He­ca­tom­be del PSOE

Díaz pier­de 400.000 vo­tos, co­se­cha el peor re­sul­ta­do de la his­to­ria del so­cia­lis­mo an­da­luz y per­de­rá el go­bierno tras 36 años

El Mundo - - PORTADA - TE­RE­SA LÓ­PEZ PA­VÓN

El PP, que aguan­ta en la se­gun­da po­si­ción pe­se a caer seis pun­tos, y Cs, que do­bla sus re­sul­ta­dos de 2015, pre­sen­ta­rán can­di­da­to

Vox con­si­gue 12 dipu­tados y la lla­ve de la go­ber­na­bi­li­dad pa­ra la de­re­cha, mien­tras Po­de­mos re­tro­ce­de más de cin­co pun­tos

Ba­ta­ca­zo his­tó­ri­co del PSOE an­da­luz. El par­ti­do de Su­sa­na Díaz per­dió ayer 400.000 vo­tos y la po­si­bi­li­dad de go­ber­nar con el apo­yo de Po­de­mos en la pri­me­ra ci­ta elec­to­ral des­de que Pedro Sán­chez ac­ce­dió al Eje­cu­ti­vo cen­tral. El PSOE no po­drá man­dar en su prin­ci­pal feu­do au­to­nó­mi­co tras 36 años de he­ge­mo­nía. El PP lo­gró re­te­ner el se­gun­do pues­to pe­se a su­frir una san­gría de 300.000 su­fra­gios. Juan Ma­nuel Mo­reno Bo­ni­lla anun­ció que se pre­sen­ta­rá co­mo can­di­da­to a la in­ves­ti­du­ra, al igual que Juan Ma­rín, el ca­be­za de lis­ta de Ciu­da­da­nos, par­ti­do que do­bla­rá su re­pre­sen­ta­ción en el Par­la­men­to re­gio­nal. Los pac­tos es­ta­rán con­di­cio­na­dos por la irrup­ción de Vox, que con 12 es­ca­ños y el 10% de los vo­tos, ac­ce­de por pri­me­ra vez a una Cá­ma­ra au­to­nó­mi­ca.

Vuel­co elec­to­ral. Re­sul­ta­do his­tó­ri­co. An­da­lu­cía pa­sa pá­gi­na. La de­re­cha pue­de go­ber­nar en An­da­lu­cía y rom­per por pri­me­ra vez con cua­tro dé­ca­das de go­bier­nos inin­te­rrum­pi­dos del PSOE, que ha es­ta­do al man­do de la au­to­no­mía an­da­lu­za des­de las pri­me­ras elec­cio­nes. El in­dis­cu­ti­ble ba­ta­ca­zo de Su­sa­na Díaz, que su­fre un cas­ti­go ines­pe­ra­do en su vi­ru­len­cia (pier­de de una ta­ca­da 14 dipu­tados y ca­si 7,5 pun­tos por­cen­tua­les) y so­bre to­do la irrup­ción inusi­ta­da de Vox en el Par­la­men­to an­da­luz po­drían ha­cer po­si­ble el cam­bio que se re­sis­tía en An­da­lu­cía con­vo­ca­to­ria tras con­vo­ca­to­ria, con una con­tu­ma­cia que ha si­do ob­je­to de se­su­dos aná­li­sis den­tro y fue­ra de la co­mu­ni­dad.

La de­re­cha pue­de go­ber­nar en An­da­lu­cía y pre­su­mi­ble­men­te lo va a ha­cer la pró­xi­ma le­gis­la­tu­ra gra­cias a los dipu­tados de Vox, el par­ti­do de la ul­tra­de­re­cha que ha reac­ti­va­do a los vo­tan­tes con­ser­va­do­res que se ha­bían re­fu­gia­do en las úl­ti­mas con­vo­ca­to­rias en la abs­ten­ción. El men­sa­je ra­di­cal del par­ti­do que li­de­ra San­tia­go Abas­cal ha cau­ti­va­do a cer­ca del 11% de los vo­tan­tes an­da­lu­ces, lo que pue­de sig­ni­fi­car que, en con­tra de lo que ca­bía es­pe­rar, ha arras­tra­do tras de sí no solo a an­ti­guos se­gui­do­res del PP sino in­clu­so a vo­tan­tes de la iz­quier­da o al me­nos del cen­troiz­quier­da.

