Sán­chez pi­de la ca­be­za de Díaz para afe­rrar­se al po­der

La di­rec­ción so­cia­lis­ta em­pu­ja a la di­ri­gen­te andaluza a la di­mi­sión para elu­dir res­pon­sa­bi­li­da­des y bus­car el res­pal­do de Ciu­da­da­nos ▶ Pá­ni­co en­tre los ba­ro­nes: «Es­to se pue­de re­pro­du­cir»

El Mundo - - PORTADA - MA­RI­SOL HER­NÁN­DEZ TE­RE­SA LÓ­PEZ PA­VÓN

Pe­dro Sán­chez ha en­con­tra­do en la pu­jan­za de Vox el ar­gu­men­to para dar con­ti­nui­dad a su la­bor en el Go­bierno. El com­ba­te de la ex­tre­ma de­re­cha se con­vier­te aho­ra en una mi­sión del Eje­cu­ti­vo. La primera la­bor se­rá An­da­lu­cía, don­de el PSOE quie­re li­mi­tar la res­pon­sa­bi­li­dad de la de­rro­ta a Su­sa­na Díaz. Fe­rraz la em­pu­ja a la di­mi­sión para tu­te­lar la «re­ge­ne­ra­ción» del PSOE an­da­luz y para di­ri­gir des­de Ma­drid las ne­go­cia­cio­nes con Ciu­da­da­nos. Pe­ro el mie­do a la des­mo­vi­li­za­ción del vo­tan­te tra­di­cio­nal de iz­quier­das, por los gui­ños al in­de­pen­den­tis­mo, cun­de en­tre los ba­ro­nes.

En un mo­men­to de pá­ni­co ge­ne­ral en el PSOE por la per­di­da del «pul­món» elec­to­ral que siem­pre ha si­do An­da­lu­cía y por las con­se­cuen­cias que es­ta de­rro­ta pue­de te­ner en las elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas y mu­ni­ci­pa­les, la di­rec­ción quie­re zan­jar la cri­sis con la li­qui­da­ción política de Su­sa­na Díaz co­mo úni­ca cul­pa­ble del desas­tre. Fe­rraz ya avala pú­bli­ca­men­te su di­mi­sión con dos pro­pó­si­tos que ni si­quie­ra se es­con­den. Uno, tu­te­lar la re­no­va­ción del PSOE an­da­luz. Y dos, to­mar el con­trol de las ne­go­cia­cio­nes para bus­car una so­lu­ción na­cio­nal a la go­ber­na­bi­li­dad.

El se­cre­ta­rio de Or­ga­ni­za­ción del PSOE y mi­nis­tro de Fo­men­to, Jo­sé Luis Ába­los, anun­ció ayer que la di­rec­ción se va a «im­pli­car ab­so­lu­ta­men­te» en es­te pro­ce­so y en la «ne­ce­sa­ria re­ge­ne­ra­ción» del PSOE an­da­luz. La re­nun­cia de Díaz fa­ci­li­ta­ría las dos co­sas. Ába­los no pro­nun­ció ayer la pa­la­bra di­mi­sión pe­ro ni hi­zo fal­ta. Al ser pre­gun­ta­do por ello echó mano del cir­cun­lo­quio ha­bi­tual: «Nues­tro pa­pel es­tá siem­pre su­bor­di­na­do al éxi­to de nues­tro pro­yec­to y siem­pre es­ta­mos a dis­po­si­ción de la or­ga­ni­za­ción que, con ge­ne­ro­si­dad, nos ha otor­ga­do la con­fian­za». Pe­se a es­ta evi­den­te pre­sión, fuen­tes de la or­ga­ni­za­ción sos­tie­nen que Díaz ya es­tá re­suel­ta a mar­char­se y que lo apun­tó en su com­pa­re­cen­cia cuan­do ha­bló de «ge­ne­ro­si­dad». Pe­ro pú­bli­ca­men­te lo nie­ga.

Mien­tras la ines­pe­ra­da de­rro­ta andaluza ha de­ri­va­do en un cru­ce de re­pro­ches en­tre Ma­drid y Sevilla que la di­rec­ción es­tá avi­van­do para evi­tar el de­ba­te na­cio­nal. Ába­los re­cor­dó que fue el PSOE an­da­luz quien se em­pe­ñó en unas elec­cio­nes con acen­to pro­pio y su­gi­rió que el desen­la­ce ha­bría si­do otro si Díaz hu­bie­ra acep­ta­do ce­le­brar­las con las ge­ne­ra­les. So­bre todo por­que «la par­ti­ci­pa­ción ha­bría au­men­ta­do»

Díaz no ha en­tra­do en es­ta dis­cu­sión pe­ro re­pli­có a las su­ge­ren­cias de que se va­ya que «si hu­bie­ra per­di­do me ha­bría ido, pe­ro es que he ga­na­do», di­jo. Y reite­ró su te­sis de que lo úni­co re­le­van­te aho­ra es arre­ba­tar­le a Vox la lla­ve del fu­tu­ro go­bierno de la Jun­ta. La can­di­da­ta mi­ni­mi­za su fra­ca­so: «Si qui­tas a la ex­tre­ma de­re­cha, la iz­quier­da aún tie­ne ma­yo­ría en An­da­lu­cía». La di­rec­ción so­cia­lis­ta y Díaz só­lo coin­ci­den en ha­cer un lla­ma­mien­to a Ciu­da­da­nos para que no «se em­bau­quen en una aven­tu­ra con la ex­tre­ma de­re­cha». Un acuer­do con Al­bert Ri­ve­ra se­ría el úni­co mo­do de im­pe­dir la en­tra­da de Vox en el Go­bierno an­da­luz. La pro­pues­ta de la for­ma­ción na­ran­ja es que PSOE –o PP– ha­gan pre­si­den­te a su can­di­da­to, Juan Ma­rín.

