«Co­men­za­ron a pa­tear­me y per­dí el co­no­ci­mien­to»

El agre­di­do en la Uni­ver­si­dad vas­ca re­ve­la la per­mi­si­vi­dad de la en­ti­dad con los ra­di­ca­les

El Mundo - - ESPAÑA - JO­SEAN IZA­RRA ANA MA­RÍA ORTIZ / RA­FAEL J. ÁL­VA­REZ

El jo­ven vas­co agre­di­do el pa­sa­do viernes por un gru­po de en­tre 10 y 15 ra­di­ca­les com­ba­te el mie­do con el sen­ti­do del hu­mor. Quie­re re­cu­pe­rar la nor­ma­li­dad y si­gue a ra­ja­ta­bla los con­se­jos de la Er­tzain­tza para dar fa­ci­li­da­des a los ra­di­ca­les re­ser­ván­do­se su nom­bre y su ima­gen. Es­tu­dian­te de His­to­ria en el cam­pus de Ála­va, el he­cho de no re­si­dir en Vitoria es otro ele­men­to de pro­tec­ción fren­te a quie­nes le ro­dea­ron el pa­sa­do viernes muy cer­ca de la bi­blio­te­ca cen­tral para gol­pear­le y pa­tear­le pro­vo­cán­do­le la ro­tu­ra de la na­riz y gol­pes en to­do su cuer­po. «Que­ría­mos de­cir que so­mos vas­cos y es­pa­ño­les. So­mos lo que di­ce la ley», ex­pli­có ayer a EL MUNDO mien­tras se re­cu­pe­ra­ba

de sus he­ri­das y aten­día a las lla­ma­das de so­li­da­ri­dad tras el ata­que su­fri­do.

Pe­ro la ley en el cam­pus de la Uni­ver­si­dad del País Vas­co en Vitoria la mar­can gru­pos co­mo Ikas­ke­le Aber­tza­leak y Gaz­te Ko­mu­nis­tak que han si­do pro­ta­go­nis­tas de gra­ves in­ci­den­tes du­ran­te los úl­ti­mos años y, co­mo de­nun­cia el jo­ven agre­di­do, man­tie­nen es­pa­cios re­ser­va­dos en las fa­cul­ta­des. «Si­go sin en­ten­der por qué los ra­di­ca­les tie­nen un pi­so fran­co en mi Fa­cul­tad», se pre­gun­ta­ba ayer es­te uni­ver­si­ta­rio que en su se­gun­do año es­tu­dian­do His­to­ria de­ci­dió jun­to a me­dia do­ce­na de com­pa­ñe­ros dar el pa­so des­de la mi­no­ría si­len­cio­sa a un fa­lli­do in­ten­to para cons­ti­tuir un gru­po que pre­ten­día de­no­mi­nar­se Agru­pa­ción de Es­tu­dian­tes por la Uni­dad de Es­pa­ña (AEDE). Un in­ten­to de vi­si­bi­li­zar que tam­bién hay es­tu­dian­tes vas­cos que se sien­ten es­pa­ño­les fren­te al con­trol ejer­ci­do por los gru­pos de ra­di­ca­les que de­ter­mi­nan qué es­tá per­mi­ti­do y qué no en los re­cin­tos uni­ver­si­ta­rios.

Gru­pos vio­len­tos que se han he­cho fuer­tes en la Fa­cul­tad de Le­tras, don­de se im­par­ten gra­dos de Hu­ma­ni­da­des, de Fi­lo­lo­gías e His­to­ria. «Es la peor fa­cul­tad de Es­pa­ña, ni en Ca­ta­lu­ña son tan vio­len­tos», cons­ta­ta el alumno apa­lea­do sin que la UPV es­té dis­pues­ta a acla­rar la realidad de ese re­cin­to uni­ver­si­ta­rio.