Así se des­pren­de del he­cho de que el se­ve­ro cas­ti­go su­fri­do por el PSOE no se ha­ya tra­du­ci­do en un au­men­to del vo­to pa­ra Ade­lan­te An­da­lu­cía, la coa­li­ción for­ma­da por Po­de­mos e Iz­quier­da Uni­da, la otra gran per­de­do­ra de la no­che; sino que las fu­gas se ha­brían pro­du­ci­do ha­cia la abs­ten­ción –que ha si­do muy sig­ni­fi­ca­ti­va en los bas­tio­nes de la iz­quier­da– y tam­bién ha­cia el blo­que de la de­re­cha.

El vuel­co elec­to­ral po­dría dar­le la Pre­si­den­cia de la Jun­ta de An­da­lu­cía a Juan Ma­nuel Mo­reno Bo­ni­lla, el can­di­da­to del PP que par­tía con el peor de los pro­nós­ti­cos y que tam­po­co ha sa­bi­do ta­po­nar la san­gría de vo­tos, ha­bien­do per­di­do 7 es­ca­ños en el Par­la­men­to an­da­luz, y co­lo­cán­do­se, con 26 dipu­tados, en la mis­ma ci­fra que ob­tu­vo en 1990 Ga­bino Pu­che, un re­sul­ta­do que en­ton­ces se an­to­ja­ba irre­le­van­te fren­te a la abul­ta­dí­si­ma ma­yo­ría ab­so­lu­ta de Ma­nuel Cha­ves.

En lo que a Ciu­da­da­nos res­pec­ta, no solo no se ha pro­du­ci­do el sor­pas­so que va­ti­ci­na­ban al­gu­nas son­deos, sino que su in­dis­cu­ti­ble as­cen­so en los re­sul­ta­dos (más del do­ble de es­ca­ños) ha sa­bi­do a po­co a quie­nes es­pe­ra­ban que es­tas elec­cio­nes su­pu­sie­ran pa­ra la for­ma­ción na­ran­ja el des­pe­gue de­fi­ni­ti­vo pa­ra con­ver­tir­se en al­ter­na­ti­va real de go­bierno y no una me­ra mu­le­ta en la con­fi­gu­ra­ción de ma­yo­rías.

Su can­di­da­to, Juan Ma­rín, ce­le­bra­ba ano­che los re­sul­ta­dos jun­to a los lí­de­res del par­ti­do, Al­bert Rivera e Inés Arrimadas, que se ha­bían des­pla­za­do a Se­vi­lla a sa­bo­rear su va­ti­ci­na­do éxi­to elec­to­ral. Pe­ro en su áni­mo no era di­fí­cil ha­llar el ras­tro de la de­cep­ción por las ex­pec­ta­ti­vas frus­tra­das de al­gu­na ma­ne­ra. Ma­rín anun­cia­ba ano­che su in­ten­ción de pre­sen­tar su can­di­da­tu­ra a la in­ves­ti­du­ra co­mo pre­si­den­te de la Jun­ta de An­da­lu­cía, pe­ro su as­cen­so no pa­re­ce ser su­fi­cien­te pa­ra cues­tio­nar a Juan Ma­nuel Mo­reno al fren­te del pac­to a tres que se ba­rrun­ta ya en el Par­la­men­to an­da­luz.

Si los mensajes del PP y Ciu­da­da­nos du­ran­te la cam­pa­ña per­mi­ten va­ti­ci­nar que el pac­to en­tre am­bos se­rá re­la­ti­va­men­te fá­cil, al­go más com­pli­ca­da po­dría ser la re­la­ción con Vox, el par­ti­do re­ve­la­ción de es­tas elec­cio­nes con el juez Fran­cis­co Se­rrano de can­di­da­to. «Adiós, Su­sa­ni­ta, adiós», can­ta­ban ayer los se­gui­do­res de Vox en el ho­tel Ay­re de Se­vi­lla, en mi­tad del dis­cur­so de su lí­der, San­tia­go Abas­cal, quien se arro­ga el mé­ri­to de ha­ber aca­ba­do «con 36 años de co­rrup­ción». La for­ma­ción ra­di­cal –que ha des­ple­ga­do du­ran­te la cam­pa­ña un po­ten­te dis­cur­so so­bre la uni­dad de Es­pa­ña y con­tra los se­pa­ra­tis­mos, con­tra la «in­va­sión» de la in­mi­gra­ción ile­gal o por la re­cu­pe­ra­ción del Pe­ñón de Gi­bral­tar– ob­tu­vo en 2015 un exi­guo 0,46% de los vo­tos. En cua­tro años se ha au­pa­do a los 12 es­ca­ños, con ca­si el 11% de los vo­tos.

