Ma­cron ce­de an­te los ‘cha­le­cos ama­ri­llos’ y sus­pen­de la ta­sa del ga­soil

• El Go­bierno fran­cés ce­de an­te los ‘cha­le­cos ama­ri­llos’ y anun­cia una mo­ra­to­ria de seis me­ses so­bre la ta­sa del ga­soil por­que «nin­gún im­pues­to me­re­ce po­ner en pe­li­gro la uni­dad na­cio­nal» • La opo­si­ción lo aco­ge con es­cep­ti­cis­mo

El Mundo - - PORTADA - POR IÑA­KI GIL

El Go­bierno fran­cés afir­ma que «nin­gún im­pues­to me­re­ce po­ner en pe­li­gro la uni­dad na­cio­nal»

Des­pués de tres se­ma­nas de pro­tes­tas y una jor­na­da de ex­tre­ma vio­len­cia en Pa­rís, Em­ma­nuel Ma­cron re­cu­ló. El pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca de­jó el anun­cio a su pri­mer mi­nis­tro, Édouard Phi­lip­pe, que se jus­ti­fi­có así: «Nin­gu­na ta­sa me­re­ce po­ner en pe­li­gro la uni­dad de la na­ción». Por otra par­te el mi­nis­tro de In­te­rior, Ch­ris­top­he Cas­ta­ner, pi­dió ho­ras des­pués a los cha­le­cos ama­ri­llos «ra­zo­na­bles» que no se ma­ni­fies­ten de nue­vo el sá­ba­do. Los con­vo­can­tes de la pro­tes­ta y la opo­si­ción reac­cio­na­ron con es­cep­ti­cis­mo, aun­que se le­van­tó al­gún blo­queo.

«Ha­bría que estar sor­do o cie­go pa­ra no per­ci­bir es­ta có­le­ra», di­jo Phi­lip­pe en te­le­vi­sión. «Có­le­ra que tie­ne su ori­gen en una pro­fun­da in­jus­ti­cia». Des­pués de que tan­to él co­mo Ma­cron di­je­ran por ac­ti­va y por pa­si­va que no rec­ti­fi­ca­rían, la pre­sión en la ca­lle de los cha­le­cos ama­ri­llos, el apo­yo a su cau­sa que re­ve­lan todos los son­deos y la jor­na­da vio­len­ta del pa­sa­do sá­ba­do en Pa­rís les han for­za­do a rec­ti­fi­car.

Por seis me­ses al me­nos. Que­dan con­ge­la­das la subida de la ta­sa el ga­soil (6,5 cén­ti­mos por li­tro) que iba a equi­pa­rar el pre­cio de es­te com­bus­ti­ble con el de la ga­so­li­na por su ma­yor ni­vel con­ta­mi­nan­te. Tam­bién se paralizan las subidas del gas y la elec­tri­ci­dad y la re­for­ma de los con­tro­les téc­ni­cos de los vehícu­los dié­sel. Du­ran­te la mo­ra­to­ria se abri­rá un de­ba­te so­bre el sis­te­ma fis­cal que de­be­rá ter­mi­nar el 1 de mar­zo. Tam­bién se es­tu­dia­rán me­di­das de acom­pa­ña­mien­to pa­ra las subidas con­ge­la­das, «pe­ro si no las en­con­tra­mos, sa­ca­re­mos las con­clu­sio­nes», aña­dió Phi­lip­pe.

El in­ten­to de apa­ci­gua­mien­to lo com­ple­tó ho­ras des­pués el mi­nis­tro de In­te­rior. Cas­ta­ner, an­te el Se­na­do, in­vi­tó a los cha­le­cos ama­ri­llos «ra­zo­na­bles» a des­li­gar­se de los ex­tre­mis­tas y «a no ma­ni­fes­tar­se en Pa­rís el pró­xi­mo sá­ba­do».

Pa­ra ese día cir­cu­lan en las re­des con­vo­ca­to­rias a un Ac­to IV / la in­su­rrec­ción. En pre­vi­sión de nue­vos dis­tur­bios, el ti­tu­lar de In­te­rior, muy cri­ti­ca­do por el des­plie­gue po­li­cial del pa­sa­do sá­ba­do, anun­ció «fuer­zas su­ple­men­ta­rias». El te­mor a nue­vos es­ta­lli­dos de vio­len­cia ha lle­va­do a apla­zar dos par­ti­dos de la Liga, que iban a en­fren­tar el sá­ba­do en Pa­rís al PSG con el Mont­pe­llier y en Tou­lou­se al equi­po lo­cal con el Olym­pi­que de Lyon. En la ca­pi­tal se anun­cian tam­bién la su­pre­sión de con­cier­tos y otros ac­tos pú­bli­cos.

Ayer con­ti­nua­ron com­pa­re­cien­do an­te los jue­ces los de­te­ni­dos en Pa­rís. En­tre ellos, 13 acu­sa­dos de da­ñar el Ar­co de Triun­fo. En jui­cios rá­pi­dos, hay ya 20 con­de­na­dos a pri­sión.

El pre­si­den­te Ma­cron, que ha op­ta­do por el si­len­cio de­jan­do a su pri­mer mi­nis­tro el tra­go de ver­ba­li­zar la rec­ti­fi­ca­ción, se des­pla­zó sin avi­so a Puy en Ve­lay. La pre­fec­tu­ra de es­ta lo­ca­li­dad del Al­to Loi­ra fue in­cen­dia­da el sá­ba­do. Una vein­te­na de per­so­nas le abu­chea­ron y se oye­ron gri­tos de «Ma­cron, di­mi­sión».