El as­pi­ran­te a his­to­ria­dor re­cor­da­ba ayer que el in­ten­to de cons­ti­tuir un gru­po es­tu­dian­til que reivin­di­ca­ra la le­ga­li­dad fue una reac­ción de har­taz­go. «Veía­mos pin­ta­das a fa­vor de ETA con­ti­nua­men­te, pan­car­tas re­cla­man­do la am­nis­tía y has­ta re­ci­ta­les de poesía en la fa­cul­tad por­que ha­bían muer­to dos pre­sos en la cár­cel y nos di­ji­mos ¿por qué no?», re­cuer­da. Un ¿por qué no? dis­cre­to al prin­ci­pio pe­ro que bus­có en las re­des so­cia­les la vía más rá­pi­da para lle­gar a más uni­ver­si­ta­rios pro­te­gi­dos en el si­len­cio. El gru­po com­pues­to por me­dia do­ce­na de es­tu­dian­tes in­ten­tó re­gu­la­ri­zar su ins­crip­ción co­mo aso­cia­ción, en­vió co­rreos a la di­rec­ción del cen­tro de­nun­cian­do los ex­ce­sos de los gru­pos de ra­di­ca­les y lle­gó a con­vo­car una pri­me­ra reunión in­for­ma­ti­va en la que só­lo par­ti­ci­pa­ron 7 es­tu­dian­tes. Fue­ra del au­la de la Fa­cul­tad de Le­tras en la que se reunie­ron es­pe­ra­ban en­tre 10 y 15 ra­di­ca­les que ya ha­bían de­ci­di­do po­ner pun­to y fi­nal a AEDE y a pun­to es­tu­vie­ron de pro­vo­car da­ños irre­pa­ra­bles en el jo­ven agre­di­do.

«Vi que se me acer­ca­ba uno y me pre­gun­tó si era al­go de la reunión [por el en­cuen­tro de AEDE] y le di­je que no pe­ro co­men­za­ron a gol­pear­me y a dar­me pa­ta­das y per­dí el co­no­ci­mien­to», ex­pli­ca­ba des­pués de ha­ber pa­sa­do cua­tro días en un hos­pi­tal. Cua­tro días en los que ni la Uni­ver­si­dad ni la Er­tzain­tza hi­cie­ron pú­bli­co es­te ata­que por­que, se­gún su ver­sión, el jo­ven no for­ma­li­zó la de­nun­cia has­ta el mar­tes aun­que tan­to él co­mo dos chi­cas que le acom­pa­ña­ban de­ta­lla­ron des­de el pri­mer mo­men­to la agre­sión sal­va­je su­fri­da.

La Er­tzain­tza, que en un pri­mer mo­men­to apun­tó a que la agre­sión ha­bía si­do per­pe­tra­da por só­lo dos en­ca­pu­cha­dos, aún no ha rea­li­za­do nin­gu­na de­ten­ción. Pe­ro al jo­ven agre­di­do le preo­cu­pa có­mo se­rá su vuel­ta a las au­las con sus agre­so­res vi­gi­lán­do­le muy de cer­ca. El Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia de Na­va­rra (TSJN) con­fir­mó ayer la con­de­na de nue­ve años de pri­sión que la Au­dien­cia Pro­vin­cial ha­bía im­pues­to el 26 de abril a los miem­bros de La Ma­na­da por un de­li­to con­ti­nua­do de abu­so se­xual con pre­va­li­mien­to, o sea, apro­ve­chán­do­se de su su­pe­rio­ri­dad. El fa­llo, sin em­bar­go, con­tó con el vo­to par­ti­cu­lar a fa­vor de en­du­re­cer la pe­na de dos de los cin­co ma­gis­tra­dos. Al con­tra­rio que sus co­le­gas, Joa­quín Gal­ve –pre­si­den­te del TSJN– y Mi­guel Ángel Abár­zu­za han es­ti­ma­do que sí hu­bo in­ti­mi­da­ción y que los en­cau­sa­dos le ten­die­ron una en­ce­rro­na a la víc­ti­ma. De los ac­tos pre­vios y de los he­chos «no ha de ob­te­ner­se la con­clu­sión de ha­ber te­ni­do lu­gar, sim­ple­men­te, un su­pues­to de abu­so de su­pe­rio­ri­dad del que se han apro­ve­cha­do y pre­va­li­do los acu­sa­dos para la sa­tis­fac­ción de sus de­seos», sos­tie­nen en su vo­to, «sino un ac­to de in­ti­mi­da­ción y coac­ción crea­do por to­dos ellos, ten­dien­do una en­ce­rro­na a la víc­ti­ma, te­nien­do en cuen­ta la prác­ti­ca­men­te nu­la po­si­bi­li­dad de és­ta de huir y/o es­ca­par». El vo­to dis­cre­pan­te ele­va, por tan­to, la ca­li­fi­ca­ción de los he­chos a un de­li­to con­ti­nua­do de agre­sión se­xual y so­li­ci­ta una pe­na de 14 años de pri­sión para ca­da uno de los cin­co se­vi­lla­nos por la con­cu­rren­cia ade­más de dos agra­van­tes: «Que la in­ti­mi­da­ción re­vis­tió un ca­rác­ter par­ti­cu­lar­men­te de­gra­dan­te o ve­ja­to­rio» y por­que los he­chos fue­ron co­me­ti­dos por «dos o más per­so­nas».

