Los to­re­ros de Vox

El Mundo - - DEPORTES - RAÚL DEL PO­ZO GA­LLE­GO Y REY

Cuan­do se le pre­gun­ta a Al­fre­do Pé­rez Ru­bal­ca­ba, que ma­dru­ga para en­se­ñar

Quí­mi­ca, si no es di­fí­cil ex­pli­car esa asig­na­tu­ra, con ban­ca­les de fór­mu­las y la críp­ti­ca jer­ga de ecua­cio­nes, mo­lé­cu­las y áci­dos, él con­tes­ta: «La Quí­mi­ca es­tá ti­ra­da. Lo que es di­fí­cil de ex­pli­car y en­ten­der es la asig­na­tu­ra de la política».

Cla­ro que es di­fí­cil en­ten­der que una coa­li­ción de abs­ten­cio­nis­tas, arre­pen­ti­dos, jor­na­le­ros de in­ver­na­de­ro y to­re­ros ca­brea­dos ha­yan ti­ra­do un ré­gi­men. Aho­ra na­die sa­be có­mo sa­lir del la­be­rin­to, que po­cos ha­bían ima­gi­na­do. Ma­ro­to, sin em­bar­go, cla­vó el re­sul­ta­do de los 12 es­ca­ños el pa­sa­do sá­ba­do, en­tre la in­cre­du­li­dad de los asis­ten­tes a un al­muer­zo.

Pe­ro en es­te mo­men­to no hay na­die que aven­tu­re una al­ter­na­ti­va de go­bierno. Los de iz­quier­da ven muy di­fí­cil que la de­re­cha no se una para echar al PSOE, y los de de­re­cha ven ca­si im­po­si­ble que Ciu­da­da­nos se arries­gue a per­der la vir­gi­ni­dad en­tran­do en un Go­bierno apo­ya­do por Vox.

Vox, con la ban­de­ra de Es­pa­ña, «con­tra la de­re­cha co­bar­de», «con­tra la trai­ción de la iz­quier­da en Ca­ta­lu­ña», ha re­clu­ta­do a sus vo­tan­tes no só­lo en­tre la bur­gue­sía, sino tam­bién en las co­las del pa­ro, en las la­bo­res o en los ta­jos, don­de unos es­cla­vos te­men a los otros pa­rias y sier­vos que lle­gan en pa­te­ra: han arra­sa­do en El Eji­do y otras po­bla­cio­nes de Almería ob­se­sio­na­das con la in­mi­gra­ción.

La es­tam­pa de las fi­gu­ras de la tau­ro­ma­quia apo­yan­do a Vox nos ac­tua­li­za, a la con­tra, la co­rri­da de agos­to de 1936 del Ni­ño de la Pal­ma, Ca­gan­cho, El Es­tu­dian­te, con el pu­ño en al­to, una fo­to tan épi­ca co­mo Muer­te de un mi­li­ciano, de Ro­bert Ca­pa. Des­pués, los ma­ta­do­res se pa­sa­ron a los na­cio­na­les. La ma­yo­ría de los to­re­ros, con­ver­ti­dos en te­rra­te­nien­tes des­cla­sa­dos, apo­ya­ron a Quei­po oa

Fran­co, mien­tras los ban­de­ri­lle­ros for­ma­ron bri­ga­das para ir a pe­gar ti­ros al fren­te al la­do de los re­pu­bli­ca­nos.

Con­ta­ba Pe­pe Do­min­guín co­mo tres gran­des co­ches llegaron a Quis­mon­do para dar ma­ta­ri­le al pa­dre de Luis Mi­guel, Pe­pe y Do­min­go; y es ya un tó­pi­co la es­ce­na en la que, años des­pués, Fran­co le pre­gun­ta­ba a Luis Mi­guel cuál de los tres her­ma­nos era el co­mu­nis­ta, y el nú­me­ro uno res­pon­día: «Los tres, ex­ce­len­cia».

Ma­no­le­te fue el to­re­ro del ré­gi­men en los años 40; El Cor­do­bés, en los 60. Ca­si to­dos brin­da­ron des­pués to­ros a Juan Car­los, Rey cons­ti­tu­cio­nal. Hoy, los dies­tros van con fur­go­ne­tas –co­mo Mo­ran­te de la Pue­bla– tu­nea­das con pro­pa­gan­da de Vox, par­ti­do di­fí­cil­men­te cla­si­fi­ca­ble co­mo cons­ti­tu­cio­nal, y con el le­ma «An­da­lu­cía por Es­pa­ña». Los to­re­ros sue­len ver, con la mon­te­ra has­ta las ce­jas, por dón­de se cue­la la his­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.