El le­gí­ti­mo or­gu­llo de los li­bres e igua­les

El Mundo - - OPINIÓN -

HA­BRÁ quien pien­se que la con­me­mo­ra­ción de los 40 años de nues­tra Cons­ti­tu­ción, apro­ba­da en re­fe­rén­dum tal día co­mo hoy de 1978, no lle­ga en el me­jor mo­men­to. La vi­da pú­bli­ca es­pa­ño­la atra­vie­sa un pe­rio­do de po­la­ri­za­ción in­sa­na y de des­cré­di­to del ejer­ci­cio po­lí­ti­co que nos dis­tan­cia del es­fuer­zo cons­truc­ti­vo rea­li­za­do en la Tran­si­ción. Pe­ro qui­zá por eso es más opor­tu­na que nun­ca es­ta efe­mé­ri­de: de­be­ría­mos apro­ve­char­la para pro­fun­di­zar en el va­lor ex­tra­or­di­na­rio de aquel lo­gro com­par­ti­do, cu­ya vi­gen­cia per­ma­ne­ce y cu­yo ejem­plo de­be­ría ins­pi­rar a los di­ri­gen­tes de hoy. A es­te fin dis­tri­bui­mos hoy con EL MUNDO un ex­cep­cio­nal su­ple­men­to que con­vo­ca a per­so­na­li­da­des des­ta­ca­das de to­dos los ám­bi­tos del pa­no­ra­ma nacional, que des­gra­nan des­de po­si­cio­nes plu­ra­les di­fe­ren­tes ar­tícu­los de la Car­ta Mag­na. Úl­ti­ma­men­te pa­re­ce que so­lo se ha­bla de la Cons­ti­tu­ción para dis­cu­tir la ne­ce­si­dad de re­for­mar­la. Co­mo si tal ur­gen­cia es­tu­vie­ra jus­ti­fi­ca­da por la bús­que­da del bien co­mún y no, en de­ma­sia­dos ca­sos, por el in­te­rés ideológico de par­te, cuan­do no por el con­fe­so ape­ti­to de des­truir los ci­mien­tos del Es­ta­do de de­re­cho. Con­vie­ne re­cor­dar que el men­sa­je bá­si­co del tex­to cons­ti­tu­cio­nal, ese que ga­ran­ti­za la igual­dad y la libertad de to­dos los es­pa­ño­les so­be­ra­nos de una na­ción in­di­vi­si­ble, no pue­de ser me­jo­ra­do. Ba­jo la pre­mi­sa de los de­re­chos po­lí­ti­cos es­ta­ble­ci­dos en 1978 se ha desa­rro­lla­do el pe­rio­do de pros­pe­ri­dad, paz y pro­gre­so más con­sis­ten­te de nues­tra his­to­ria. No tie­nen ra­zón quie­nes, por un ada­nis­mo mix­to de arro­gan­cia y ne­ce­dad, cues­tio­nan el pa­so de la ley a la ley que guio la Tran­si­ción, im­pug­nan­do a al­gu­nos de sus au­to­res por la man­cha ori­gi­nal del fran­quis­mo. Co­mo si las cons­ti­tu­cio­nes de los pue­blos se re­dac­ta­ran en una in­ter­sec­ción pu­ra del es­pa­cio y del tiem­po, y no des­de unas con­cre­tas y a me­nu­do dra­má­ti­cas cir­cuns­tan­cias his­tó­ri­cas. Aquel mi­la­gro­so con­sen­so es hoy de­nos­ta­do por po­pu­lis­tas par­ti­da­rios del an­ta­go­nis­mo, que lo son por­que no vi­vie­ron la gue­rra ni la re­pre­sión ni el exi­lio. Pe­ro aque­llos le­gis­la­do­res te­nían me­mo­ria y res­pon­sa­bi­li­dad, y un pro­yec­to su­ges­ti­vo de vi­da en co­mún para Es­pa­ña. Su­pie­ron apar­car un fren­tis­mo ideológico mu­cho más jus­ti­fi­ca­do –por au­to­bio­grá­fi­co– que el de hoy, re­sis­tie­ron la es­pi­ral de vio­len­cia desata­da por los te­rro­ris­tas de to­do signo para ha­cer des­ca­rri­lar el pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te, ne­go­cia­ron re­nun­cian­do al ma­xi­ma­lis­mo que les se­pa­ra­ba para prio­ri­zar los mí­ni­mos de­mo­crá­ti­cos que les unían. Y así pu­die­ron en­tre­gar al exa­men del pue­blo en re­fe­rén­dum un ar­ti­cu­la­do pro­gre­sis­ta, avan­za­do, to­le­ran­te, ho­mo­lo­ga­ble al de la na­ción más ga­ran­tis­ta de nues­tro en­torno. Los es­pa­ño­les así lo re­co­no­cie­ron con­ce­dien­do a la Cons­ti­tu­ción de 1978 un res­pal­do abru­ma­dor. ¿Sig­ni­fi­ca es­to que la Cons­ti­tu­ción no pue­de ser re­for­ma­da? En ab­so­lu­to. No ca­be plan­tear una re­for­ma ge­né­ri­ca para la que ni hay ob­je­ti­vos cla­ros ni vo­lun­tad de acuer­do su­fi­cien­te. Pe­ro en cam­bio se­ría re­co­men­da­ble una ac­tua­li­za­ción de aque­llos as­pec­tos que, co­mo la pre­la­ción del va­rón en la su­ce­sión di­nás­ti­ca o la fi­ja­ción de las com­pe­ten­cias au­to­nó­mi­cas, ser­vi­rían no so­lo para me­jo­rar el tex­to cons­ti­tu­cio­nal sino tam­bién para in­vo­lu­crar a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes en la de­mo­cra­cia. La Cons­ti­tu­ción no es per­fec­ta, pe­ro na­die pue­de ne­gar lo que le de­be­mos. No so­lo re­pre­sen­tó el ac­ta de paz de los es­pa­ño­les tras la gue­rra ci­vil y

No tie­nen ra­zón quie­nes, por un ada­nis­mo mix­to de arro­gan­cia y ne­ce­dad, cues­tio­nan la Tran­si­ción

la dic­ta­du­ra: tam­bién sen­tó las ba­ses ju­rí­di­cas para el des­plie­gue de dé­ca­das de es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca, con­vi­ven­cia y bie­nes­tar. El me­jor ho­me­na­je que po­de­mos ha­cer con­sis­te en va­lo­rar lo que hi­ci­mos e ima­gi­nar su peor al­ter­na­ti­va. Que en­ton­ces pu­do sal­var­se por la ge­ne­ro­si­dad y la in­te­li­gen­cia de una ge­ne­ra­ción de es­ta­dis­tas. An­te los desafíos pre­sen­tes y fu­tu­ros, oja­lá asis­ta a la ac­tual cla­se po­lí­ti­ca pa­re­ci­da cla­ri­vi­den­cia y si­mi­lar es­pí­ri­tu de sa­cri­fi­cio para re­nun­ciar a los par­ti­cu­la­ris­mos di­vi­si­vos y en­ca­rar las ta­reas pen­dien­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.