Al­bert Rivera, Es­pa­ña y Eu­ro­pa

El Mundo - - DEPORTES - RAÚL DEL PO­ZO

Cuan­do el po­der que­da a la in­tem­pe­rie y lla­man al bo­tín, los par­ti­dos se lanzan al re­par­to co­mo la sol­da­des­ca des­pués de la vic­to­ria. En An­da­lu­cía nin­gún par­ti­do ha ga­na­do con ma­yo­ría su­fi­cien­te pa­ra go­ber­nar y, sin em­bar­go, ca­si todos quie­ren ha­bi­tar en San Tel­mo y todos se acu­san de idear pac­tos in­fa­mes pa­ra lle­gar al pa­la­cio.

En Es­pa­ña po­cos son los par­ti­dos que pue­dan pa­vo­near­se de no ha­ber pac­ta­do con for­ma­cio­nes an­ti­cons­ti­tu­cio­na­les, na­cio­nal­po­pu­lis­tas o se­pa­ra­tis­tas. Y en es­to lle­gó Vox y los par­ti­dos van a te­ner que re­tra­tar­se de fren­te y de per­fil, sin pho­tos­hop ni maquillaje.

Pa­blo Ca­sa­do le ha da­do un to­que de aten­ción a Al­bert Rivera pa­ra di­sua­dir­lo de que in­ten­te apli­car una geo­me­tría variable pa­ra que su can­di­da­to sea pre­si­den­te de la Jun­ta de An­da­lu­cía con el apo­yo de los dipu­tados del de­rro­ta­do PSOE. La geo­me­tría variable es una ar­ti­ma­ña pa­ra go­ber­nar cuan­do se ca­re­ce de ma­yo­ría, pac­tan­do o con­sen­suan­do con el alia­do que más con­ven­ga. Los par­ti­dos no te­nían tan­ta ne­ce­si­dad de pac­tar so­bre la mar­cha en la épo­ca del bi­par­ti­dis­mo, pe­ro con la frag­men­ta­ción de los ar­cos par­la­men­ta­rios, cuan­do no hay ma­yo­ría de dipu­tados pa­ra for­mar Go­bierno o se pac­ta o se con­vo­can nue­vas elec­cio­nes.

Pa­blo Ca­sa­do y Juan­ma Mo­reno quie­ren go­ber­nar An­da­lu­cía y de­cla­ran que es­tán dis­pues­tos a ne­go­ciar has­ta la ex­te­nua­ción con Ciu­da­da­nos, pe­ro siem­pre que la Pre­si­den­cia sea pa­ra ellos. Ade­más, ame­na­zan a Al­bert Rivera di­cien­do que si se echan en bra­zos del PSOE ma­lo­gra­rían una ilu­sión co­lec­ti­va y su­fri­rían un te­rri­ble cas­ti­go. Con­si­de­ran más ate­rra­dor que Ciu­da­da­nos pac­te con los so­cia­lis­tas que con Vox. Ciu­da­da­nos se lo es­tá pen­san­do. Pa­ra go­ber­nar con el PP sin con­se­guir la Pre­si­den­cia de la Jun­ta ten­dría que de­pen­der del vo­to de Vox; eso lo ale­ja­ría de Ma­cron, de la Alian­za Li­be­ral, de los so­cial­de­mó­cra­tas y de la se­ño­ra Mer­kel, y lo acer­ca­ría a Or­ban, a Sal­vi­ni, a Le Pen.

La idea de que los po­lí­ti­cos tie­nen que man­char­se las ma­nos, men­tir, pac­tar con el dia­blo, tra­ves­tir­se ideo­ló­gi­ca­men­te ya ha si­do cas­ti­ga­da por jue­ces y elec­to­res. Los par­ti­dos no son ONG, sino ins­tru­men­tos pa­ra lle­gar al po­der, pe­ro han de man­te­ner una apa­rien­cia asea­da. No se pue­de go­ber­nar con el pa­dre­nues­tro en la ma­nos, tam­po­co con ci­nis­mo y des­ver­güen­za.

Al­bert Rivera tie­ne la pa­la­bra. Pro­me­te que ha­brá cam­bio en An­da­lu­cía y se arries­ga a te­ner que ha­blar cla­ro; no po­dría en­te­rrar una des­leal­tad con pa­la­bras. Le ha avi­sa­do

Ma­nuel Valls, que vie­ne de la Fran­cia de la li­ber­tad: aho­ra más que nun­ca es el mo­men­to de los pac­tos con sen­ti­do co­mún por el bien de Es­pa­ña y de Eu­ro­pa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.