La re­for­ma se que­da en re­mo­zo

• La UE en­ca­lla en su pro­yec­to de re­pen­sar el eu­ro pe­se a plan­tear­lo co­mo un freno an­te el «preo­cu­pan­te avan­ce del po­pu­lis­mo» • El Eu­ro­gru­po só­lo con­si­gue pac­tar un re­fuer­zo del Me­de y un cor­ta­fue­gos para fu­tu­ras cri­sis

El Mundo - - ECONOMÍA - PA­BLO R. SUANZES BRU­SE­LAS CO­RRES­PON­SAL

Des­de ha­ce me­ses, mi­nis­tros, lí­de­res y fun­cio­na­rios te­nían mar­ca­da en ro­jo la fe­cha del 3 de di­ciem­bre. Lo re­pe­tían una y otra vez, en­co­men­dán­do­se a la úl­ti­ma oca­sión para fi­ni­qui­tar la gran re­for­ma de la Eu­ro­zo­na, una de las prin­ci­pa­les es­pe­ran­zas para em­pe­zar a ha­cer fren­te con pro­pues­tas tan­gi­bles al dis­cur­so po­pu­lis­ta. Para po­ner re­me­dio a las de­bi­li­da­des fun­da­cio­na­les en la go­ber­nan­za que en la úl­ti­ma dé­ca­da de­ja­ron im­po­ten­te al con­ti­nen­te du­ran­te su peor cri­sis y ali­men­ta­ron las olas eu­ro­es­cép­ti­cas. Una reunión im­por­tan­te, crí­ti­ca. Y sin em­bar­go, en la reunión del Eu­ro­gru­po de ayer, el mi­nis­tro fran­cés de Fi­nan­zas, Bruno Le Mai­re, de­jó la sa­la a me­dia tar­de y vol­vió a París a to­da pri­sa para una reunión de emer­gen­cia so­bre la cri­sis de los cha­le­cos ama­ri­llos. El de­ta­lle, más que una anéc­do­ta, sim­bo­li­zó la reali­dad ac­tual. A pe­sar de que Em­ma­nuel Ma­cron es quien con más fuer­za ha pre­sio­na­do para un cam­bio pro­fun­do, todo se tam­ba­lea.

Den­tro de 10 días, los je­fes de Es­ta­do y de Go­bierno se ve­rán las ca­ras en Bru­se­las en la úl­ti­ma Cum­bre del año. Y todo lo que pro­me­tie­ron, ven­die­ron y a lo que (al­gu­nos) as­pi­ra­ron ha que­da­do en hu­mo. Un re­to­que de mí­ni­mos, téc­ni­co, cos­mé­ti­co. Tras más de un año de tra­ba­jo, Ber­lín, Áms­ter­dam y Hel­sin­ki, po­co a po­co, han vuel­to una vez más a des­mon­tar los pla­nes más atre­vi­dos. Ni se com­ple­ta la Unión Ban­ca­ria, ni hay un ver­da­de­ro Pre­su­pues­to de la Eu­ro­zo­na, ni un se­gu­ro de des­em­pleo, ni un mi­nis­tro del eu­ro ni na­da. La Eu­ro­zo­na ne­ce­si­ta­ba una re­es­truc­tu­ra­ción pe­ro se va a con­for­mar con una pues­ta a pun­to. Un cam­bio in­terno, lim­pian­do las ca­ñe­rías pe­ro sin to­car los pi­la­res. «Na­da sexy», en pa­la­bras de la mi­nis­tra es­pa­ño­la, Na­dia Cal­vi­ño, pe­ro lo úni­co que los go­bier­nos han lo­gra­do con­sen­suar.

La de­cep­ción política es o de­be­ría ser ma­yús­cu­la. En enero as­pi­ra­ban al má­xi­mo, en ju­nio se con­for­ma­ron con una agen­da y en di­ciem­bre las mi­ga­jas pa­re­cen ya un man­jar. Tras un Eu­ro­gru­po lar­go, los mi­nis­tros acep­ta­ron un acuer­do de mí­ni­mos. El di­le­ma es el de siem­pre: los paí­ses del nor­te exi­gen re­du­cir ries­gos an­tes de acep­tar mu­tua­li­zar, y los del sur pi­den he­rra­mien­tas de ayu­da y so­li­da­ri­dad para re­du­cir sus ries­gos. La Co­mi­sión Eu­ro­pea y el BCE ven po­si­ble dar al­gu­nos de los pa­sos que fal­ta­ban, por ejem­plo ha­cia un Fon­do Eu­ro­peo de Ga­ran­tía de De­pó­si­tos, ter­cer y úl­ti­mo pilar de la Unión Ban­ca­ria. Ber­lín si­gue di­cien­do nein.

