Un dis­cur­so su­bli­mi­nal

El Mundo - - ESPAÑA - EDUAR­DO ÁL­VA­REZ

Des­de su pro­cla­ma­ción co­mo Rey, Fe­li­pe VI se ha ca­rac­te­ri­za­do por unas in­ter­ven­cio­nes pú­bli­cas con mu­cha más car­ga y con­te­ni­do de lo que es­tá­ba­mos acos­tum­bra­dos en los dis­cur­sos de ele­va­do tono ins­ti­tu­cio­nal de su pa­dre, Juan Car­los I. No es cues­tión de vol­ver al ex­cep­cio­nal Men­sa­je a la Na­ción del 3 de oc­tu­bre, efi­caz y ne­ce­sa­rio an­tí­do­to con­tra el pro­ce­so gol­pis­ta en Ca­ta­lu­ña. En otros dis­cur­sos

más se­re­nos con mo­ti­vo de oca­sio­nes tan so­lem­nes co­mo su jura co­mo je­fe del Es­ta­do o la apertura de la le­gis­la­tu­ra, ha pues­to el fo­co so­bre cues­tio­nes sen­si­bles, has­ta el pun­to de que los par­ti­dos más ob­se­sio­na­dos con de­rri­bar la Co­ro­na siem­pre en­con­tra­ban al­gu­na fra­se o ar­gu­men­to con el que po­dían re­tor­cer las in­ter­pre­ta­cio­nes para acu­sar­le de so­bre­pa­sar la neu­tra­li­dad de la ins­ti­tu­ción que en­car­na.

Con el dis­cur­so pro­nun­cia­do es­ta vez para con­me­mo­rar los 40 años de la Cons­ti­tu­ción es­to úl­ti­mo es im­po­si­ble. Por­que el Rey ha op­ta­do por pa­sar de pun­ti­llas por to­do. Di­ría­se que Pe­dro Sán­chez pre­fe­ría te­ner la fies­ta en paz. No se ol­vi­de que las pa­la­bras del Rey es­tán ne­ce­sa­ria­men­te su­je­tas al re­fren­do del

Eje­cu­ti­vo. Con bue­na vo­lun­tad y apar­can­do los aprio­ris­mos ideo­ló­gi­cos, el dis­cur­so lo po­drían sus­cri­bir has­ta Pa­blo Igle­sias y los par­la­men­ta­rios que le ne­ga­ron el aplau­so mien­tras en su fue­ro in­terno se las ve­rían y desea­rían para en­con­trar la mí­ni­ma ob­je­ción. Di­cho es­to, men­sa­jes su­bli­mi­na­les no han fal­ta­do. Aun sin én­fa­sis y sin alu­sio­nes a las pa­la­bras ta­búes –Ca­ta­lu­ña, re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción, et­cé­te­ra–, Don Fe­li­pe re­cor­dó que «la Cons­ti­tu­ción es un man­da­to per­ma­nen­te de con­vi­ven­cia» en el que só­lo ca­be re­sol­ver los des­en­cuen­tros me­dian­te el diá­lo­go. A buen en­ten­de­dor bas­ta, aun­que los di­ri­gen­tes in­de­pen­den­tis­tas pre­su­mi­ble­men­te op­ta­rían por ha­cer oí­dos sor­dos. Y sub­ra­yó el Mo­nar­ca, car­ga­do de ra­zón, que nues­tra Ley Fun­da­men­tal ha pro­pi­cia­do la ma­yor des­cen­tra­li­za­ción política en Es­pa­ña de to­da la His­to­ria y la ma­yor pro­tec­ción de to­das las lenguas co­ofi­cia­les.

El Rey pu­so ayer to­do el én­fa­sis en pre­ser­var los idea­les cons­ti­tu­cio­na­les «sin des­vir­tuar­los», des­ta­can­do los va­lo­res de «re­con­ci­lia­ción», «en­ten­di­mien­to» y «es­pí­ri­tu in­te­gra­dor» que con­for­ma­ron el es­pí­ri­tu alum­bra­dor de nues­tra Ley Fun­da­men­tal en 1978. Pe­ro del mis­mo mo­do en que Don Fe­li­pe re­pa­só al­gu­nos de los éxi­tos de es­tos 40 años de in­du­da­ble pro­gre­so en de­mo­cra­cia, se li­mi­tó a apun­tar «equi­vo­ca­cio­nes, erro­res e in­su­fi­cien­cias» que han cau­sa­do «pro­ble­mas po­lí­ti­cos o eco­nó­mi­cos» muy se­rios, sin ci­tar uno so­lo. No es­tá hoy Es­pa­ña para tan­ta re­tó­ri­ca. Y, en

un cli­ma en al­gu­nos as­pec­tos tan pa­re­ci­do al de ha­ce 40 años, lo que ne­ce­si­ta­mos los ciu­da­da­nos son diag­nós­ti­cos en los que se lla­me a las co­sas por su nom­bre.

