Ro­jos con­tra ur­nas

El Mundo - - OPINIÓN - F. JI­MÉ­NEZ LOSANTOS

CUA­TRO DÍAS lle­van oku­pan­do

vio­len­ta­men­te ca­lles, ba­res y co­mer­cios an­da­lu­ces los ma­to­nes po­de­mi­tas que el ha­cen­da­do Igle­sias lla­mó a la ka­le bo­rro­ka con­tra el re­sul­ta­do elec­to­ral. Y no só­lo con­tra los 400.000 que han vo­ta­do a Vox, sino con­tra el he­cho mis­mo de que pue­dan vo­tar. Si tu­vie­ra al­gún res­pe­to no ya por la de­mo­cra­cia, esa ba­su­ra bur­gue­sa, sino por la se­mán­ti­ca, es­te Le­ni­nín que se pa­sa la vi­da pro­cla­man­do con voz ca­ver­no­sa «nooo­so­tros los de­mooó­cra­tas» res­pe­ta­ría a los 300.000 an­da­lu­ces que han de­ja­do de vo­tar co­mu­nis­ta –tra­ta­ría de sa­ber por qué– y a los 400.000 que han de­ja­do de vo­tar al PSOE pe­ro no les han vo­ta­do a ellos, sino a lo que Su­sa­na Díaz lla­ma­ba «La tri­ple Alian­za» y Ro­drí­guez «Las tres De­re­chas».

No es­ta­mos só­lo an­te la ra­bie­ta de un fra­ca­sa­do, cu­yo úni­co idea­rio po­lí­ti­co es el odio, sino an­te la prue­ba del ca­rác­ter to­ta­li­ta­rio de la iz­quier­da que real­men­te man­da en el Go­bierno. Co­mo los co­mu­nis­tas y so­cia­lis­tas re­vo­lu­cio­na­rios en Es­pa­ña tras la de­rro­ta elec­to­ral de 1933, se in­ven­tan un fas­cis­mo inexis­ten­te para ne­gar el ejer­ci­cio bá­si­co de la ciu­da­da­nía: el vo­to uni­ver­sal, di­rec­to y se­cre­to. Cuan­do los ro­jos se al­zan con­tra las ur­nas, rom­pen lu­nas de ban­cos y tien­das, arra­san terrazas y le pe­gan a una de­pen­dien­ta de Es­pa­ño­lo («fe­mi­na­zis nos pa­rie­ron», gri­ta­ban al­gu­nas), reivin­di­can la au­tén­ti­ca tradición mar­xis­ta-le­ni­nis­ta, que es im­pe­dir que los tra­ba­ja­do­res se li­mi­ten a reivin­di­car me­jo­ras económicas y se ol­vi­den de la re­vo­lu­ción y la dic­ta­du­ra del par­ti­do co­mu­nis­ta en nom­bre del pro­le­ta­ria­do.

La de­mo­cra­cia no es un fin en sí mis­ma, sino un me­dio de ase­gu­rar las li­ber­ta­des y el cam­bio pa­cí­fi­co de go­bierno sin re­cu­rrir a la gue­rra ci­vil. Lo que Za­pa­te­ro en 2004 e Igle­sias des­de siem­pre reivin­di­can es jus­to eso: la gue­rra ci­vil. Hay una ma­yo­ría po­de­mi­ta en los me­dios que des­co­no­ce lo más bá­si­co del co­mu­nis­mo que frí­vo­la­men­te apo­yan. El mes que vie­ne ha­rá cien años de que Le­nin, tras per­der las úni­cas elec­cio­nes li­bres que se han ce­le­bra­do en Ru­sia, en no­viem­bre-di­ciem­bre de 1917, ce­rró vio­len­ta­men­te la Asam­blea. Es lo mis­mo que hi­zo el pa­trón de Igle­sias, el nar­co­dic­ta­dor Maduro en Ve­ne­zue­la al ga­nar las elec­cio­nes sus opo­si­to­res: se in­ven­tó una Asam­blea a su gus­to, con ma­yo­ría pre­fa­bri­ca­da. Pa­ble­nín

pue­de inau­gu­rar cual­quier día la Du­ma de Vi­lla Ti­na­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.