Ma­cron se que­da so­lo fren­te a la re­vuel­ta de los ‘cha­le­cos ama­ri­llos’

El pre­si­den­te fran­cés se que­da so­lo en la cri­sis del dié­sel, al no lo­grar que la opo­si­ción cie­rre fi­las con él para po­ner fin a la re­be­lión en la ca­lle Las fuer­zas de se­gu­ri­dad te­men una nue­va con­vo­ca­to­ria de pro­tes­tas el sá­ba­do

El Mundo - - PORTADA - POR IÑA­KI GIL

El pre­si­den­te fran­cés no lo­gra el apo­yo de la opo­si­ción para aca­bar con la re­be­lión en la ca­lle

La ho­ra es gra­ve. Hay que ha­cer al­go. So­bre es­tas dos afir­ma­cio­nes hay con­sen­so en Francia, tras el vio­len­to fin de se­ma­na y el desafío de los cha­le­cos ama­ri­llos. Fue­ra de eso no hay acuer­do en na­da sal­vo en exi­gir al pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca que re­ti­re la subida de la ta­sa so­bre los car­bu­ran­tes, ori­gen del con­flic­to. Em­ma­nuel Ma­cron es­tá con­tra las cuer­das: ha di­cho tan­tas ve­ces que no re­cu­la­rá que no tie­ne fá­cil ha­cer­lo sin des­acre­di­tar­se.

Aco­rra­la­do por el apo­yo en los son­deos a la pro­tes­ta y por la fir­me­za del mo­vi­mien­to, Ma­cron en­car­gó el do­min­go a su pri­mer mi­nis­tro que re­ci­bie­ra a los lí­de­res de to­dos los par­ti­dos po­lí­ti­cos. Edouard Phi­lip­pe lo hi­zo ayer. Fue co­mo el pa­ya­so que re­ci­be las tor­tas. Se­gún sa­lían de Ma­tig­non, los di­ri­gen­tes fue­ron dán­do­le le­ña. La opo­si­ción ha oli­do san­gre y mie­do en las fi­las gu­ber­na­men­ta­les y no ten­drá pie­dad.

La más du­ra fue Ma­ri­ne Le Pen, que de­cla­ró que Ma­cron pue­de ser «el pri­mer pre­si­den­te en 50 años en dis­pa­rar so­bre los fran­ce­ses». La lí­der de la ex­tre­ma de­re­cha ha­bía si­do pru­den­te en sus pa­la­bras du­ran­te la pro­tes­ta que apo­ya des­de el pri­mer día. Aho­ra lle­va dos días desata­da. Pe­ro, ¿qué pro­po­ne? Pues una car­ta a Pa­pá Noel: su­bir el sa­la­rio mí­ni­mo y las pen­sio­nes, ba­jar el pre­cio del ga­soil y del fuel. Y elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das con un sis­te­ma pro­por­cio­nal.

Lau­rent Wau­quiez, lí­der de la de­re­cha ci­vi­li­za­da, que tam­bién le bai­la el agua a los cha­le­cos ama­ri­llos, desea un re­fe­rén­dum so­bre el plan de com­bus­ti­bles. In­creí­ble.

Du­pont Aig­nan, un de­re­chis­ta po­lí­ti­ca­men­te si­tua­do en­tre am­bos op­tó por mon­tar un nu­me­ri­to en Ma­tig­non. Pi­dió que su en­tre­vis­ta con el pri­mer mi­nis­tro fue­ra re­trans­mi­ti­da en di­rec­to por in­ter­net. Cuan­do Phi­lip­pe se ne­gó, aban­do­nó el pa­la­ce­te.

El ex can­di­da­to so­cia­lis­ta a la Pre­si­den­cia Be­noît Ha­mon re­cla­mó que el Go­bierno re­cu­pe­re el Im­pues­to so­bre la For­tu­na (pa­tri­mo­nio) y que se ta­se a la ban­ca en fun­ción de sus be­ne­fi­cios por in­ver­sio­nes en com­bus­ti­bles fó­si­les.

En lo úni­co que coin­ci­die­ron to­dos (ade­más de Oli­vier Fau­re, de los cen­tris­tas y los eco­lo­gis­tas) es en que Ma­cron de­be re­ti­rar el au­men­to de la ta­sa so­bre el ga­soil. El pre­si­den­te lle­va des­de el sá­ba­do en si­len­cio to­tal, cuan­do mu­chos de su cam­po y en los me­dios le pi­den que se di­ri­ja a la na­ción. En­ton­ces afir­mó que no ce­de­ría an­te la vio­len­cia.

Phi­lip­pe ha anun­cia­do que tras las con­sul­tas pro­pon­drá nue­vas me­di­das. Ha­brá un de­ba­te ma­ña­na en la Asam­blea y un día des­pués en el Se­na­do. El pri­mer mi­nis­tro tie­ne ci­ta­dos hoy a los cha­le­cos ama­ri­llos.

Pe­ro ano­che la reunión es­ta­ba en el ai­re. Cua­tro de sus lí­de­res anun­cia­ron que no irían hoy a Ma­tig­non. «No sir­ve para na­da des­pla­zar­se. El Go­bierno só­lo bus­ca ase­gu­rar­se un plan de co­mu­ni­ca­ción y no que­re­mos ser­vir de ma­rio­ne­tas», de­cla­ró ayer Ben­ja­min Cauchy. Él y los otros tres fir­ma­ron el do­min­go un ma­ni­fies­to

y son con­si­de­ra­dos los mo­de­ra­dos del mo­vi­mien­to. Otro miem­bro de es­te gru­po, Ja­cli­ne Mou­rad, ase­gu­ró ayer que ha pre­sen­ta­do de­nun­cia por las ame­na­zas re­ci­bi­das.