El vo­tan­te an­da­luz de­sen­can­ta­do pa­re­ce ha­ber en­con­tra­do en Vox el desaho­go que an­da­ba bus­can­do en los tiem­pos con­vul­sos azo­ta­dos por la cri­sis eco­nó­mi­ca, las ten­sio­nes na­cio­na­lis­tas y la

El as­cen­so de Ciu­da­da­nos no lle­ga a las ex­pec­ta­ti­vas ge­ne­ra­das

Una iz­quier­da des­mo­vi­li­za­da cas­ti­ga tam­bién a Ade­lan­te An­da­lu­cía

pre­sión migratoria. El mi­tin de Vis­ta­le­gre le de­mos­tró que ya no es­ta­ba solo y el CIS pu­do ac­cio­nar el efec­to va­gón que des­cri­ben los so­ció­lo­gos has­ta dis­pa­rar sus op­cio­nes.

Con to­do, la gran per­de­do­ra de la no­che, sin du­da, fue Su­sa­na Díaz, a la que es­tos re­sul­ta­dos con­vier­ten en res­pon­sa­ble his­tó­ri­ca de ha­ber di­na­mi­ta­do en un tiem­po ré­cord la he­ren­cia re­ci­bi­da y ha­ber per­di­do el con­trol de la co­mu­ni­dad au­tó­no­ma pre­ci­sa­men­te aho­ra que el PSOE vuel­ve a go­ber­nar en La Mon­cloa. Con los peo­res re­sul­ta­dos de la his­to­ria de la au­to­no­mía an­da­lu­za, el PSOE si­gue sien­do, sin em­bar­go, el par­ti­do más vo­ta­do, con el 28 por 100 de los vo­tos y 33 es­ca­ños.

Pe­ro la vic­to­ria es sin du­da la más amar­ga de las vi­vi­das por Su­sa­na Díaz en su tra­yec­to­ria po­lí­ti­ca, una tra­yec­to­ria que pa­re­cía im­pa­ra­ble cuan­do se con­vir­tió en la ele­gi­da por Jo­sé Antonio Gri­ñán en 2013 pa­ra su­ce­der­le en la Pre­si­den­cia de la Jun­ta y des­ple­gó en el par­ti­do y en las ins­ti­tu­cio­nes su re­cién des­cu­bier­tas do­tes pa­ra el en­can­ta­mien­to po­lí­ti­co.

Su es­ti­lo cer­cano y po­pu­lis­ta la con­vir­tie­ron pron­to en un per­so­na­je inevi­ta­ble en to­dos los fo­ros po­lí­ti­cos, co­deán­do­se con la Fa­mi­lia Real y las em­pre­sas del IBEX con la mis­ma sol­tu­ra con la que des­pa­cha con sus ve­ci­nas de Tria­na, a las que ci­ta con fre­cuen­cia en sus dis­cur­sos.

Esa fa­ci­li­dad pa­ra in­tro­du­cir­se en los ce­nácu­los y su ines­ti­ma­ble am­bi­ción po­lí­ti­ca fue­ron fun­da­men­ta­les pa­ra que Su­sa­na Díaz se con­ven­cie­ra a sí mis­ma de que po­día ha­cer­se con el con­trol del par­ti­do a cos­ta de pro­vo­car una cri­sis inau­di­ta en el seno de la or­ga­ni­za­ción. Pe­ro se equi­vo­có mi­dien­do sus fuer­zas y se equi­vo­có so­bre to­do mi­dien­do las po­si­bi­li­da­des de Pedro Sán­chez, que la aca­bó de­rro­tan­do de for­ma in­con­tes­ta­ble en las pri­ma­rias de ma­yo de 2017.