La rec­ti­fi­ca­ción del Go­bierno no ha sa­tis­fe­cho a los cha­le­cos ama­ri­llos que apre­cian el ges­to pe­ro lo creen «in­su­fi­cien­te» y «tar­dío». Uno de los más co­no­ci­dos y teó­ri­ca­men­te mo­de­ra­do, Ben­ja­min Cauchy, fue ro­tun­do: «Los fran­ce­ses no quie­ren las mi­gas, quie­ren la ba­guet­te en­te­ra». Con­fir­man­do que el mo­vi­mien­to ex­ce­de ya a su ori­gen en la ta­sa del dié­sel pi­dió «un nue­vo re­par­to de la ri­que­za» y «re­fe­rén­dums re­gu­la­res so­bre las gran­des cues­tio­nes so­cia­les».

Co­mo los cha­le­cos ama­ri­llos son una fuer­za sin lí­der ni es­truc­tu­ra re­sul­ta arries­ga­do aven­tu­rar có­mo se tras­la­da­rá ese es­cep­ti­cis­mo de sus fi­gu­ras más no­to­rias a la ca­lle. Ayer se anun­ció el le­van­ta­mien­to de los blo­queos a los de­pó­si­tos de com­bus­ti­ble de Brest y Lo­rient y el man­te­ni­mien­to de otros. En Mar­se­lla y en otras cin­co ciu­da­des hu­bo in­ci­den­tes en­tre la po­li­cía y los es­tu­dian­tes. Se­gún el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción, hay 200 li­ceos blo­quea­dos o con pa­ros. Los jó­ve­nes pro­tes­tan por el nue­vo sis­te­ma de ac­ce­so a la uni­ver­si­dad. Sus mo­vi­li­za­cio­nes no se mi­ra­rían con tan­ta aten­ción en otras cir­cuns­tan­cias, pe­ro en el mo­men­to ac­tual la su­ma de ca­breos y pro­tes­tas preo­cu­pa so­bre­ma­ne­ra al Go­bierno.

Co­mo era de es­pe­rar, la opo­si­ción ha aco­gi­do la mo­ra­to­ria del Eje­cu­ti­vo con es­cep­ti­cis­mo y crí­ti­cas. In­clu­so al­guien tan mo­de­ra­do co­mo Alain Jup­pé, al­cal­de de Bur­deos, ex pri­mer mi­nis­tro y pró­xi­mo a Phi­lip­pe cree que lle­gan «de­ma­sia­do tar­de» y son «de­ma­sia­do po­co». Sa­lu­dó «el pri­mer pa­so, el del apa­ci­gua­mien­to» pe­ro aña­dió que aho­ra «hay que ir al fon­do de lo pro­ble­mas».

Ma­ri­ne Le Pen, lí­der de la ex­tre­ma de­re­cha, reac­cio­nó con iro­nía: «De­be ser ca­sua­li­dad pe­ro seis me­ses de sus­pen­sión nos lle­va jus­to has­ta días des­pués de las elec­cio­nes» en re­fe­ren­cia a las eu­ro­peas pre­vis­tas pa­ra ma­yo. Su par­ti­do dispu­taba con el de Ma­cron la pri­me­ra pla­za, se­gún en­cues­tas pu­bli­ca­das an­tes de la eclo­sión de vio­len­cia.

El pre­si­den­te de Los Re­pu­bli­ca­nos (de­re­cha), Lau­rent Wau­quiez, que ha res­pal­da­do la pro­tes­ta de los cha­le­cos ama­ri­llos, afir­mó: «Una mo­ra­to­ria es in­su­fi­cien­te. Re­tra­sar los aumentos no es­tá a la al­tu­ra. Hay que anu­lar la subida de ta­sas». Igual­men­te crí­ti­co se mos­tra­ba el se­cre­ta­rio na­cio­nal del PC, Fa­bien Rous­sel.

Y mien­tras el apa­ci­gua­mien­to ca­la o no, ya em­pie­za a cir­cu­lar por las re­des el si­guien­te mo­ti­vo de preo­cu­pa­ción. El pró­xi­mo lu­nes, Ma­cron tie­ne pre­vis­to des­pla­zar­se a Ma­rra­kech pa­ra ra­ti­fi­car el pac­to de la ONU so­bre mi­gra­cio­nes. Pues bien, cir­cu­lan men­sa­jes de la ex­tre­ma de­re­cha ape­lan­do a los cha­le­cos ama­ri­llos a nue­vos blo­queos.

El mi­nis­tro del In­te­rior fran­cés lla­ma a «no ma­ni­fes­tar­se en Pa­rís el pró­xi­mo sá­ba­do»

El te­mor a nue­vos es­ta­lli­dos de vio­len­cia lle­va a apla­zar dos par­ti­dos de la Liga

GON­ZA­LO FUEN­TES / REUTERS

El pri­mer mi­nis­tro fran­cés, Édouard Phi­lip­pe, atien­de a las pre­gun­tas du­ran­te la ce­le­bra­ción de la se­sión de la Asam­blea Na­cio­nal, ayer, en Pa­rís.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.