¿No es aca­so una opor­tu­ni­dad per­di­da, con la que es­tá ca­yen­do, que Don Fe­li­pe no se sa­lie­ra un mi­lí­me­tro del cor­sé tan ins­ti­tu­cio­nal y de la ora­to­ria evo­ca­do­ra? Cuan­do se tie­ne tan­to cui­da­do para no pi­sar nin­gu­na am­po­lla se aca­ba de­jan­do fríos a ca­si to­dos. Y, en es­te ca­so, es­ta­mos an­te un dis­cur­so que ape­nas ha­brá sa­tis­fe­cho de ver­dad al pre­si­den­te del Go­bierno, Pe­dro Sán­chez, por cuan­to ha si­do un ejer­ci­cio de­li­be­ra­do de abs­trac­ción de to­dos los desafíos con­cre­tos a los que se en­fren­ta el sis­te­ma na­ci­do de esa Car­ta Mag­na que se tra­ta­ba de reivin­di­car.

No se le pue­de pe­dir –an­tes al con­tra­rio– al Rey que ac­túe co­mo un po­lí­ti­co que no es. Pe­ro sí co­mo je­fe del Es­ta­do que de­be apro­ve­char oca­sio­nes de tan­ta tras­cen­den­cia para sub­ra­yar, des­de su ata­la­ya apo­lí­ti­ca y neu­tral, pe­ro tam­bién in­de­pen­dien­te, los re­tos que do­mi­nan el de­ba­te pú­bli­co. Co­mo tie­ne di­cho Ma­nuel Ara­gón, en una Mo­nar­quía par­la­men­ta­ria el Rey ca­re­ce de po­der y, sin em­bar­go, sus po­de­res son de una ex­tra­or­di­na­ria re­le­van­cia. Y, más allá del cum­pli­mien­to es­cru­pu­lo­so de to­das sus fun­cio­nes cons­ti­tu­cio­na­les, es­tá obli­ga­do a des­ple­gar su in­fluen­cia a tra­vés de clá­si­cas fa­cul­ta­des co­mo la de «ad­ver­tir y ani­mar». Al­go que pa­re­ce que en es­ta oca­sión al Go­bierno le in­tere­sa­ba más que no ocu­rrie­ra.

El Rey vol­vió a re­cor­dar que es sím­bo­lo de la uni­dad y la per­ma­nen­cia de la Na­ción. Pe­ro tam­bién es el pri­mer ser­vi­dor obli­ga­do a «guar­dar y ha­cer guar­dar la Cons­ti­tu­ción». Y no ca­bía otro mo­men­to me­jor que la ce­le­bra­ción de su 40º cum­plea­ños para con­tra­rres­tar los ata­ques de tan­tos ba­ta­lla­do­res con­tra la Ley Fun­da­men­tal que aso­man por to­dos los flan­cos.

Co­mo úl­ti­mo as­pec­to a des­ta­car, es obli­ga­do sub­ra­yar la tras­cen­den­cia his­tó­ri­ca del he­cho de que coin­ci­die­ran en un ac­to tan so­lem­ne en las Cor­tes, re­si­den­cia de la so­be­ra­nía na­cio­nal, el Rey Fe­li­pe, Don Juan Car­los y la Prin­ce­sa de As­tu­rias. El re­co­no­ci­mien­to a sus pa­dres fue el úni­co mo­men­to del dis­cur­so in­te­rrum­pi­do por una cá­li­da ova­ción en la Cá­ma­ra

Ba­ja. Era sin du­da de jus­ti­cia que el Je­fe del Es­ta­do ho­me­na­jea­ra a quien en 1978 fue uno de los ar­tí­fi­ces de la Cons­ti­tu­ción y de la só­li­da de­mo­cra­cia que dis­fru­ta­mos des­de en­ton­ces. Y, con sus pa­la­bras, Don Fe­li­pe re­pa­ra­ba la in­jus­ti­cia que su­pu­so la mar­gi­na­ción del Rey Juan Car­los del ac­to en el que se con­me­mo­ró el año pa­sa­do el 40º aniver­sa­rio de las pri­me­ras elec­cio­nes de­mo­crá­ti­cas. Pe­ro si el Dis­cur­so re­gio no hu­bie­ra pre­ten­di­do pa­sar tan de pun­ti­llas por to­do, qui­zá hu­bie­ra si­do opor­tuno al­gún men­sa­je –si­quie­ra su­bli­mi­nal– de au­to­crí­ti­ca por los erro­res que tam­bién so­bre­vo­la­ban ayer en la ce­le­bra­ción. Ha­cer­lo en­gran­de­ce a la Co­ro­na, «ins­ti­tu­ción ya in­di­so­lu­ble­men­te uni­da, en la vi­da de Es­pa­ña, a la de­mo­cra­cia y la li­ber­tad».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.