­lí­ti­ca, y ello es pa­ra­dó­ji­co en un par­ti­do que no de­ja de ser el re­sul­ta­do de un es­pí­ri­tu reac­cio­na­rio y una es­ci­sión de la de­re­cha bur­gue­sa que ha en­con­tra­do sen­de­ros de ra­di­ca­li­za­ción en­tre los tran­si­ta­dos por mo­vi­mien­tos co­mo la alt-right de Ban­non, el le­pe­nis­mo o la Le­ga. To­do ello ade­re­za­do con un to­que cas­ti­zo: cuan­do es­ta­lló la eu­fo­ria en el ho­tel Ay­re, ayer era po­si­ble oír los «Vi­va Es­pa­ña, co­ñ­ñ­ñ­ñ­ño» de re­mi­nis­cen­cias cuar­te­la­rias. Hu­bo gri­tos tam­bién que alu­dían a «la re­sis­ten­cia», la que re­pre­sen­ta­ría Vox con­tra la dic­ta­du­ra de la co­rrec­ción po­lí­ti­ca, con­tra las fan­ta­sías oli­gár­qui­cas, con­tra la pre­da­ción fis­cal par­ti­to­crá­ti­ca, con­tra los su­pues­tos ex­pe­ri­men­tos fren­te­po­pu­lis­tas que es­ta­rían ame­na­zan­do con­cep­tos vo­lu­mi­no­sos co­mo el de pa­tria. Ar­gu­men­tos que Vox es­tá ma­dru­gan­do al Par­ti­do Po­pu­lar de la re­fun­da­ción en mar­cha de Ca­sa­do, que tie­ne aquí una lu­cha po­lí­ti­ca por li­brar que tal vez sea más im­por­tan­te pa­ra su su­per­vi­ven­cia que las del cons­ti­tu­cio­na­lis­mo, el independentismo y los ex­pe­ri­men­tos vo­lá­ti­les de Pedro Sán­chez en el la­bo­ra­to­rio de la iz­quier­da.

En Vox es­tán con­ven­ci­dos de que su éxi­to se de­be a la au­sen­cia de re­tó­ri­ca, al he­cho de que las co­sas sean cla­ras y des­acom­ple­ja­das. To­do co­lin­da con el pa­trio­tis­mo de pi­ca en Flan­des, co­mo el he­cho de que Ro­cío Mo­nas­te­rio arran­que su pri­me­ra in­ter­ven­ción pa­ra la pren­sa dan­do las gra­cias a las Fuer­zas Ar­ma­das que sir­ven ahí fue­ra pa­ra ga­ran­ti­zar nues­tra se­gu­ri­dad. Es un re­cur­so de cier­ta épi­ca sen­ci­lla que atrae a una mu­cha­cha­da que pa­re­ce la del fút­bol, con chán­da­les de la se­lec­ción y gri­tos de gra­da ta­les co­mo el «Yo soy es­pa­ñol».

Vox ofre­ce un es­pa­cio se­gu­ro pa­ra gri­tar «Vi­va Es­pa­ña» sin tor­tuo­sas pe­na­li­za­cio­nes de la co­rrec­ción. Pe­ro, evi­den­te­men­te, no es só­lo eso. Pro­lon­ga y re­en­cau­za el sen­ti­mien­to de enojo con la cas­ta y la po­lí­ti­ca pro­fe­sio­nal, a las que se han in­cor­po­ra­do sus an­ti­guos im­pug­na­do­res, y rom­pe en Es­pa­ña un complejo de cul­pa pos­fran­quis­ta que ho­mo­lo­ga a la de­re­cha/de­re­cha con una pre­sun­ción de mo­der­ni­dad eu­ro­pea y nor­te­ame­ri­ca­na. In­sis­to en que se ha­ce ex­tra­ño ver a per­so­nas que en tér­mi­nos so­cio­ló­gi­cos siem­pre re­pre­sen­ta­ron la es­ta­bi­li­dad del cen­tro-de­re­cha ins­ti­tu­cio­nal en­ro­la­das en una aven­tu­ra in­sur­gen­te con la que desafían una no­ción de la opre­sión cul­tu­ral. A es­to hay que agre­gar un sen­ti­mien­to que tam­bién era pre­do­mi­nan­te en el ho­tel Ay­re cuan­do el es­cru­ti­nio to­da­vía plan­tea­ba más hi­pó­te­sis que reali­da­des: el de ha­ber de­rro­ta­do por fin a un ré­gi­men, el so­cial­de­mó­cra­ta en An­da­lu­cía, que pa­re­cía eterno e in­to­ca­ble, que te­nía clien­te­li­za­da por­cio­nes en­te­ras de la so­cie­dad, y que, ame­na­za­do por par­ti­dos opo­si­to­res de dis­tin­to signo, co­mo Ciu­da­da­nos, se pu­so a tem­blar en la in­mi­nen­cia de un co­lap­so co­mo no se le ha­bía visto ha­cer­lo ja­más. Pa­ra un jo­ven vo­tan­te de Vox que nun­ca co­no­ció otra co­sa, la emo­ción, de­cía, era com­pa­ra­ble a la que al­ber­ga al que con­tem­pla la caí­da de una dic­ta­du­ra –con la di­fe­ren­cia que el PSOE fue lo que fue y es lo que es por­que así se lo le­gi­ti­man las ur­nas–.

Hay un per­so­na­je nue­vo en el co­ta­rro, ali­men­ta­do en par­te por el alar­mis­mo de sus ri­va­les, cu­yo via­je en lo na­cio­nal ha de ser ca­li­bra­do a par­tir de aho­ra. Pe­ro que ha sa­li­do de la di­men­sión clan­des­ti­na en la que se pre­pa­ró pa­ra su­bir­se a la ola de la reac­ción eu­ro­pea.

REU­TERS

Abas­cal, lí­der de Vox, ayer en Se­vi­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.