El Rey, sa­gra­do

El Mundo - - PORTADA - AN­DRÉS BE­TAN­COR

Mi­chael Ig­na­tieff, ca­te­drá­ti­co en Har­vard, ex lí­der del Par­ti­do Li­be­ral de Ca­na­dá, es­cri­bía en su li­bro so­bre su pa­so por la po­lí­ti­ca (Fue­go y ce­ni­zas. Éxi­to y

fra­ca­so en po­lí­ti­ca), que «el ar­te de la po­lí­ti­ca con­sis­te esen­cial­men­te en ser un maes­tro del opor­tu­nis­mo. Un tor­pe opor­tu­nis­ta po­lí­ti­co no es más que al­guien in­ca­paz de ocul­tar que es­tá apro­ve­chan­do una opor­tu­ni­dad. Un opor­tu­nis­ta há­bil, por el con­tra­rio, es quien sa­be per­sua­dir al pú­bli­co de que él ha crea­do la opor­tu­ni­dad». Cuan­do oí la pro­pues­ta de Pe­dro

Sán­chez de in­cluir en la re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción, in­clu­so, la eli­mi­na­ción de la in­vio­la­bi­li­dad del Rey... ¿Có­mo ca­li­fi­car a un po­lí­ti­co que ni es ca­paz de ocul­tar que pre­ten­de apro­ve­char una opor­tu­ni­dad, co­mo los tor­pes, ni sa­be per­sua­dir de que es­tá crean­do una opor­tu­ni­dad, co­mo los há­bi­les? Ni es tor­pe, ni há­bil; la in­vio­la­bi­li­dad del Rey no es nin­gu­na opor­tu­ni­dad.

La in­vio­la­bi­li­dad del Rey (art. 56.3 Cons­ti­tu­ción) quie­re de­cir que la per­so­na del Je­fe del Es­ta­do, co­mo su­ce­de en to­das las mo­nar­quías, no pue­de ser per­se­gui­da ju­di­cial­men­te ni por sus ac­tos cons­ti­tu­cio­na­les (por­que son ob­je­to de re­fren­do por el Pre­si­den­te o los Mi­nis­tros: art. 64 CE), ni por sus ac­tos per­so­na­les, al me­nos, los que tie­nen re­le­van­cia pe­nal.

Es una re­gla, co­mo su­ce­de con los afo­ra­mien­tos, y así lo re­co­no­ce el Go­bierno de Sán­chez en su es­cri­to de pro­pues­ta de re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal, de pro­tec­ción de la per­so­na que ocu­pa cier­tos car­gos pa­ra que pue­da desem­pe­ñar­los con li­ber­tad e in­de­pen­den­cia. En el ca­so del Rey es aún más im­pres­cin­di­ble: es un sím­bo­lo de la uni­dad y per­ma­nen­cia del Es­ta­do y su más al­to re­pre­sen­tan­te. Que el de­ba­te so­bre la in­vio­la­bi­li­dad del Rey es inopor­tuno es es­can­da­lo­sa­men­te evi­den­te. Cual­quier per­so­na mí­ni­ma­men­te sen­sa­ta, aten­ta a las cir­cuns­tan­cias pre­sen­tes de Es­pa­ña, re­pa­ra en que no con­tri­bu­ye al pro­gre­so de Es­pa­ña, en nin­gún ám­bi­to, aún me­nos en el de la es­ta­bi­li­dad ins­ti­tu­cio­nal. La es­ta­bi­li­dad es­tá sien­do ame­na­za­da. Ha­cen pin­za, por un la­do, el dis­cur­so gue­rra­ci­vi­lis­ta, fren­tis­ta, de las iz­quier­das, que tie­ne en el muer­to

(Fran­co y la dic­ta­du­ra) su má­xi­ma ex­pre­sión (lo quie­ren des­en­te­rrar, sa­car­lo en pro­ce­sión y, pre­sas de un he­roís­mo ex­tre­mo, vol­ver­lo a en­te­rrar), y en Vox, su prin­ci­pal ac­ti­vo elec­to­ral, con el éxi­to co­no­ci­do en An­da­lu­cía. Y la pin­za la cie­rra, por el otro la­do, el gol­pis­mo, ins­ta­la­do en las ins­ti­tu­cio­nes de la Ge­ne­ra­li­tat, que han con­ver­ti­do la de­ni­gra­ción cons­tan­te del Rey y de la Rei­na en eje de ac­ción po­lí­ti­ca pa­ra de­bi­li­tar el Es­ta­do de­mo­crá­ti­co de De­re­cho.

Se sus­ci­ta­rán in­tere­san­tí­si­mos de­ba­tes so­bre la «cons­ti­tu­cio­na­li­dad» de la in­vio­la­bi­li­dad de la per­so­na del Rey en el si­glo XXI. Pe­ro co­mo su­ce­dió du­ran­te el cer­co de Cons­tan­ti­no­pla por los Oto­ma­nos (si­glo XV), cuan­do los bi­zan­ti­nos se en­tre­tu­vie­ron en de­ba­tir so­bre el se­xo de los án­ge­les, so­lo ser­vi­rán pa­ra fa­ci­li­tar la rea­li­za­ción de los ob­je­ti­vos del gol­pis­mo ca­ta­lán.

Hoy, la per­so­na del Rey no so­lo es in­vio­la­ble, sino que es el sím­bo­lo y el ba­luar­te fren­te a los enemi­gos de la de­mo­cra­cia. Pues­tos a re­for­mar, que se re­cu­pe­re lo pro­cla­ma­do en el ar­tícu­lo 168 de la Cons­ti­tu­ción de Cá­diz: «La per­so­na del Rey es sa­gra­da e in­vio­la­ble». Fren­te al gol­pis­mo, sa­gra­do.

Y me si­go pre­gun­tan­do: ¿có­mo ca­li­fi­car a Sán­chez que, con su pro­pues­ta, de­mues­tra que no es ni tor­pe, ni há­bil? Una nue­va ca­te­go­ría: el po­lí­ti­co inopor­tuno de su pro­pia inopor­tu­ni­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.