De­plo­ra­ble

El Mundo - - OPINIÓN - DA­VID GISTAU

MÁS ALLÁ de lo que es­tu­vie­ra su­ce­dien­do fue­ra de los ra­da­res me­diá­ti­cos, exis­te un he­cho sig­ni­fi­ca­ti­vo. El au­ge de Vox no coin­ci­dió con el gol­pe in­de­pen­den­tis­ta, sino con la mo­ción de cen­su­ra. Es de­cir, que no se nu­trió de la so­cie­dad ci­vil que sa­lió a ma­ni­fes­tar­se en Bar­ce­lo­na des­pués de dé­ca­das de re­sig­na­ción y co­lo­có ban­de­ras en los bal­co­nes –eso se lo lle­vó Arri­ma­das–, sino de la reac­ción al la­bo­ra­to­rio de pro­fe­sor chi­fla­do don­de Sán­chez se pu­so a ex­pe­ri­men­tar, en com­pli­ci­dad con to­dos los ex­tre­mis­mos exis­ten­tes a su iz­quier­da, con una Tran­si­ción nue­va y fe­tén que ya ha­bía em­pe­za­do a agre­dir in­clu­so a la mo­nar­quía para com­ple­tar la fun­da­ción de la re­pú­bli­ca po­pu­lar pen­dien­te des­de el fren­te del Ebro.

Ha acu­di­do más gen­te a los ban­de­ri­nes de en­gan­che de Vox por la dis­to­pía fren­te­po­pu­lis­ta en cons­truc­ción que por el can­sino Pro­ce­so. Lo cual ca­si cons­ti­tu­ye una ven­gan­za de Fran­co des­de ul­tra­tum­ba. La ob­se­sión de po­der y Fal­con de Sán­chez, su dis­po­si­ción a ren­dir cual­quier prin­ci­pio an­te cual­quier hor­da de ex­tra­mu­ros con tal de pre­ser­var sin pa­sar por las ur­nas su fan­ta­sía pre­si­den­cial, no só­lo ha arra­sa­do a la so­cial­de­mo­cra­cia co­mo ga­ran­te de es­ta­bi­li­dad. Ade­más vuelve aho­ra im­po­si­bles las agó­ni­cas lla­ma­das de Su­sa­na Díaz a los cons­ti­tu­cio­na­lis­tas para pa­rar a la «ex­tre­ma de­re­cha»: eso no pue­de de­cir­lo quien per­te­ne­ce a un par­ti­do que ha lle­ga­do a acuer­dos con enemi­gos de la Cons­ti­tu­ción, del 78 y de la ley para apa­ñar un asal­to de Mon­cloa que pa­sa, si no por rom­per las ur­nas, sí por elu­dir­las.

Otra cues­tión aña­di­da es la del nar­ci­sis­mo de las éli­tes de pro­gre­so, en­tre las cua­les hay que aña­dir al Po­de­mos pe­que­ño­bur­gués del cha­let, y el des­po­tis­mo evan­ge­li­za­dor con el que as­fi­xia­ron a me­dia so­cie­dad que sen­tía ne­ce­si­dad de pa­sar­se al ma­quis. A es­tas éli­tes hay co­sas que ya no pue­den de­jar­las ató­ni­tas co­mo si su­ce­die­ran por primera vez. Uno de los ar­gu­men­tos re­cu­rren­tes de la iz­quier­da du­ran­te la cam­pa­ña andaluza fue el des­pre­cio a los vo­tan­tes po­ten­cia­les de Vox. En unos tér­mi­nos que re­cor­da­ron mu­cho el «de­plo­ra­bles» con el que Hi­llary Clin­ton ata­có a los po­si­bles vo­tan­tes de Trump, lo­gran­do tan só­lo que és­tos asu­mie­ran or­gu­llo­sos el ad­je­ti­vo co­mo iden­ti­fi­ca­ción de unos con­ju­ra­dos con­tra la cas­ta li­be­ral y los lob­bies wa­shing­to­nia­nos. Es de­cir, con­tra todo lo que Trump lla­ma­ba «El pan­tano», «The Swamp». Ayer, en la se­de de Vox, es­ta­lló un idén­ti­co or­gu­llo de per­te­nen­cia a todo lo que la éli­te de la co­rrec­ción política con­si­de­ra de­plo­ra­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.