Un pe­rro an­da­luz

El Mundo - - ESPAÑA - JOHN MÜ­LLER

Pe­dro Sán­chez lle­va dos días rehu­yen­do va­lo­rar las elec­cio­nes an­da­lu­zas pa­ra no cons­ta­tar el men­sa­je que le con­cier­ne: pre­si­den­te, se te pa­só la ho­ra de con­vo­car elec­cio­nes con ven­ta­ja. Cor­to y sim­ple. Tie­ne que ver con la si­tua­ción de Ca­ta­lu­ña, co­mo se que­ja­ba ayer Su­sa­na Díaz, pe­ro tam­bién con el am­bien­te emo­cio­nal que lo au­pó al po­der. Es­te men­sa­je plan­tea que su opor­tu­nis­mo, es­ta vez, trai­cio­nó a Sán­chez. El pre­si­den­te-Wa­ze, que se guía por el GPS de su in­tui­ción cam­bian­te, que de­tec­ta opor­tu­ni­da­des don­de los de­más ven pro­ble­mas, ha­bría es­ti­ra­do de­ma­sia­do la cuer­da. Una co­sa es coin­ci­dir tác­ti­ca­men­te con los gol­pis­tas ca­ta­la­nes pa­ra ex­pul­sar a Ma­riano Ra­joy de la ha­ma­ca y otra muy dis­tin­ta in­ten­tar go­ber­nar con ellos, subas­tan­do in­dul­tos y re­tor­cien­do la na­riz a los abo­ga­dos del Es­ta­do. La gen­te se ha da­do cuen­ta.

El ra­zo­na­mien­to de Su­sa­na Díaz es in­ape­la­ble: si el pro­ble­ma fue­ra de ges­tión so­cio­eco­nó­mi­ca, los vo­tos se ha­brían ido a Ade­lan­te An­da­lu­cía (Po­de­mos e IU). El pro­ble­ma del PSOE hoy es Es­pa­ña. Y lo ha com­pro­ba­do desas­tro­sa­men­te en la pla­za don­de te­nía la can­di­da­ta me­jor nu­tri­da pa­ra de­fen­der­se por ese flan­co. Así, la es­tra­te­gia de ocu­par el po­der co­mo car­tel elec­to­ral ha fra­ca­sa­do. Ini­cial­men­te pa­re­cía una bue­na idea.

Es­pa­ña es­tu­vo seis días en­can­di­la­da con su ga­bi­ne­te has­ta que tu­vo que di­mi­tir

Huer­ta. Des­pués nos ilu­sio­nó el Aqua­rius has­ta que ca­yó Mon­tón. Cuan­do el pre­si­den­te de­ci­dió que la es­tra­te­gia fue­ra com­pa­ti­ble con ter­mi­nar la le­gis­la­tu­ra, el cas­co de la na­ve se cuar­teó de­fi­ni­ti­va­men­te. Se abrie­ron las grie­tas Du­que, Del­ga­do y Bo­rrell. Y aho­ra el abis­mo an­da­luz a sus pies. Es­te re­sul­ta­do es el ojo cor­ta­do a na­va­ja de Un pe­rro an­da­luz. Irri­ta y es­tre­me­ce a los po­li­tó­lo­gos que ya no pue­den ha­blar de la ex­cep­ción es­pa­ño­la, pe­ro so­bre to­do es la prue­ba de que la ocu­pa­ción del po­der co­mo car­tel elec­to­ral ha que­da­do inu­ti­li­za­da. El so­cia­lis­mo es­tá tan con­ven­ci­do de su bon­dad que no se da cuen­ta de que en la fi­la de los de­re­chos so­cia­les só­lo hay un be­ne­fi­cia­rio que es­tá pri­me­ro. Y que todos los de­más se sien­ten ofen­di­dos y agra­via­dos, y en la era de las re­des so­cia­les su que­ja se mul­ti­pli­ca por mil. Aho­ra Sán­chez es co­mo el ci­clis­ta de

Bu­ñuel que se abre el crá­neo en el bor­di­llo, mien­tras Pa­blo Igle­sias se po­ne el cha­le­co ama­ri­llo pa­ra in­cen­diar las ciu­da­des mien­tras ha­ce un Boab­dil. Si man­tie­nes a la so­cie­dad en el in­fan­ti­lis­mo, no te que­jes si reac­cio­nan co­mo ni­ños.

Es fá­cil de­cir aho­ra que era me­jor se­guir el Zeit­geist (el es­pí­ri­tu del tiem­po) de las jor­na­das que lle­va­ron a Sán­chez al po­der y fi­jar rá­pi­da­men­te un ho­ri­zon­te elec­to­ral, en vez de per­pe­tuar­se unas se­ma­nas más a bor­do del Fal­con que ya só­lo cau­sa irri­ta­ción. Pe­ro ya es tar­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.