Ába­los ase­gu­ró ayer que es­ta fór­mu­la

«no pa­re­ce muy sen­sa­ta» pe­ro no fue en ab­so­lu­to ta­xa­ti­vo. Al con­tra­rio. Sa­có a co­la­ción co­mo «an­te­ce­den­te» que el PSOE se abs­tu­vo para per­mi­tir la in­ves­ti­du­ra de Ma­riano

Ra­joy. La op­ción de un acuer­do con Cs, aún a cos­ta per­der la pre­si­den­cia, no pa­re­ce in­ve­ro­sí­mil para una par­te del PSOE. Fuen­tes del par­ti­do apun­ta­ron ayer a es­te pac­to co­mo la

úni­ca vía para sa­lir ai­ro­sos de la de­ri­va so­cia­lis­ta: «Só­lo evi­tan­do la en­tra­da de Vox en San Tel­mo sal­va­ría­mos la dig­ni­dad, de­mos­tran­do que pen­sa­mos en Es­pa­ña».

Con la aten­ción pues­ta en el fu­tu­ro de la pre­si­den­ta y en la go­ber­na­bi­li­dad de An­da­lu­cía, el Eje­cu­ti­vo ha en­con­tra­do en el sor­pren­den­te as­cen­so de Vox el ar­gu­men­to idó­neo

para jus­ti­fi­car su con­ti­nui­dad. El pre­si­den­te, que uno de los días más fu­nes­tos para el PSOE, se en­con­tra­ba en Cum­bre del Cli­ma en Katowice (Po­lo­nia), es­qui­vó pro­nun­ciar­se so­bre la de­rro­ta andaluza pe­ro es­cri­bió un tuit con la afir­ma­ción de que con­ti­núa. «Mi Go­bierno se­gui­rá im­pul­san­do un pro­yec­to re­ge­ne­ra­dor y eu­ro­peís­ta para Es­pa­ña». «Los re­sul­ta­dos en An­da­lu­cía re­fuer­zan nues­tro com­pro­mi­so de de­fen­der la Cons­ti­tu­ción y la de­mo­cra­cia fren­te al mie­do». De es­te mo­do Pe­dro Sán­chez pa­re­ce que­rer dar un nue­vo en­fo­que, una jus­ti­fi­ca­ción a la per­ma­nen­cia en el Go­bierno y a la no con­vo­ca­to­ria de elec­cio­nes que pa­sa­ría por con­te­ner a una for­ma­ción de ul­tra­de­re­cha co­mo Vox. En todo ca­so na­die en el par­ti­do es ca­paz de atis­bar qué mo­men­to po­dría ser aho­ra el idó­neo para con­vo­car elec­cio­nes des­pués de ha­ber de­ja­do pa­sar, una tras otra, opor­tu­ni­da­des que pa­re­cían más pro­pi­cias.

El mie­do le ha en­tra­do al PSOE en el cuer­po a seis me­ses de las elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas. «Es­ta­mos des­tro­za­dos, es­to es muy gra­ve», se­ña­lan fuen­tes te­rri­to­ria­les, que ad­vier­ten ade­más que la caí­da del voto so­cia­lis­ta «se pue­de re­pro­du­cir». Dis­tin­tas fuen­tes coin­ci­den en se­ña­lar el asun­to ca­ta­lán co­mo un ele­men­to «mo­vi­li­za­dor de la de­re­cha» y el apo­yo de los in­de­pen­den­tis­tas a Sán­chez «des­mo­vi­li­za­dor» para la iz­quier­da. Se ha pro­du­ci­do una «ci­clo­gé­ne­sis» per­fec­ta. Por mu­cho que la di­rec­ción ha­ga una lec­tu­ra pu­ra­men­te au­to­nó­mi­ca en el res­to de la or­ga­ni­za­ción se apun­ta que «es evi­den­te que el re­sul­ta­do no se ex­pli­ca só­lo por An­da­lu­cía». Ca­ta­lu­ña, ex­pli­can, «ha ac­ti­va­do a vo­tan­tes de cen­tro de­re­cha que es­ta­ban en la abs­ten­ción». «Vox no sa­ca 12 es­ca­ños por­que hu­bie­ra pul­sión de cam­bio en An­da­lu­cía», in­sis­ten. La ex­hu­ma­ción de Fran­co, la política de apa­ci­gua­mien­to con los in­de­pen­den­tis­tas, in­di­can, ha te­ni­do una tras­la­ción. Aun­que el con­ta­gio, de­fien­den al­gu­nos, de­pen­de­rá de ca­da te­rri­to­rio.

REU­TERS

La pre­si­den­ta en fun­cio­nes de la Jun­ta de An­da­lu­cía, Su­sa­na Díaz, ayer du­ran­te la rue­da de pren­sa ce­le­bra­da en Sevilla.

JU­LIO MU­ÑOZ / EFE

Su­sa­na Díaz, tras com­pa­re­cer ayer an­te los me­dios, des­pués de la Eje­cu­ti­va re­gio­nal en la se­de del PSOE an­da­luz en Sevilla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.