Nue­vo Go­bierno an­da­luz

El Mundo - - OPINIÓN - LUIS MA­RÍA ANSON Luis Ma­ría Anson, de la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la.

JUAN MA­NUEL Mo­reno, pre­si­den­te de la Jun­ta de An­da­lu­cía; Juan Marín, vi­ce­pre­si­den­te; seis con­se­je­ros del Par­ti­do Po­pu­lar, seis con­se­je­ros de Ciu­da­da­nos. Vox se que­da fue­ra del Go­bierno, pe­ro pro­pon­drá el nom­bre pa­ra se­na­dor. Se­rá, ade­más, ár­bi­tro en el Par­la­men­to an­da­luz de mu­chos pro­yec­tos de ley pre­sen­ta­dos por la nue­va Jun­ta.

Pa­blo Ca­sa­do y Al­bert Rivera, si no quie­ren de­jar­se de­ma­sia­dos ji­ro­nes elec­to­ra­les en las alam­bra­das de la in­ves­ti­du­ra, de­be­rán ne­go­ciar cuan­to an­tes so­bre es­tas ba­ses que, na­tu­ral­men­te, ex­pe­ri­men­ta­rán mo­di­fi­ca­cio­nes por­que ideo­lo­gías, com­pro­mi­sos e in­com­pa­ti­bi­li­da­des en­tra­rán en el jue­go con inevi­ta­bles com­po­nen­das. San­tia­go Abas­cal lo tie­ne más cla­ro. No le con­vie­ne in­cor­po­rar­se al Go­bierno an­da­luz con una re­pre­sen­ta­ción in­sig­ni­fi­can­te que le pue­da com­pro­me­ter en de­ci­sio­nes que no gus­ten a sus elec­to­res. Se­rá cla­ve, sin em­bar­go, pa­ra una bue­na par­te de las de­ci­sio­nes par­la­men­ta­rias y dis­pon­drá de voz y vo­to en el Se­na­do de la na­ción.

Su­sa­na Díaz ha su­pe­ra­do su fe­cha de ca­du­ci­dad y an­tes de que la es­ca­be­che Pe­dro Sán­chez, co­sa que ha­rá sin piedad y con re­go­ci­jo inex­tin­gui­ble, lo me­jor que pue­de de­ci­dir la li­de­re­sa es re­ti­rar­se a sus cuar­te­les de in­vierno y re­fle­xio­nar so­bre los erro­res que ha co­me­ti­do, tan­to en las pri­ma­rias de su par­ti­do co­mo en las elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas.

A Mo­reno y Marín les es­pe­ra una ta­rea her­cú­lea. Nor­ma­li­zar la An­da­lu­cía sub­si­dia­da, an­cla­da du­ran­te cua­tro dé­ca­das en el clien­te­lis­mo, exi­gi­rá un es­fuer­zo des­co­mu­nal de ha­bi­li­dad y pa­cien­cia, so­bre to­do te­nien­do en cuen­ta que el par­ti­do ven­ce­dor de las elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas an­da­lu­zas ha si­do la abs­ten­ción, co­sa de la que ca­si na­die ha­bla. Una par­te con­si­de­ra­ble de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes no es que se man­ten­ga in­di­fe­ren­te an­te la po­lí­ti­ca y los po­lí­ti­cos. Es que es­tá as­quea­da.

Los elec­to­res, en fin, se han ma­ni­fes­ta­do por el cam­bio. Ca­si cua­ren­ta años de PSOE han pa­sa­do pro­vi­sio­nal­men­te a la his­to­ria. Le ocu­rrió lo mis­mo en su día a la so­cial de­mo­cra­cia en Sue­cia y al PRI en Mé­xi­co. Se abre aho­ra un tiem­po nue­vo y si los di­ri­gen­tes del PP y Ciu­da­da­nos no su­pe­ran ren­ci­llas y opor­tu­nis­mos lo pa­ga­rán muy ca­ro. Na­die en su elec­to­ra­do en­ten­de­ría que no lle­guen a un acuer­do pa­ra cum­plir con la vo­lun­tad po­pu­lar, que exi­ge ex­tir­par del Pa­la­cio de San Tel­mo el tu­mor que tan­ta gan­gre­na ha pro­du­ci­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.