La no­ti­cia es Vox

El Mundo - - ESPAÑA - SAN­TIA­GO GON­ZÁ­LEZ

La no­ti­cia de que la par­ti­ci­pa­ción a las dos de la tar­de era ca­si cua­tro pun­tos (a las seis, la di­fe­ren­cia au­men­ta­ba a cin­co) in­fe­rior a la que re­gis­tra­ban los an­te­rio­res co­mi­cios au­to­nó­mi­cos era una pis­ta más de por dón­de iba a ir la co­sa a la ho­ra del es­cru­ti­nio, ha­bi­da cuen­ta de que las pro­vin­cias que me­nor par­ti­ci­pa­ción re­gis­tra­ban eran las de ma­yor con­cen­tra­ción de vo­to so­cia­lis­ta. To­do es­ta­ba más o me­nos can­ta­do en las en­cues­tas, aun­que en una, la del CIS de Te­za­nos, Su­sa­na Díaz te­nía 45-47 es­ca­ños que igua­la­ban sus re­sul­ta­dos en 2015, o sea, con una pre­ci­sión de más me­nos 14 es­ca­ños.

Lo del PP es­ta­ba tam­bién es­cri­to. Ha su­fri­do me­nos des­ca­la­bro que el PSOE, pe­ro tie­ne un mé­ri­to es­pe­cial por­que no pa­re­ce que pu­die­ran dar­se unas cir­cuns­tan­cias que les fue­ran más pro­pi­cias, con los dos an­te­ce­so­res de Su­sa­na Díaz, que ha si­do mu­jer de verde y blanco du­ran­te to­da la cam­pa­ña, sen­ta­dos en el ban­qui­llo co­mo acu­sa­dos en el ma­yor ca­so de co­rrup­ción co­no­ci­do en Es­pa­ña, el de los ERE. En­tre to­dos los son­deos co­no­ci­dos du­ran­te la cam­pa­ña y an­tes es jus­to des­ta­car la vo­lun­tad de Jo­sé Félix Te­za­nos, que pu­so a Su­sa­na co­mo triunfadora se­gu­ra.

Ciu­da­da­nos ha da­do un sal­to es­pec­ta­cu­lar, des­de los nue­ve par­la­men­ta­rios que te­nía du­ran­te to­da la le­gis­la­tu­ra pa­sa­da has­ta los 21 que sa­có ayer. Lla­ma la aten­ción el ex­tra­or­di­na­rio ren­di­mien­to que Juan Ma­rín ha sa­ca­do a su pa­si­vi­dad, des­pués de ha­ber pues­to sus nue­ve es­ca­ños a tra­ba­jar pa­ra Su­sa­na, has­ta el mo­men­to ne­ce­sa­rio pa­ra con­vo­car es­tas elec­cio­nes.

La ver­da­de­ra in­cóg­ni­ta es­ta­ba en los re­sul­ta­dos de Vox. Se da­ba por se­gu­ro que el par­ti­do de San­tia­go Abas­cal en­tra­ría en el Par­la­men­to, pe­ro no es lo mis­mo sa­car un dipu­tado por Almería –pa­ra sí lo ha­bría que­ri­do Pa­blo Igle­sias, o me­jor di­cho pa­ra Jo­sé Ju­lio Ro­drí­guez–, que plan­tar­se en los 12 es­ca­ños ob­te­ni­dos.

Hay un par de con­se­cuen­cias no­ta­bles en las elec­cio­nes de ayer. El PSOE ha em­pe­za­do a pa­gar la factura o las fac­tu­ras de las fe­cho­rías de Pedro Sán­chez. La pri­me­ra patada del elec­to­ra­do la ha re­ci­bi­do en el cu­lo de Su­sa­na Díaz, que no pue­de go­ber­nar con Po­de­mos, que ha per­di­do tres es­ca­ños a pe­sar de la muy ac­ti­va im­pli­ca­ción de Pa­blo Igle­sias. Pe­ro tam­po­co po­dría en el im­pro­ba­ble ca­so de que a Ma­rín le die­se un ja­ma­cu­co, por­que se que­da­rían a un es­ca­ño de los 55 ne­ce­sa­rios pa­ra la ma­yo­ría ab­so­lu­ta. El úni­co re­sul­ta­do que po­dría con­fi­gu­rar una ma­yo­ría es el del PP con Ciu­da­da­nos y Vox.

Yo no sé qué le pa­re­ce­rá es­to a Ar­ca­di, aun­que me lo te­mo, pe­ro la otra al­ter­na­ti­va se­ría que el PSOE pac­ta­ra con Ciu­da­da­nos y Po­de­mos, pe­ro no es po­si­ble.

El re­sul­ta­do, leí­do en cla­ve na­cio­nal, es peor pa­ra Sán­chez que pa­ra Ca­sa­do. El mis­mo doc­tor Frau­de que en cam­pa­ña pe­día que se de­ja­ra go­ber­nar a la fuer­za más vo­ta­da, es de­cir, Su­sa­na. Y lo di­ce el tío que le ma­dru­gó la Pre­si­den­cia a un par­ti­do que te­nía 52 dipu­tados más que los su­yos su­man­do a lo más in­de­sea­ble del es­pec­tro po­lí­ti­co es­pa­ñol.

«La pri­me­ra patada del elec­to­ra­do a Sán­chez la re­ci­be en el cu­lo Su­sa­na»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.