Sir­va ese de­ta­lle de ter­mó­me­tro de la ten­sión que atra­vie­sa Francia. No es el úni­co. Li­bé­ra­tion afir­ma­ba ayer que «París vi­vió la mo­vi­li­za­ción más vio­len­ta des­de los acon­te­ci­mien­tos de Ma­yo del 68». El diario pro­gre­sis­ta afir­ma­ba que, en la no­che del sá­ba­do, los an­ti­dis­tur­bios uti­li­za­ron un 25% más de mu­ni­ción que... en todo el año 2017. Ayer, en com­pa­re­cen­cia ur­gen­te, em­pe­za­ron los jui­cios rá­pi­dos de los más de 300 de­te­ni­dos.

Ayer tam­bién se su­po que el do­min­go mu­rió en Mar­se­lla una se­ño­ra de 80 años al­can­za­da en la ca­ra

por un gra­na­da la­cri­mó­ge­na mien­tras ce­rra­ba las con­tra­ven­ta­nas de su apar­ta­men­to en el cuar­to pi­so. Es la cuar­ta víc­ti­ma del con­flic­to.

El pre­si­den­te Ma­cron se fue ayer a co­mer con los po­li­cías an­ti­dis­tur­bios en un cuar­tel de París. Tra­ta de fre­nar las crí­ti­cas de los sin­di­ca­tos po­li­cia­les por el des­plie­gue del sá­ba­do: mu­chos agen­tes pro­te­gien­do las se­des del po­der y blo­quean­do los Cam­pos Elí­seos y po­cos para afron­tar a los gru­pos vio­len­tos.

El ges­to fue apre­cia­do. Pe­ro va­rios lí­de­res sin­di­ca­les de la po­li­cía vie­nen pi­dien­do que se mo­vi­li­ce el ejér­ci­to para afron­tar la pro­tes­ta. Los mi­li­ta­res mon­ta­rían guar­dia an­te las se­des del po­der «li­be­ran­do» a los an­ti­dis­tur­bios de es­tas ta­reas. Es cier­to que, con el plan vi­gi­pi­ra­te,

sol­da­dos pa­tru­llan es­ta­cio­nes o vi­gi­lan pun­tual­men­te lu­ga­res es­tra­té­gi­cos (cen­tra­les nu­clea­res, por ejem­plo). Pe­ro de ahí a mon­tar guar­dia en el Elí­seo hay un tre­cho muy gran­de... La idea pa­re­ce des­ca­be­lla­da, des­de lue­go. Pe­ro sir­va co­mo ejem­plo del ma­les­tar en­tre las fuer­zas de se­gu­ri­dad.

Uno de los pro­ble­mas es que los

cha­le­cos ama­ri­llos, sin lí­der ni es­truc­tu­ra for­mal, no pi­den au­to­ri­za­ción para ma­ni­fes­tar­se. Ayer ya se te­mía un cuar­to sá­ba­do de pro­tes­tas en París. Se sa­be que hay dos even­tos con­vo­ca­dos en Fa­ce­book, el ca­nal ha­bi­tual. Uno de ellos tie­ne más de 100.000 res­pues­tas para ma­ni­fes­tar­se en la pla­za de la Bas­ti­lla.

El otro, mi­no­ri­ta­rio, lle­va por nom­bre «París. Ac­to 4. La in­surrrec­ción». Ma­cron can­ce­ló ayer su via­je ofi­cial a Ser­bia pre­vis­to para el miér­co­les y jue­ves. Lo mis­mo hi­zo el pri­mer mi­nis­tro que ayer de­bía ha­ber­se des­pla­za­do a Po­lo­nia a la cum­bre del cli­ma. La ho­ra es gra­ve.

Fue­ra de París con­ti­núan las ba­rri­ca­das de los cha­le­cos ama­ri­llos aun­que el nú­me­ro de par­ti­ci­pan­tes ha dis­mi­nui­do no­to­ria­men­te.

El cli­ma de pro­tes­ta pa­re­ce sin em­bar­go ex­ten­der­se a otros sec­to­res. Ayer las py­mes del sec­tor de am­bu­lan­cias blo­quea­ron con su vehícu­los el puen­te de la Con­cor­dia, fren­te a la Asam­blea. Los agri­cul­to­res anun­cian mo­vi­li­za­cio­nes para la se­ma­na que vie­ne. Y los es­tu­dian­tes pa­ra­ron ayer en cen­tros de se­cun­da­ria en pro­tes­ta por una re­for­ma del ac­ce­so a la uni­ver­si­dad.

En fin, la cau­sa de los cha­le­cos

ama­ri­llos se in­ter­na­cio­na­li­za. Si la se­ma­na pa­sa­da se con­ta­gió a Bél­gi­ca, ayer re­ci­bió un apo­yo no­to­rio: Pa­me­la An­der­son hi­zo sa­ber vía Twitter que apo­ya su cau­sa.

GUILLAUME HORCAJUELO / EFE

Ma­ni­fes­tan­tes de los ‘cha­le­cos ama­ri­llos’ blo­quean ayer el ac­ce­so a una re­fi­ne­ría de pe­tró­leo de la ciu­dad fran­ce­sa de Fron­tig­nan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.