Gal­ve y Abár­zu­za es­ti­man, ade­más, que An­to­nio Ma­nuel Gue­rre­ro, que fue sen­ten­cia­do a 900 eu­ros de mul­ta por el hur­to del te­lé­fono de la víc­ti­ma, de­be­ría ha­ber si­do con­de­na­do por ro­bo con in­ti­mi­da­ción a dos años más de pri­sión.

El ve­re­dic­to de los cin­co ma­gis­tra­dos sí es uná­ni­me al es­ti­mar uno de los mo­ti­vos de los re­cur­sos de las acu­sa­cio­nes y Fis­ca­lía. Los cin­co in­cul­pa­dos fue­ron ab­suel­tos por la Au­dien­cia Pro­vin­cial de Na­va­rra de un de­li­to con­tra la in­ti­mi­dad por las gra­ba­cio­nes que rea­li­za­ron con sus mó­vi­les, al con­si­de­rar que es­tos he­chos no po­dían per­se­guir­se pe­nal­men­te por­que no fue­ron de­nun­cia­dos por la víc­ti­ma ni en su de­cla­ra­ción ini­cial ni du­ran­te la fa­se de ins­truc­ción. El TSJN or­de­na aho­ra a la Sec­ción Se­gun­da de la Au­dien­cia que «dic­te una nue­va sen­ten­cia» so­bre es­ta cues­tión una vez el fa­llo sea fir­me. Si hu­bo o no de­li­to con­tra la in­ti­mi­dad, por tan­to, no se re­sol­ve­rá has­ta que no se pro­nun­cie el Su­pre­mo, pues­to que las par­tes han anun­cia­do que re­cu­rri­rán an­te el Al­to Tri­bu­nal.

La sen­ten­cia man­tie­ne que las re­la­cio­nes se­xua­les se pro­du­je­ron sin el con­sen­ti­mien­to de la víc­ti­ma, pe­ro a jui­cio de tres de los cin­co ma­gis­tra­dos, «es du­do­sa la con­cu­rren­cia de la in­ti­mi­da­ción [...] pues­to que los he­chos pro­ba­dos de la sen­ten­cia de la Au­dien­cia, a los que la Sa­la de­be ate­ner­se en es­tos re­cur­sos, no re­co­gen la im­pres­cin­di­ble ac­ción in­ti­mi­da­to­ria o ame­na­za de los pro­ce­sa­dos, ex­pre­sa o tá­ci­ta».

Los ma­gis­tra­dos se pro­nun­cian tam­bién so­bre las re­cla­ma­cio­nes de las de­fen­sas, en­tre ellas la exis­ten­cia de un jui­cio me­diá­ti­co pa­ra­le­lo que ha­bría con­ta­mi­na­do las prue­bas y la im­par­cia­li­dad de los juz­ga­do­res. Así, ha­cen re­fe­ren­cia a las pa­la­bras, tras co­no­cer­se la sen­ten­cia en pri­me­ra ins­tan­cia, del en­ton­ces ministro de Jus­ti­cia, Ra­fael Ca­ta­lá, so­bre el juez que se mos­tró par­ti­da­rio de la ab­so­lu­ción. «Los co­men­ta­rios del Sr. ministro de Jus­ti­cia y de otros re­pre­sen­tan­tes po­lí­ti­cos no es ve­ro­sí­mil que ha­yan afec­ta­do a la in­de­pen­den­cia del tri­bu­nal de ins­tan­cia», se lee en la sen­ten­cia. «No se pue­de pre­su­po­ner, co­mo ha­cen las de­fen­sas, que la in­for­ma­ción pe­rio­dís­ti­ca ha­ya si­do ses­ga­da o ma­ni­pu­la­do­ra de la opi­nión pú­bli­ca, sino par­te esen­cial de un de­ba­te so­cial, que ma­ni­fies­ta los an­he­los de jus­ti­cia de la po­bla­ción», sos­tie­nen so­bre la re­per­cu­sión en los me­dios del ca­so.

EFE

Ángel Bo­za, uno de los cin­co in­te­gran­tes de ‘La Ma­na­da’ ayer, po­co des­pués de co­no­cer­se la sen­ten­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.