Díaz re­tor­nó en­ton­ces a sus cuar­te­les de in­vierno pa­ra ha­cer­se fuer­te en An­da­lu­cía, allí don­de los so­cia­lis­tas no la cues­tio­na­ban y don­de go­ber­na­ba con cier­ta co­mo­di­dad de la mano de sus so­cios par­la­men­ta­rios de Ciu­da­da­nos.

A su re­gre­so, des­cu­brió sin em­bar­go que el Go­bierno an­da­luz ha­bía per­di­do el pul­so de la ca­lle, que se le­van­ta­ba en pro­tes­tas to­das las se­ma­nas por los se­ve­ros re­cor­tes en la sa­ni­dad. Una ex­ten­sa cri­sis de go­bierno y la re­no­va­ción de sus pro­me­sas elec­to­ra­les le sir­vie­ron pa­ra con­ven­cer­se de ha­ber en­de­re­za­do el rumbo de la le­gis­la­tu­ra.

Des­pués, lle­ga­ría el vuel­co en La Mon­cloa y la de­ci­sión de Ciu­da­da­nos de rom­per su pac­to con el PSOE, cul­pan­do a Su­sa­na Díaz de ha­ber in­cum­pli­do sus com­pro­mi­sos.

Cuan­do Su­sa­na Díaz de­ci­dió di­sol­ver el Par­la­men­to y ade­lan­tar tres meses la con­vo­ca­to­ria elec­to­ral bus­ca­ba su­pues­ta­men­te más es­ta­bi­li­dad pa­ra la co­mu­ni­dad au­tó­no­ma. «Pa­ra que en ene­ro po­da­mos es­tar ya tra­ba­jan­do en un nue­vo pre­su­pues­to y aho­rrar­les a los an­da­lu­ces seis meses de in­cer­ti­dum­bre», di­jo en­ton­ces la pre­si­den­ta en la com­pa­re­cen­cia con la que jus­ti­fi­ca­ba su de­ci­sión.

Hoy esa de­ci­sión se re­ve­la to­tal­men­te equi­vo­ca­da. De he­cho, en­ton­ces, su go­bierno ni si­quie­ra su­fría un con­tex­to de ines­ta­bi­li­dad in­sos­te­ni­ble pues, aun­que es cier­to que Ciu­da­da­nos ha­bía re­suel­to re­ti­rar­le su apo­yo, Su­sa­na Díaz ni si­quie­ra ha­bía pre­sen­ta­do aún sus pre­su­pues­tos ni ha­bía ex­plo­ra­do otras vías de ne­go­cia­ción al­ter­na­ti­vas, por ejem­plo con Po­de­mos, que se ha­bía ofre­ci­do a ello.

En ese mo­men­to, las re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas en­tre el PSOE y Po­de­mos eran inexis­ten­tes, co­mo lo ha­bían si­do du­ran­te to­da la le­gis­la­tu­ra pe­ro, de ha­ber que­ri­do ago­tar to­das las op­cio­nes, Díaz po­dría ha­ber plan­tea­do la ne­go­cia­ción pa­ra apro­bar las cuen­tas de 2019 y lle­gar a mar­zo con un mar­co pre­su­pues­ta­rio que die­ra es­ta­bi­li­dad a la co­mu­ni­dad pa­sa­ra lo que pa­sa­ra en las elec­cio­nes.

Pe­ro el ob­je­ti­vo de Díaz nun­ca fue lle­gar a mar­zo sino con­vo­car las elec­cio­nes en so­li­ta­rio y evi­tar me­dir­se en unas ge­ne­ra­les con­jun­tas con Pedro Sán­chez. Si con el ade­lan­to elec­to­ral Díaz qui­so ama­rrar el po­der ins­ti­tu­cio­nal, el re­sul­ta­do ha si­do que ha per­di­do ab­so­lu­ta­men­te el man­do so­bre An­da­lu­cía y ma­lo­gra­do al me­nos du­ran­te un tiem­po su ca­pi­tal po­lí­ti­co.

JA­VIER BARBANCHO

El atril va­cío de la se­de cen­tral del PSOE en la ca­lle Fe­rraz de Ma­drid, mien­tras Su­sa­na Díaz se di­ri­ge des­de Se­vi­lla a los an­da­lu­ces re­co­no­cien­do los ma­los re­sul­ta­dos del par­ti­do.

(*): Ade­lan­te An­da­lu­cía es la con­fluen­cia de Po­de­mos e IU.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.