Ca­si lo úni­co que si­gue en pie es el lla­ma­do backs­top, un fon­do de re­so­lu­ción con has­ta 60.000 mi­llo­nes de ca­pa­ci­dad de fue­go para po­der ser usa­do an­te una emer­gen­cia ban­ca­ria. Al­go que es­ta­ba pre­vis­to des­de 2013, que se es­pe­ra para 2024 y que no se ha lo­gra­do ade­lan­tar. Mien­tras los cré­di­tos mo­ro­sos si­guen al­tos y ha­ya paí­ses flir­tean­do con el po­pu­lis­mo fis­cal, los co­le­gas no se mue­ven.

El gran avan­ce de ca­la­do es la re­for­ma del Me­de, el me­ca­nis­mo eu­ro­peo de res­ca­tes, que no se con­vier­te

en un FMI a la eu­ro­pea exac­ta­men­te, pe­ro asu­me un nue­vo rol im­pul­sa­do por la lla­ma­da Nue­va Li­ga Han­seá­ti­ca, una alianza de nórdicos y bál­ti­cos apa­sio­na­dos de la or­to­do­xia y la dis­ci­pli­na. Para em­pe­zar, asu­mien­do el con­trol de ese fon­do de re­so­lu­ción ban­ca­rio. Pe­ro ade­más, ro­ban­do com­pe­ten­cias en te­mas de con­trol de pre­su­pues­tos, su­per­vi­sión fis­cal y el di­se­ño de pro­gra­mas de ayu­da a la Co­mi­sión. El gran sue­ño de los hal­co­nes ger­ma­nos, re­ce­lo­sos de la de­bi­li­dad y la com­pla­cen­cia de Bru­se­las. Lo­gran dar­le más po­der a un ins­tru­men­to con­tro­la­do más de cer­ca por las ca­pi­ta­les. Con un man­tra fi­lo­só­fi­co: el que quie­ra ayu­da,

aun­que sea lí­neas de cré­di­to de emer­gen­cia (y no un pro­gra­ma de com­ple­to co­mo el de Por­tu­gal o Gre­cia, por ejem­plo) ten­drá que cum­plir más es­tric­ta­men­te las nor­mas.

La gran pe­lea de es­tas se­ma­nas es so­bre la deu­da y su sos­te­ni­bi­li­dad. Gre­cia ha si­do un pre­ce­den­te du­ro. Si se ayu­da es a paí­ses con deu­da sos­te­ni­ble. Y si tie­ne que ha­ber re­es­truc­tu­ra­ción, los más or­to­do­xos quie­ren que el pro­ce­di­mien­to es­té de­ta­lla­do des­de el prin­ci­pio. Francia, Es­pa­ña o Ita­lia pi­den que que­de «dis­cre­cio­na­li­dad política», mar­gen para ac­tuar se­gún las cir­cuns­tan­cias.

La in­sis­ten­cia fran­ce­sa en un Pre­su­pues­to de la Eu­ro­zo­na, ba­jo el

nom­bre ca­mu­fla­do de Fis­cal ca­pa­city, no mue­re (igual que el EDIS, el Fon­do de Ga­ran­tía de De­pó­si­tos del que hay pro­me­sas so­bre pro­me­sas y un nue­vo ob­je­ti­vo en ju­nio de 2019), pe­ro per­ma­ne­ce en «res­pi­ra­ción asis­ti­da». Alemania, al mo­do ha­bi­tual, di­ce en pú­bli­co que es­tá de acuer­do, pe­ro en pri­va­do lo re­ba­ja.

Los lí­de­res ten­drán la úl­ti­ma pa­la­bra en su Cum­bre. Pe­se a la pre­sión, el desafío ita­liano y el en­fria­mien­to eco­nó­mi­co, las ca­pi­ta­les no pa­re­cen te­ner pri­sa. Ago­ta­do ya el ar­gu­men­to del aho­ra o nun­ca, que­da ago­tar a los téc­ni­cos, re­tor­cer los tex­tos y re­zar para que la pró­xi­ma gran cri­sis no es­ta­lle an­tes de tiem­po.

REU­TERS

Ma­rio Drag­hi, pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo, Olaf Scholz, mi­nis­tro ale­mán de Fi­nan­zas, y el co­mi­sa­rio eu­ro­peo Pie­rre Mos­co­vi­ci.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.