De­te­ni­do en Bra­sil uno de los au­to­res de la matanza de Atocha de 1977

Gar­cía Ju­liá huía de la Jus­ti­cia des­de 1994, cuan­do fue con­de­na­do a 193 años de pri­sión

El Mundo - - PORTADA - JOAN RO­YO GUAL

La Po­li­cía Fe­de­ral bra­si­le­ña de­tu­vo el pa­sa­do miér­co­les en São Pau­lo a Car­los Gar­cía Ju­liá, uno de los au­to­res de la matanza de los abo­ga­dos en la ma­dri­le­ña ca­lle de Atocha en 1977, que es­ta­ba hui­do de la Jus­ti­cia es­pa­ño­la des­de 1994. Gar­cía Ju­liá te­nía 24 años cuan­do per­pe­tró los ase­si­na­tos de los abo­ga­dos la­bo­ra­lis­tas, y fue con­de­na­do por la Au­dien­cia Na­cio­nal a 193 años de pri­sión co­mo au­tor ma­te­rial de cin­co ase­si­na­tos.

Fuen­tes de la in­ves­ti­ga­ción ex­pli­ca­ron a EL MUN­DO que la po­li­cía bra­si­le­ña de­tec­tó que Gar­cía Ju­liá es­ta­ba vi­vien­do en el país sud­ame­ri­cano con una iden­ti­dad fal­sa y pa­só a in­ves­ti­gar su pa­ra­de­ro a tra­vés de sus agen­tes que ac­túan en co­la­bo­ra­ción con la In­ter­pol, has­ta que se iden­ti­fi­có una po­si­ble re­si­den­cia en São Pau­lo. Gar­cía Ju­liá fue iden­ti­fi­ca­do y de­te­ni­do la no­che del 5 de di­ciem­bre en el Ba­rra Fun­da, un ba­rrio de cla­se me­dia de la me­tró­po­lis bra­si­le­ña.

El es­pa­ñol se en­cuen­tra ba­jo cus­to­dia de la Po­li­cía Fe­de­ral, cu­yo su­per­in­ten­den­te en São Pau­lo con­ce­de­rá ma­ña­na una rue­da de pren­sa jun­to a los po­li­cías es­pa­ño­les que par­ti­ci­pa­ron en la ope­ra­ción para dar de­ta­lles de la po­si­ble ex­tra­di­ción.

Gar­cía Ju­liá fue el en­car­ga­do de dar el dis­pa­ro de gra­cia a Ja­vier Sau­qui­llo y Se­ra­fín Hol­ga­do, y el 23 de sep­tiem­bre de 1991 el juez Ig­na­cio Sán­chez Yba­rra de­cre­tó su li­ber­tad con­di­cio­nal tras 14 años en la cár­cel va­lli­so­le­ta­na de Vi­lla­nu­bla. Tres años después, en agos­to de 1994, el te­rro­ris­ta de ex­tre­ma de­re­cha pi­dió per­mi­so a la Au­dien­cia Na­cio­nal para via­jar a Pa­ra­guay aten­dien­do una ofer­ta de tra­ba­jo de la em­pre­sa Tra­flu­mar (Trá­fi­co Flu­vial y Ma­rí­ti­mo). El juez Jo­sé Luis Cas­tro le dio per­mi­so, pe­ro dio mar­cha atrás días después a pe­ti­ción de la Fis­ca­lía. Para en­ton­ces, Gar­cía Ju­liá ya ha­bía apro­ve­cha­do la opor­tu­ni­dad para fu­gar­se e ins­ta­lar­se en La­ti­noa­mé­ri­ca. En di­ciem­bre de ese año se so­li­ci­tó for­mal­men­te que vol­vie­ra a Es­pa­ña, pe­ro nun­ca com­pa­re­ció.

Gar­cía Ju­liá tar­dó po­co en vol­ver a de­lin­quir: en ma­yo de 1996 fue de­te­ni­do por la po­li­cía de Bo­li­via ba­jo la acu­sa­ción de trá­fi­co de dro­gas y re­clui­do en una pri­sión de al­ta se­gu­ri­dad en La Paz. Le de­la­ta­ron dos mu­las, que fue­ron pi­lla­das con 15 ki­los de co­caí­na, rum­bo a Zü­rich, el día an­te­rior. Las au­to­ri­da­des bo­li­via­nas sos­pe­cha­ban que Gar­cía Ju­liá usa­ba el di­ne­ro que re­cau­da­ba

Iz­quier­da Uni­da si­gue en as­cen­so: hoy lo­gra­ría el 14,7% de los vo­tos

con la dro­ga para fi­nan­ciar a gru­pos pa­ra­fas­cis­tas, se­gún pu­bli­có en su mo­men­to Aní­bal Mal­var en es­te dia­rio.

En 2001, el Go­bierno es­pa­ñol, a pe­ti­ción de Iz­quier­da Uni­da, acor­dó so­li­ci­tar su ex­tra­di­ción a las au­to­ri­da­des bo­li­via­nas por delitos de ase­si­na­to y te­nen­cia ilí­ci­ta de ar­mas. En el ex­pe­dien­te de ex­tra­di­ción cons­ta que Gar­cía Ju­liá lle­vó a ca­bo los ase­si­na­tos for­man­do par­te de un gru­po «ra­di­cal y to­ta­li­ta­rio dis­con­for­me con el cam­bio ins­ti­tu­cio­nal que se es­ta­ba ope­ran­do en Es­pa­ña», y que él y los de­más miem­bros del gru­po ul­tra de­ci­die­ron aten­tar con­tra los abo­ga­dos «de for­ma fría e inopi­na­da». En di­ciem­bre de 2016, la Au­dien­cia Na­cio­nal ac­tua­li­zó an­te el mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia la pe­ti­ción de ex­tra­di­ción.

Se­gún la Jus­ti­cia es­pa­ño­la, el te­rro­ris­ta ul­tra­de­re­chis­ta tie­ne pen­dien­te el cum­pli­mien­to de 3.855 días de pri­sión que que­da­ron sin cum­plir­se después de que se le ne­ga­ra la li­ber­tad con­di­cio­nal y de­ci­die­ra fu­gar­se.

Car­los Gar­cía Ju­liá y Jo­sé Fer­nán­dez Ce­rrá in­va­die­ron la no­che del 24 de enero de 1977 el des­pa­cho la­bo­ra­lis­ta de Co­mi­sio­nes Obre­ras (CCOO) y mi­li­tan­tes del Par­ti­do Co­mu­nis­ta de Es­pa­ña (PCE), en el nú­me­ro 55 de la ma­dri­le­ña ca­lle de Atocha. Ma­ta­ron a tres abo­ga­dos la­bo­ra­lis­tas; En­ri­que Val­del­vi­ra Ibá­ñez, Luis Ja­vier Be­na­vi­des Or­gaz y Fran­cis­co Ja­vier Sau­qui­llo; al es­tu­dian­te de De­re­cho Se­ra­fín Hol­ga­do y a un ad­mi­nis­tra­ti­vo, An­gel Ro­drí­guez Leal. Ade­más, hu­bo cua­tro he­ri­dos gra­ves.

E.M.

Car­los Gar­cía Ju­liá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.